Un euro por salir a fumar

  • El cobro por salir a fumar a la calle ha disparado las reclamaciones
  • “Muchos vienen, se van de botellón y vuelven”, dice el dueño de un local

disc penélopeLos empresarios de la noche buscan nuevos ingresos para paliar el descenso de ventas – Estampar un sello en la mano sirve para controlar a los clientes

Nacho Moreno, chaquetilla de pana, camina por el túnel de acceso a la discoteca en sentido inverso. Va chocando con todos los que vienen de frente. “Lo que yo digo va a misa”, dice con seguridad, a punto de cruzarse con los porteros que custodian la entrada. Saca el paquete de cigarrillos dispuesto a hacer en paréntesis en la noche. Son las 3.46. “¿Dónde vas?”, le corta un guarda de seguridad. “A echar un pitillo”. “Necesitas sello, vale un euro”, le contestan. El chico se queda asombrado. ¿Pagar por ir salir a fumar? “No, es por el sello. Si no lo quieres no lo pagas, pero después tienes que volver a abonar la entrada”, insisten los empleados. Envalentonado hasta hace unos segundos, Moreno zanja la discusión con una moneda que saca del bolsillo.

Pagar por el cuño de las discotecas era algo que se venía haciendo por la zona de Levante y en las macrofiestas que se organizan en los polígonos, pero ahora está proliferando por locales de todas las ciudades desde que entró en vigor la ley antitabaco. Los empresarios lo justifican por la pérdida de ingresos, que ellos mismos cifran entre un 25% y un 50%, dependiendo de la región. Y por los problemas que supone manejar una cola que cuenta con un espacio para invitados, otro para clientes sin invitación, a lo que hay que sumar hacer un hueco para los que entran y salen con el cigarro en la mano. […] [JUAN DIEGO QUESADA / elpais.com]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*