Grecia no es nada para los honestos

greece-flagDiomidis Spinelli rebosaba de optimismo. En noviembre de 2009 recibió el joven ingeniero en computación de la universidad de Atenas la misión del departamento de finanzas de salvar el sistema fiscal griego. Él tenía un inventario de ideas que irían a detener la evasión de impuestos.

Información tributaria sólo existía en papeles y estos podían fácilmente ser “perdidos” si el contribuyente era amigo del recaudador. Por eso desarrolló Spinelli un sistema informático que recopilaba toda esta información. No era fácil trabajar en la burocracia, porque no se podía despedir a empleados incompetentes o premiar a los mejores. Spinelli tuvo en su lugar que asignar a los funcionarios que más curraban las mejores plazas de aparcamiento y dar a los peores menores oficinas.

Pero él siguió trabajando y pronto supo la oficina de impuestos cuánto recaudarían de cada uno. Aún así no llegó casi nada de dinero. Los contribuyentes podían ignorar a las oficinas de impuestos.

Entonces desarrolló Spinelli un sistema que mostraba al departamento de finanzas en Atenas cuánto racaudaban las oficinas de impuestos locales día a día. Aún así no llegó casi nada de dinero. Las oficinas fiscales podían dar por saco al gobierno.

Fue entonces cuando Spinelli se dio cuenta de que no sólo tenía que luchar con un problema de información, se trataba de un problema cultural.

Él investigó más allá y descubrió un sistema generalizado llamado 40/40/20: el contribuyente oye que él puede dar al recaudador un 40 por ciento de la suma debajo de la mesa, y entonces puede mantener para sí el 40 por ciento, y de esa forma recibía el estado apenas el 20 por ciento. Las 300 oficinas de impuestos locales eran corruptas y deberían unirse, según Spinelli.

Uno podría haber pensado que un tal portavoz de la verdad, que desafía a evasores de impuestos y burócratas corruptos debería obtener el estatus de héroe. Entonces estaría uno equivocado. El apoyo del gobierno ha sido débil. El sindicato de los recaudadores de impuestos se ha comprometido a tomar represalias con toda su fuerza y ​​ha demandado a Spinelli por haber difamdo su profesión. En este momento recopila historias de corrupción para defenderse en los tribunales.

Todas estas vueltas muestran porqué Grecia no va a sobrevivir. Las autoridades griegas son del todo podridas y hay grandes intereses dentro y fuera del estado que se benefician de ello. Hay personas honestas, pero pierden por ser honestas. Un cambio llevará generaciones, y ahora cuando el estado griego está en bancarrota, no dispone de generaciones, sino de semanas.

Cuando me encuentro con Spinelli en Atenas cuenta que él era optimista porque había tantas cosas simples a cambiar, fruta colgante muy baja, pero hoy es pesimista por la misma razón – todo esta fruta cuelga todavía. Spinelli ha abandonado su misión y ha retornado a la universidad, donde cada día ve jóvenes, griegos educados salir de un país que va cada vez más rápido hacia la avería. [Grekland inget för sanningssägare – Metro]


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*