La lucha de poder que golpea fuerte contra los pobres en Venezuela

Venezuela se ha convertido en el país más pobre de América Latina. Más pobre que Haití, a pesar de las mayores reservas de petróleo del mundo. La sorprendente conclusión se puede encontrar en un amplio estudio empírico, realizado por las tres principales universidades de Venezuela, que se publicó la semana pasada.
El declive comenzó con Hugo Chávez y se profundizó con Nicolás Maduro. Las sanciones de EE.UU. en los últimos dos años han sido la sentencia de muerte. Pero la pregunta es si los casi 60 países, incluido Suecia, que reconocen a Juan Guaidó como el presidente legítimo de Venezuela, no han contribuido a la agonía. En lugar de facilitar un diálogo, han ayudado a bloquear las posiciones. Y aunque Guaidó fue recibido con vítores en Venezuela cuando fue elegido presidente a principios del año pasado, hoy es una figura oculta que muchos creen que comparte la responsabilidad del aumento de la miseria.
Las catastróficas acciones iniciadas por Guaidó por consejo de EE.UU. han reducido su credibilidad. El intento de invasión a principios de mayo, organizado por una compañía de seguridad en Miami en nombre de los asociados más cercanos de Guaidó, fue un punto culminante teatral en la cadena de fracasos. La garantía de Guaidó de que no sabía nada es tan patética como el intento de invasión misma. Y hoy, las encuestas de opinión de Guaidó han caído al nivel de Maduro.
Maduro, por otro lado, es apoyado por las fuerzas armadas del país con 150.000 soldados bien equipados y unos millones de miembros de la milicia.
La decisión de un tribunal británico de darle a Guaidó el control sobre las 31 toneladas de oro que Venezuela guarda en el Banco de Inglaterra ciertamente le da poder económico. Pero su poder político ni siquiera es suficiente para emitir un pasaporte. Él controla todos los aspectos del estado e incluso tiene los recursos para deponer y nombrar a los líderes de los partidos de oposición. Lo que también hizo recientemente. Y aunque Maduro ha perdido el control de los recursos económicos de Venezuela fuera del país, cuenta con el apoyo de China, Rusia, Irán y Turquía, que en la práctica pesa al menos tanto como los 60 países que animan a Guaidó, sin saber realmente por qué.
El poder dual en Venezuela tiene algo grotesco sobre sí mismo. El reconocimiento de Guaidó se deslizó como en una cáscara de plátano tan rápido que nadie realmente tuvo tiempo de reflexionar. El argumento de Guaidó se basó en la redacción de la Constitución venezolana de que si no hay un presidente cuando se debe prestar juramento, el Presidente del Parlamento debe cumplir el papel de presidente.
El espíritu de la escritura se refiere a si el presidente ha muerto o se encuentra en el exilio o algo similar. En este caso, el argumento fue que Nicolás Maduro se convirtió en presidente en elecciones que no fueron reconocidas por parte de la oposición y parte de la comunidad internacional y que, por lo tanto, no era un presidente legítimo, sino un usurpador.
Y esto a pesar de una participación del 46 por ciento, más baja que en las últimas tres elecciones, pero más alta que en muchos otros países latinoamericanos. Experimentados abogados constitucionales creen que la interpretación de Guaidó es un corte de pelo que requiere una dosis espléndida de benevolencia acrítica para tragar. Y obviamente Suecia y los demás la tenían. Probablemente porque EE.UU. susurró algo sobre el hecho de que solo quedaba una distancia de transporte fácil antes de que Maduro quedara fuera del juego.
Pero no sucedió así. Hoy es la situación de la oposición venezolana peor de lo que era antes de que surgiese Guaidó. El asiento de Nicolás Maduro tampoco es bueno. Pero es él quien tiene el poder. Sin él, no se puede hacer mucho.
Mientras tanto sufren los venezolanos el tormento del infierno. La crisis humanitaria se está volviendo cada vez más dramática. Con dos presidentes son casi imposibles las acciones de ayuda internacional. El único pequeño consuelo para los cada vez más pobres es la lonchera llamada caja CLAP *(Comité Local de Abastecimiento y Producción) que Maduro lanzó una vez con el arrogante eslogan “¡TODO EL PODER PARA LOS CLAP!. Las cajas CLAP que están generosamente subsidiadas, serán, según los planes, distribuídas cada dos semanas y contienen 24 productos, pero por lo general solo vienen cada dos meses y contienen solo 13-15 productos, a menudo de dudosa calidad. La caja CLAP nunca ha sido suficiente para alimentar a una familia. Y es aún menos ahora. Pero eso es todo lo que se tiene. Lo que también hace que las cajas CLAP sean una herramienta formidable para control social. Así como para la corrupción. Y quizás aquí es donde Maduro es más vulnerable.
Uno de los que se enriqueció con CLAP es el empresario colombiano Alex Saab. Una corte mexicana lo acusa de exportar cajas CLAP de México por cientos de millones de dólares. Cajas que contenían productos caducados de mala calidad y que se facturaron por muchas veces el precio real.
Y las cajas CLAP son solo la punta del iceberg. Alex Saab controla en realidad una red de compañías que se extienden desde Colombia y Venezuela pasando por Miami y Europa a Medio Oriente e Irán. Ha tenido desde hace muchos años amplios contratos con el gobierno venezolano, que han abarcado los proyectos más variados y donde sobrefacturación, productos de mala calidad y facturas fraudulentas son elementos normales.
Un rumor persistente afirma que Alex Saab es, de hecho, el testaferro/agente de Nicolás Maduro y su círculo inmediato con la tarea central de asegurar la fortuna que han acumulado. Entonces, cuando Alex Saab a mediados de junio fue detenido en Cabo Verde con su jet privado en su camino de Caracas a Teherán y, por requerimiento de Interpol, fue arrestado por la policía, causó rápidamente casi desesperadas protestas de Caracas.
Saab, se aseguró, es un agente especial para el gobierno venezolano y tiene pasaporte diplomático y, por lo tanto, también inmunidad. Cuándo y cómo el colombiano Alex Saab fue nombrado diplomático venezolano es un secreto de estado.
La oposición espera que Saab sea llevado ante la justicia en EE.UU. y comience a hablar. Entonces tal vez algo pueda suceder. Pero eso está lejos de ser seguro.
El Ministro de Defensa y Jefe de Estado Mayor del Ejército, Padrino López, confirmó hace unos días su pleno apoyo a Maduro, aseguró que «la oposición nunca podrán ejercer poder político en Venezuela no mientras exista una Fuerza Armada como la que hoy tenemos, antiimperialista, revolucionaria, bolivariana”
En este contexto, no es muy difícil entender por qué una gran parte de la oposición ya ha decidido descartar las elecciones parlamentarias que se celebrarán en diciembre como una farsa. Pero creer que Guaidó y los 60 países que lo apoyan tienen la solución también es similar a una farsa.
Insistir en apoyar a Juan Guaidó, como lo hace Suecia, es aferrarse a la ilusión de una realidad que no existe. Pero para que la crisis humanitaria en Venezuela se resuelva, es necesario que la realidad cambie, y esto solo puede suceder si comenzamos desde lo que es, no como queremos que sea. [https://www.aftonbladet.se/kultur/a/VbK1l1/maktstriden-som-slar-hart-mot-de-fattiga]

  • * [Los CLAP distribuyen alimentos subsidiados de la canasta básica]
  • https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-46979540
  • https://www.infobae.com/america/venezuela/2020/07/17/alex-saab-testaferro-del-dictador-chavista-nicolas-maduro-y-preso-en-cabo-verde-apelo-su-extradicion-a-estados-unidos/

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*