Stefan Fransson, el cabrón sueco en París

Sueco recibe críticas después de suspender la final de París

El supervisor sueco Stefan Fransson se ha convertido en el personaje principal en el Abierto de Francia.

¿Tomó la decisión correcta cuando paró la final entre Rafael Nadal y Novak Djokovic o se rindió Fransson a la presión del español?

La pregunta será discutida vivamente y despertará muchos sentimientos si Nadal defiende su título del año pasado cuando la final se finalice el lunes por la tarde.

nadal - fransson

El español lideraba con 6-4, 6-3, 2-6, 1-2 pero había perdido el juego, el humor y ocho de los nueve últimos juegos, cuando el partido fue interrumpido.

La base para la decisión se dijo que era que la pista se había vuelto demasiado resbaladiza con la lluvia y que había riesgo de lesión.

Pero no es el supervisor sino el juez principal quien deberá evaluar la condición de la pista y bajo tales condiciones meteorológicas acostumbran los jueces periódicamente bajar de la silla para comprobar el suelo.

El juez principal francés Damien Dumusois no hizo tales intentos en esta su primera final de Grand Slam donde Nadal se puso cada vez más agitado.

Pero no era la pista sino las pelotas pesadas/empapadas de lluvia las que irritaron al español. Se quejó en voz alta, gesticuló y arrojó en una ocasión una pelota en la dirección de Stefan Fransson.

Djokovic tenía el partido en su mano. Las condiciones externas eran perfectas para él y Nadal estaba totalmente fuera de balance/en discordancia.

Entonces salió Fransson al ‘centercourt’ y paró el partido.

– Ha estado así durante una hora y sólo ahora paras el partido. Es como de costumbre, tú nunca puedes tomar una decisión correcta, tronó Nadal antes de que abandonara furioso la pista.

Que las bolas se habían vuelto pesadas de lluvia no es definitivamente ninguna razón para parar un partido y entonces cuando ocurrió había entrado la final en una fase dramática. Los espectadores de Roland Garros y millones de televidentes en todo el mundo esperaban con ganas ver cuál de las dos estrellas tendría la fuerza física y mental que se necesitaban.

Entonces entró pisoteando en su lugar Stefan Fransson.

Si Rafael Nadal consigue el lunes ganar su séptimo título en París, sería conveniente que en su discurso de victoria diese las gracias no sólo al entrenador y sus personas cercanas sino también a su rescatador sueco*. [svd.se/sport/regnavbrott-i-parisfinalen]

ANIM RÖKARE

* Bueno, cuando leo esto al traducir el artículo es que se me revuelven las tripas.

Qué manera de tergiversar los hechos al lado que más les favorece!!!.

La verdad es que a los suecos no les hacía ni pizca de gracia que Nadal ganase (o gane hoy) 7 títulos en París porque con ello batiría el récord que comparte ahora con Björn Borg.

Y eso (se notaba en los tonos de voz de los comentaristas en la tv del partido ayer) no les gusta mucho como ya he mencionado antes. Cuando ganaba el yugoslavo comentaban con una alegría como si les hubiese tocado la lotería de EL GORDO en Navidad. Y el tono y énfasis de la voz se atenuaban cuando ganaba Nadal.

Lo que este cabrón de Fransson debería haber hecho es haber parado el partido una hora antes, y no cuando Djokovic (al que parece le favorecía el juego sobre suelo de arena mojada y pelotas pesadas) ya casi había ganado dos ‘sets’!!!.

Y es que para mí está más claro que el agua, que si no paró el partido cuando Nadal se lo pidió es porque vió que Djokovic iba ganando y esto, para una gran mayoría de los suecos, era y es el mejor resultado que pueden soñar y así poder decir que ‘nadie puede batir el récord de Björn Borg’…

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*