¿Deberán los suecos tener miedo a envejecer en Suecia?

Hasta 1992, los consejos de los condados eran responsables del cuidado a largo plazo de los ancianos. Pero con la llamada Ädelreformen (reforma Noble), se municipalizó en principio todo el cuidado de ancianos con excepción de atención médica real. El objetivo era que grandes instituciones, como los hogares de ancianos, brindaran espacio para formas de vivienda más adaptadas y ofreciesen a las personas mayores la oportunidad de vivir más tiempo en sus hogares.
Sonaba bien, pero después de 30 años de ahorros, privatizaciones y “organizaciones esbeltas”, ya no hay un control total sobre la atención a las personas mayores. Aquellos que finalmente consiguen una plaza en una residencia ya son tan viejos y frágiles que viven relativamente poco tiempo en comparación con otros países. El personal a menudo carece del formación adecuada y equipo de protección. Dado que la proporción de empleados por horas es alta, a menudo falta continuidad. A veces también conocimiento del idioma sueco.
Una comparación interesante se puede hacer con el cuidado de niños que, en cambio, se ha vuelto cada vez más avanzado. Hoy, “dagis” (“guardería”) ha cambiado nombre a “förskola” (“preescolar”) y se caracteriza por un aprendizaje y desarrollo sistemáticos para los niños, tanto en términos de conocimiento como sociales. El personal a menudo tiene educación superior pedagógica y los padres exigen mucho de la actividad.
Los mismos padres no parecen sin embargo estar tan interesados ​​en hacer demandas sobre el cuidado de los ancianos, ni en la actividad en sí ni en el día de las elecciones.
Porque mientras que la educación preescolar ha aumentado en calidad y claros objetivos, el cuidado de los ancianos ha comenzado a parecerse cada vez más a puro almacenamiento. Para los políticos locales, se ha convertido en un constante objeto de ahorro, solo este año se pensó que los municipios deberían haber ahorrado un total de dos millardos de coronas ( 2 mil millones). (‘Con los viejos’)
Depende probablemente de muchas cosas, pero como sociedad le debemos una disculpa a los ancianos. La crisis del coronavirus ha puesto de manifiesto un error del sistema en el
estado de bienestar sueco que ni la Autoridad de Salud Pública (Folkhälsomyndigheten) ni nadie más pareció entender.

Anders Tegnell* tiene toda la razón en que debemos ser autocríticos. La estrategia para proteger a los ancianos parece haberse basado en la idea errónea de que tenemos un sistema de atención de ancianos que funciona en Suecia. No lo tenemos.
Y ‘la crisis de la corona’ (la crisis del coronavirus) está lejos de haber finalizado. La
Gripe Española tuvo tres repuntes/oleadas, la segunda oleada fue la más mortal. Al momento de escribir, estamos en la mitad de la primera ola de la crisis del coronavirus. Lo que sucederá en el futuro no lo sabemos. Pero debemos equipar el cuidado de los ancianos tan pronto como podamos. De lo contrario, es el riesgo de que la segunda ola del coronavirus, si llega, sea peor, especialmente en aquellas partes de Suecia que aún no han sido afectadas tan duramente.
Hasta ahora, el debate sueco ha sido a favor o en contra del ‘lockdown’ / bloqueo (la decisión de Suecia de no imponer un bloqueo estricto en respuesta a la pandemia de covid-19). Pero si observamos dónde ha muerto la gente, son preguntas completamente diferentes las que deberíamos plantearnos.
¿Debería uno/una tener miedo de envejecer en nuestro país? Y si no lo queremos así. ¿Qué vamos a hacer al respecto?. [
https://www.aftonbladet.se/ledare/a/zGaGav/vi-borde-be-de-aldre-om-ursakt]


Todos los niños tienen derecho a una plaza en una clase preescolar (förskoleklass), a partir del semestre de otoño en que cumplan los seis años de edad. La clase preescolar está conformada para estimular el desarrollo y aprendizaje de cada niño y proporcionar un fundamento para su posterior educación escolar. […][https://sweden.se/wp-content/uploads/2013/11/Educacion-en-Suecia-high-resolution.pdf]


* Anders Tegnell, epidemiólogo estatal de la Autoridad de Salud Pública sueca. (“Famoso en todo el mundo y parte del extranjero” y conocido como “el gurú de la controvertida estrategia sueca contra el coronavirus”)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*