“La crisis requiere que todos los países de la UE asuman la responsabilidad”

euro-crisisExpertos de la UEM: Suecia debe desempeñar un papel más activo en la política económica y situarse detrás de que el fondo europeo de estabilidad tenga músculos financieros suficientes. La crisis de la deuda estatal y la burbuja de la vivienda no deben ser culpadas al euro. Las razones son principalmente la caída del PIB en las huellas de la crisis financiera, combinadas con problemas estructurales en algunos países. La crisis ha obligado a que la UE establezca un fondo de emergencia que en 2013 será reemplazado por un fondo de estabilización permanente. El tamaño del fondo es sin embargo insuficiente, incluso si Italia y España deban recibir apoyo. Para que los mercados financieros sean convencidos deben darse al fondo músculos financieros casi ilimitados.

Esto sólo puede hacerse mediante que el fondo pueda emitir sus propios bonos – eurobonos – respaldados por los países de la zona euro en común, escriben Harry Flam y Anders Vredin.

La Unión Monetaria Europea no se disolverá aunque Grecia abandone el euro, tampoco si Italia y España estén obligados a solicitar préstamo de apoyo. Por el contrario, todo el proyecto europeo recibiría un golpe severo. La unión monetaria es principalmente un medio para lograr la paz, la democracia y la estabilidad en Europa, no un fin en sí mismo.

En caso de que ocurriera lo improbable, son la alternativa al euro no propias monedas y tasas de cambio flotantes. Ello limitaría los beneficios del mercado interior de la UE. La única alternativa realista es el tipo de cambio fijo, que si es necesario se pueda ajustar.

Los beneficios de una devaluación de un país no se corresponden sin embargo con los costos para los socios comerciales del país. El Mecanismo Europeo de Cambiodesde principios de la década de 1970 está rodeado por crisis económicas y políticas asociadas con devaluaciones. Es fácil imaginar las presiones a que la cooperación europea habría estado expuesta después de la crisis financiera con tipos de cambio fijos pero ajustables.

La crisis de la deuda estatal y la burbuja de la vivienda no deben ser culpadas al euro. Las razones son principalmente la dramática caída en el PIB en las huellas de la crisis financiera, combinada con problemas estructurales en algunos países. Hay países fuera de la unión monetaria que también han sido afectados de manera similar al impacto financiero de la crisis, como el Reino Unido y EE.UU., pero también varios países de la zona euro a los que les ha ido mejor o bien.

Hay varias razones por las que algunos países de la zona euro han sido afectados peor que otros. Grecia e Italia tenían una deuda estatal enorme, ya antes de la crisis financiera. La deuda de Irlanda y España era relativamente pequeña, pero esos países – y Grecia – tenían un aumento especulativo y fuerte de los precios de inmuebles, estimulado por el crédito ilimitado a bajas tasas de interés.

Cuando la burbuja estalló a causa de la crisis financiera y llevó a la recesión, aumentaron los gastos del estado y se redujeron sus ingresos. En el caso de Irlanda contribuyó a que el sistema bancario se volviera insolvente y que el Estado optó por mantenerla debajo de los brazos con dinero prestado.

Sobre todo en Grecia, Irlanda y España también contribuyó que la inflación se permitiera ser demasiado alta y erosionara la competitividad. La desventaja de una moneda única es que la competitividad se puede restablecer mediante la reducción de los salarios y precios en relación a los países competidores.

Es perfectamente factible, pero prolongada y dolorosa ‘cura de caballo’, que ha tenido éxito en Alemania.

Aunque la unión monetaria no tenga  la culpa de la crisis de la deuda estatal en algunos países de la zona euro, establece requisitos más estrictos en materia de política financiera. Esto era por supuesto sabido desde el principio.

La idea era que el crecimiento de la UE y del pacto de estabilidad limitaría los déficits presupuestarios y la deuda, pero perdió su papel cuando Francia y Alemania ignoraron las reglas y se libraron de sanciones.

Lo que no se previnió fue que la creciente disponibilidad de préstamos a bajo interés dieralugar a burbujas inmobiliarias especulativas que tienen que estallar tarde o temprano, con consecuencias desastrosas para los bancos, presupuestos estatales y el mercado laboral.

La UE ha tomado ahora una decisión que implica un endurecimiento del pacto de estabilidad y crecimiento. También se ha establecido una nueva autoridad para supervisar la estabilidad financiera a nivel macro. Además hay un nuevo estándar global para bancos, obligándolos a tener mayores topes en forma de capital propio que antes (Basilea III). Estas medidas deberían reducir el riesgo de futuras crisis.

Anteriormente la UE carecía de mecanismos para hacer frente a una crisis de deuda estatal. La esperanza era que la prohibición del tratado de la UE para salvar a un país con dificultades financieras fuese tan atarradora que el problema nunca se plantearía. La disuasión no parece haber sido lo suficientemente fuerte. Esto es porque el proyecto de la UE se enfoca a una colaboración más profunda que sólo en el campo económico.

Cuando el objetivo es una integración más profunda en muchas áreas, es difícil imaginar que un país con dificultades financieras para pagar no reciba ayuda de otros países. Es evidente que aquí hay un dilema que debe ser resuelto de manera que la responsabilidad compartida de cooperación que la UE lleva se complemente con reglas comunes para disciplina político-financiera y estabilidad financiera.

La crisis ha obligado a la Unión Europea a establecer un fondo de emergencia temporal, que en 2013 será sustituido por un fondo europeo de estabilidad permanente. El tamaño del fondo es sin embargo limitado y es insuficiente, incluso si Italia y España necesitan ser apoyados. Para que los mercados financieros sean convencidos, debe el fondo recibir en la práctica músculos financieros ilimitados.

Esto se puede lograr poniendo a su disposición un mandato para emitir sus propios bonos – eurobonos – que sean respaldados por los países de la zona euro en conjunto.

El obstáculo para una solución así ha sido hasta ahora la falta de voluntad de una “”transfer­union”. Pero si el fondo de estabilización no recibe suficientes músculos arriesgan los intereses de Irlanda, Portugal, España e Italia a convertirse en tan altos que la situación se volverá insostenible, con graves consecuencias para los contribuyentes en Alemania y otros países.

La estrategia de los países del euro hasta ahora ha sido  mantener a los países en crisis bajo los brazos con préstamos y obligarlos a tomar todos los costos, en términos de desempleo y bajos niveles de vida. Los prestamistas incluso han ganado la diferencia entre tasas activas y pasivas. Ahora se ha prometido a Grecia una menor tasa de interés de sus bonos, pero es probable que sólo pueda posponer un deterioro del valor nominal de los bonos.

Esto afectará, entre otros, a los bancos franceses y alemanes de forma que algunos de ellos incluso irán a la quiebra y deberán recibir inyección de capital de sus propietarios o del Estado. Al final deben por lo tanto pagar los contribuyentes y los propietarios de los bancos, pero también las compañías de seguros, pensiones y otros por la imprudencia económica de los griegos.

En todo esto puede y debe Suecia adoptar un papel activo en virtud de su experiencia de la crisis de la década de 1990, su constitución y su política económica exitosa. Suecia ciertamente no está en la unión monetaria, pero la crisis es un problema para toda la UE y por lo tanto también para nosotros.

Un contribución constructiva de Suecia sería apoyar a que el fondo europeo de estabilidad tenga derecho a emitir ‘eurobonos’. Daría al fondo de estabilidad los músculos necesarios para esperar detener la espiral descendente de elevadas tasas de interés – aumento de la deuda – aún más altos intereses. La crisis es, com ya se ha dicho de la Unión Europea, no del euro. [dn.se]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*