Vírgenes venden sexo en ‘reality show’ australiano

virgin_posterVerónica, 21 años, es camarera en Sydney. Ahora ella va a vender su virginidad en la televisión.

– Yo no creo que me vaya a arrepentir, dice.

Los límites de lo que aparece en la TV-‘reality’ se trasladan poco a poco. Ahora viene el ‘reality show’ que se detiene en la frontera, patea el cartel y sigue corriendo.

Cuatro jóvenes australianos en sus 20 años, llamados Verónica, John, Ronan y Alex, pero que en realidad se llaman otra cosa, subastarán su virginidad al mejor postor en un nuevo programa de televisión.

Por la molestia recibirán 20.000 dólares, más el 90 por ciento de la oferta ganadora. El resto del dinero va al burdel donde se rodará el ‘reality show’.

“Técnicamente, prostitución”

Una de las participantes, Verónica, dice que sus padres se enojaron cuando les contó que había dicho ‘si gracias’ a formar parte del programa, pero que ella lo hace por dinero y para modificar la percepción de la gente sobre el sexo.

– Técnicamente, vendo mi virginidad por dinero y se puede clasificar como prostitución. Pero no es nada que seguiré haciendo, o sea que en mi cabeza puedo justificar ante mí misma que no voy a ser prostituta por ello. Yo no creo que me vaya a arrepentir, dijo a The Daily Telegraph.

Pero la idea del programa ha suscitado la ira en Australia. El cineasta y productor Justin Sisely se ha visto obligado a mudar las grabaciones a Las Vegas en los EE.UU. después de amenazas de denuncias por prostitition si continuaba filmando en Australia.

Las pujas se llevan a cabo inicialmente a través de Internet. En la final se permitirá a los licitantes y a los jóvenes a sentarse cara a cara en la misma habitación.

Fue amenazado hace un año

Justin Sisley ya recibió amenazas hace un año cuando puso carteles en Sydney en los que solicitaba vírgenes para un programa de televisión. Ahora él tiene lo que quería y va a comenzar a grabar.

– Lo más difícil fue contárselo a mis padres, admite él.

Uno de los participantes masculinos, Alex, dice que participa para conocer a alguien.

Otro, Juan, está dispuesto a tener relaciones sexuales tanto con un postor masculino como femenino.

– El dinero es un buen incentivo, pero estoy más entusiasmado con la aventura que voy a empezar, dice. [www.aftonbladet.se/nojesbladet/tv/article7116238.ab]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*