Por eso tenemos que poder cachondearnos del peinado de Amanda Lind

Amanda Lind anima la política sueca, piensa Johanna Frändén***. ¿Se puede bromear sobre la apariencia de políticos? La pregunta, que casi siempre ha sido respondida con un rotundo sí, se actualizó el lunes*, cuando Amanda Lind fue presentada como ministra de Cultura.
Las ‘rastas’ de medio metro de largo son raras en la política sueca y a nivel ministerial noreuropeo es probablemente alguna forma de estreno mundial. Creo que anima un poco. Pero cuando todo Cristo y algunos otros se habían fanfarroneado sobre el peinado de Amanda Lind en las redes sociales, el establecido corrector de pruebas de los medios respondió con toda su fuerza: No se HABLA de MUJERES POLÍTICAS  y su APARIENCIA FÍSICA.
Y allí estaba la  peluca rastafari de la Ministra de Cultura y ni siquiera se nos permitió fingir, aunque realmente grita por nuestra atención.
Lástima, porque peinados de aquellos en el poder que se han vuelto políticamente estilistas es un tema inagotable. Hoy en día, por supuesto, están la trenza en forma de diadema dorada** de Julia Tymoshenko, el pelo rubio oxigenado peinado hacia atrás de Geert Wilders en los Países Bajos y, sin olvidar, la cola de caballo de Anders Borg en el gobierno de Reinfeldt. Burlados, elogiados y comentados. El peinado político más icónico del mundo probablemente todavía esté en el presidente estadounidense. Y no es el único de sus privilegios físicos que se critica a tiempo y fuera de tiempo.
En julio del año pasado, Donald Trump visitó Londres acompañado de protestas populares y un globo de helio de seis metros de alto que lo presenta como un bebé con pañal. Fue una caricatura clásica que se metió con todas las deficiencias físicas de Trump.
Reírse del exterior de los que están en el poder es un deporte popular con una larga historia. Durante el caos del Brexit, los caricaturistas británicos están viviendo quizás su mejor momento en tiempos modernos. Las caricaturas de Theresa May se deleitan por completo con la nariz puntiaguda de la Primera Ministra y las ojeras a medida que el proceso se prolonga.
Liberar esto a las mujeres en posiciones de poder es impensable en la mayoría de los países, ya que la misión es ridiculizar sin piedad el poder.
En una cultura donde la sátira más subversiva es la inofensiva sátira de cinco minutos Public service de Sveriges Radio P1, por supuesto, puede ésto ser difícil de asimilar.
El problema en el ambiente sueco es que nos estamos olvidando de la división de roles que se aplica entre la prensa, políticos y votantes. No es cosa de los parlamentarios burlarse de la apariencia física de los ministros. Debe aplicarse un cierto orden aquí, sobre todo por respeto al cargo.
Pero si a los medios de comunicación no se les permite cachondearse de los políticos y la gente ya no puede reírse de ellos, ¿en quiénes nos hemos convertido?.
Amanda Lind es, en virtud de su cartera ministerial, en primer lugar mujer en el poder y en segundo lugar mujer. Ella ha usado este ‘turbante’ todo el camino hasta las oficinas gubernamentales. Algo me dice que ella puede manejar el alboroto.
Hace unos años se informó desde Corea del Norte que todos los hombres del país debían cortarse el mismo peinado que el líder Kim Jong-un en lugar de alguno de los 28 peinados aprobados que existían en el país hasta entonces.
Las dictaduras suelen tener la característica de que se reprime la libertad de elección y humor (e involuntariamente se crea uno el suyo).
Deja de reírte hoy del cabello de los representantes elegidos, pero no te sorprendas de aquí a un par de años cuando los únicos peinados autorizados en Suecia sean el que llevan los ministros de hoy. No vengas a quejarte durante el próximo período de mandato cuando el moño de rastas de Amanda Lind sea el único que los peluqueros del país tienen permiso para cortar. ****
Traducción del artículo de Johanna Frändén Därför måste vi få skämta om Amanda Linds frisyren el en el tabloide sueco AFTONBLADET.  https://www.aftonbladet.se/nyheter/kolumnister/a/ngEaOB/darfor-maste-vi-fa-skamta-om-amanda-linds-frisyr

* El artículo fue publicado el viernes 25 de enero de 2019
** “Érase una mujer a un caracolillo capilar pegada“.  En sueco ‘Margaretaflätor’ (trenzas de Margaret), en inglés ‘heidi braids¨’ o ‘crown braid’…
*** Periodista deportiva, tiene el fútbol como área especial y principalmente supervisa las principales ligas de fútbol de Europa occidental en nombre de Sportbladet y SVT. A menudo es contratada como experta en estudios en campeonatos importantes y, entre otras cosas, ha participado en el estudio de SVT durante hasta ahora (2018) tres Copas del Mundo y dos Campeonatos de Europa. > Johanna Frändén (@juanitafranden) · Twitter
**** (¿…?)
https://www.revistavanityfair.es/poder/articulos/peinados-politica-nueva-derecha-donald-trump-geerts-wilder-holanda-marine-le-pen/23715
Bebé Trump: el muñeco inflable gigante que hace que el …
Donald Trump baby balloon – Wikipedia
Donald Trump Toilet Brush and Trump Toilet … – Amazon.com
President Donald Trump Toilet Brush Base Funny Gag Gift Toilet Bowl Brush Gifts

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*