Reyes de Suecia rechazados de taberna alemana

El rey y Silvia fueron rechazados en un restaurante en Alemania.

La pareja real pudo oír “no tenemos ninguna mesa (libre)” – quizás por primera vez.

– Yo no los reconocí, nunca leo ‘revistas semanales’ (prensa rosa o del ´’corazón’ o de ‘chismes’), dice abochornada la dueña de la taberna Zum güldenen Stern, Nadine Schellenberger, a Expressen.

kungen och silvia

La pareja real viajaba a casa después de unas vacaciones en Saint Tropez en la Riviera francesa.

El jueves pasaron a través de Alemania – y obtuvieron calabazas/fueron rechazados en una posada que lo tenía todo reservado en Ladenburg junto a Heidelberg.

El viernes tuvieron mejor suerte en Dinamarca. Ambos obtuvieron mesa y comida en el restaurante Babette en Vordingborg en Sjælland.

De camino a casa de vacaciones se detuvieron el rey Carl Gustaf y la reina Silvia, en la sureña ciudad alemana de Ladenburg para comer algo. Encontraron la popular taberna Zum güldenen Stern – pero allí fueron ‘parados’ en la puerta.

Zum_Goldenen_Stern_Ladenburg

– Una pareja acompañada de un hombre joven llegó. La mujer dijo que querían comer. Le contesté que no teníamos ninguna mesa libre porque el restaurante estaba reservado para una boda, dice Nadine Schellenberg que dirige la posada con su marido Michael.

-Les recomendé otros dos restaurantes en la ciudad. Ella me dio las gracias y siguieron caminando.

– Media hora más tarde contó uno de nuestros huéspedes que yo había rechazado a la pareja real sueca. Si lo hubiera sabido, tal vez podría haber organizado una mesa. Pero no dijeron nada, dice ella.

En lugar de degustar “peces de río y mar”, “salvaje de la región” y “especialidades de la abuela” del menú, la pareja real tuvo que conformarse con una pizza en el restaurante cercano, ‘Da Vinci.

La familia real sueca, con su reina de origen alemán, es muy popular en Alemania. Las revistas semanales siguen a detalle sus vidas/destinos y la cara de la reina Silvia es probablemente una de las más conocidas en el mundo de habla alemana.

– No tenía ni idea de quiénes eran. No tengo tiempo para leer revistas semanales todo el día, dice Schellenberg.

El gran periódico alemán Bild comentó el incidente con palabras como “vergonzoso” e “incomprensible”. Pero la pareja de restauradores dice que han recibido más respuestas positivas que negativas.

– Muchos han llamado y dicho que hice lo correcto. Ellos piensan que es bueno que todos sean tratados por igual y democráticamente. Algunos han llamado y se han mostrado enojados, dice Schellenberg.

Ella opina que todo el incidente es embarazoso. Ella dice que quiere pedir a la pareja real disculpas y pide a Expressen ayuda a transmitir la petición.

– Quiero decir a la pareja real que lamentamos el incidente y que esperamos poder servirles una comida en otra ocasión, dice ella.

El jefe de informacón de la Corte Bertil Ternert no quiere hacer comentarios sobre lo ocurrido. [expressen.se]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*