Lehman Brothers – Entonces: 28.000 empleados. Hoy: 60 en la oficina

Peter Kadhammar visita el banco escándalo Lehman Brothers – el banco que se convirtió en sinónimo de la avaricia y del invencible cinismo de Wall Street

“Hemos creado un monstruo que debemos tratar de manejar”

Esto es lo que queda de Lehman Brothers:

Un ‘oficina-paisaje’, donde unos 60 empleados están sentados en sus mesas y miran a pantallas de ordenadores, hablan en tono bajo por teléfono. Fuera de las ventanas se levantan los rascacielos de Manhattan, lejos allá abajo en la Sexta Avenida ruge el tráfico y la vida, pero aquí es silencioso.

El Lehman Brothers fue uno de los grandes bancos de Estados Unidos, una de las instituciones sobre las que descansaba el sistema capitalista. Sus empleados pertenecían al Señor del Universo, los financieros de Wall Street como Tom Wolfe parodiaban en su famosa novela ‘La hoguera de las vanidades’ (“Los fuegos artificiales de la vanidad”)-The Bonfire of the Vanities.

dickfuldEl director ejecutivo de Lehman, Dick Fuld, acostumbraba volar en helicóptero a la oficina. Desde ‘el 2000 y ocho años’, ganó él $500 millones en salario y bonos. Luego la compañía se declaró en quiebra en una cortina de humo de especulaciones salvajes y préstamos irresponsables. Desencadenó la más profunda crisis financiera mundial desde la década de 1930.

Lehman Brothers se convirtió en el sinónimo de la codicia, falta de visión y gran cinismo de Wall Street. En la película infantil de animación “Stupid Me” necesita el villano pedir dinero prestado y se dirige al Banco del Mal “ex Lehman Brothers”.

– Nunca vimos llegar la quiebra, dice la mujer que muestra a su alrededor.

Ella trabajaba en estrecha colaboración con el director ejecutivo Dick Fuld y habla con calidez de la cultura en Lehman. La empresa tenía 28.000 empleados a nivel mundial. Gente inteligente, llena de energía que lo pasaban divertido todos los días cuando iban al trabajo para conquistar el mundo y ganar mucha plata.

Un par de plantas más arriba está Daniel Ehrmann de la consultora Alvarez & Marsal. Él ha trabajado durante tres años para resolver la quiebra de Lehman Brothers, que es la quiebra más grande de la historia. 65.000 acreedores exigieron más de 1.000 millardos de dólares.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA         Ehrmann, de tan sólo 41 años de edad, es un economista de Luxemburgo. Cuando entró en el banco reinaba el caos en la economía mundial y caos en Lehman, donde los pocos que quedaban estaban en estado de shock.

– Nadie sabía lo que se debería hacer. No había ningún plan. Nadie pudo haber imaginado que Lehman Brothers podría ir a la quiebra.

La mayoría había empacado sus pertenencias en cajas, levantado y dejado la empresa. Las imágenes de ellos aparecieron en todas los noticieros del mundo. El Barclays Bank se hizo cargo de partes de Lehman y lo que Daniel Ehrmann tenía que trabajar era una cáscara vacía, 650 millardos de dólares en activos, igual cantidad de deudas y un sistema contable que había dejado de funcionar.

– Un banco de inversiones no es como una fábrica donde tienes un edificio de hormigón con máquinas concretas y materiales que se pueden coger. No hay ninguna conexión entre personas, bienes y oficinas. Una persona en Hong Kong puede manejar dinero en Suiza, por ejemplo.

Ehrmann no sabía quiénes eran las personas que se movían por los pasillos. La primera semana fue a vueltas y preguntó e intentó persuadirlas a quedarse. Un par de cientos lo hicieron, él trajo un par de cientos de consultores externos.

Estas 400 personas han tratado durante tres años resolver los negocios de Lehman y ponerse de acuerdo con los acreedores.

Daniel Ehrmann espera que la mayor parte de la quiebra estará lista dentro de un año. Él ha convencido a los principales acreedores a aceptar un acuerdo.

– Al final, alrededor de 500 millardos de dólares se han perdido.

¿Era Lehman era un banco mal administrado?

– Fue manejado como cualquier otro en Wall Street en aquél entonces. La firma fue impulsada agresivamente, pero así era con todos.

La quiebra de Lehman Brothers puso la economía mundial en peligro. Fue un shock.

También fue un choque que una institución aparentemente sólida como una roca pudiese dejar de existir de un día para otro. ¿No está nuestro bienestar sobre bases más firmes que eso?

Cuando hablo con Daniel Ehrmann hay una nueva crisis financiera en curso. La Bolsa de Valores de Wall Street se ha derrumbado y subido y bajado otra vez.

– Es perverso lo que el mercado financiero puede hacer, dice. No crea ningunos valores. No ayuda a la economía mediante la producción de cosas. Crea dinero de la nada. Inversores pueden tener un interés en que una empresa o un país se hunda. Han podido invertir/apostar en que justo eso vaya a suceder.

lehmanss– Hemos visto tanto drama en los últimos cuatro días, pero en realidad nada nuevo ha ocurrido. Todos actúan sobre rumores y todos corren en la misma dirección, porque nadie quiere terminar último.

Hemos creado un monstruo que hay que tratar de manejar.

Lehman es un símbolo de esto.

– Lehman Brothers es una víctima. El Banco participó, pero fue sacrificado por el sistema.

¿Es por eso que está tan silencioso, pienso yo cuando vamos a través de los locales. Los colores son gris claro y beige. La alfombra que absorbe el sonido de forma tan efectiva es de color gris.

Los financieros miran a las pantallas de los ordenadores. El silencio no es concentrado. Es más bien sumiso, como si queda un poco que decir.

El sistema rompió a sus propios y se llevó al mundo en el caso. [aftonbladet.se]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*