El grave narcisismo de Trump es la raíz del caos

Fue desagradable y un poco cosquilleante ser testigo de la invasión del Capitolio por parte de las tropas de Trump el miércoles. Una especie de ‘crescendo’ lógico en un período de cuatro años en el que EEUU se desgarró desde dentro, una fecha inscrita para siempre en los libros de historia. 
     Los modelos sociológicos explicativos del caos actual ya los sabéis: : desenfrenadas diferencias de ingresos, minorías étnicas que exigen justicia, surgimiento de una nueva élite urbana y el último triunfo del hombre blanco enojado. El mandato de Donald Trump es la suma de todos los movimientos sociales contemporáneos a la vez. Pero es difícil no sentirse fascinado por su vida interior. ¿Qué está pasando realmente ahí?. Considerando cómo trata a sus oponentes políticos, se encuentra probablemente Donald Trump en la escala psicótica, dice el psicoanalista Michel Schneider en un artículo en el periódico francés Le Journal du Dimanche.
Pero todo comienza naturalmente con los padres. La tendencia a no ser capaz de asumir una cosmovisión que contradice la propia, incluso cuando se enfrenta a un hecho consumado, atribuye Schneider a la incapacidad del bebé para distinguir entre él y la madre, la negativa a aceptar un universo fuera del yo: la negación psicótica de la realidad de Donald Trump es de hecho, un intento de recrear el sentido de omnipotencia perdido del niño lactante. Y el lenguaje corporal, donde uno de sus gestos más habituales es juntar el pulgar y el índice en el aire, es un vano intento de captar el pecho y frenar la inevitable separación con la madre.
Donald Trump también tiene una relación sorprendentemente rígida tanto con su padre como con su abuelo Frederick Trump, quien abandonó Alemania por EEUU y ganó mucho dinero en el gremio de restauración a fines del siglo XIX. Se le describe en la autobiografía de Donald Trump como un “hígado duro y bebedor empedernido”. El padre Fred Trump es sobre todo mencionado como “constructor”, a pesar de que dejó una fortuna del equivalente a unos 342 millones de euros ($413M).   
   Elevar el éxito de sus antepasados ​​sería rebajarse y destruir la imagen de un hombre hecho a sí mismo, dice el autor canadiense y conocedor de Freud Heinz Weinmann, quien diagnostica a Donald Trump con severo narcisismo: “Tarde o temprano se abre el niño al mundo y hacia El Otro y reconoce su existencia (…) Pero el narcisista no ve a los Otros, para él son sólo espejos de su propio ego”.
Hasta aquí Donald Trump, ¿pero todos los demás entonces? ¿Los millones de estadounidenses que votaron por él al cargo, la mayoría de los votantes republicanos que en una encuesta reciente sostienen que el asalto al Congreso el miércoles estaba justificado?.
     Las respuestas están en el subconsciente colectivo, dice Michel Schneider. No puede considerarse al presidente saliente de EEUU como un misterio psicológico incomprensible. Trump es, según Schneider, “una enfermedad autoinmune, de EEUU, pero también epidemia de toda una época”.
     La pérdida del contacto con la realidad es común en las personas psicóticas. Los ataques verbales contra afroamericanos, latinos y mujeres pueden parecer anticuados, pero, según Schneider, notifica algo oculto durante cientos de años de barniz de civilización en nuestro cerebro reptiliano. “Nuestro subconsciente es más o menos racista, lleno de odio por nuestro vecino, lleno de miedo por nuestro prójimo”.
Donald Trump legitima los impulsos humanos absolutamente más bajos. Ha hecho que la mitad de los estadounidenses griten a la otra mitad que pueden irse al infierno. Pronto probablemente será solo un recuerdo de una época extraña, pero EEUU 2021 es un país plagado de delirios colectivos y caos. Uno solo puede desear buena suerte para salir de la psicosis común.
Traducción del artículo de Johanna Frändén ”Trumps grava narcissism är roten till kaoset” en el tabloide AFTONBLADET.  https://www.aftonbladet.se/nyheter/kolumnister/a/0K9zJ0/trumps-grava-narcissism-ar-roten-till-kaoset > Johanna Frändén: Trump tar fram de lägsta impulserna i oss …

Michel Schneider : “Trump est l’incarnation des fantasmes …

What Trump’s hand gestures tell us about him

https://edition.cnn.com/videos/politics/2017/05/05/donald-trump-hand-gestures-orig-bw.cnn

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*