Mejor con hermanas: ellas no se los almuerzan

argiope_bruennichi_

EN ALGUNAS ESPECIES de arañas, al aparearse, el macho sirve de comida a su pareja. En una de ellas, las posibilidades de sobrevivir aumentan si el acto es con una hermana.

No suena muy atractivo: tener sexo con una hembra, a sabiendas de que enseguida ¡táquete! Qué buena merienda se da ella.

Morir por sexo no parece bien, pero ese es el destino.

En la especie de arañas Argiope bruennichi , una de las más comunes de arañas de telaraña en Europa, el sexo nunca es seguro para los machos.

Pero al menos tienen una posibilidad. En estudios de laboratorio en el Zoological Institute and Museum de la Universidad de Hamburgo, en tres de cada cuatro apareamientos, el macho terminaba como almuerzo de la hembra.

Cuando los investigadores emparejaban hermanos, el canibalismo cayó a la mitad, más que todo porque los machos lograban una apresurada retirada tras la cópula, reportaron Klaas Welke y Jutta Schneider en Biology letters.

Cuando los machos se apareaban con sus familiares, suspendían relaciones luego de seis segundos en promedio, muy corto tiempo, para mejorar sus probabilidades de escapar.

Con una hembra no pariente, la relación dura en promedio nueve segundos.

Reducir ese tiempo es la única manera de mermar el riesgo de ser comido por su pareja, dijo Welke a EL COLOMBIANO.

¿Por qué escoger una hermana? Los machos no muestran ninguna selección antes del apareamiento, explicó, pero invierten distinto durante un evento con una hermana. Dada su reducida tasa de apareamiento (máximo dos durante su vida) tienen que elegir si invierten todo en una o en dos hembras.

Ninguno de ellos evita tener una relación con una hermana, pero su comportamiento diferente durante el apareamiento sugiere que de alguna manera las reconocen. No se sabe cómo.

Científicos han revelado que el reconocimiento familiar en algunas especies se da por aprendizaje social, señales olfativas o dispersión específica de sexos.

La suerte de los machos que escapan, es pasajera. En el segundo apareamiento son comidos, inevitablemente.

Tan cruel destino podría contar en algún momento con la aquiescencia del macho. Se considera, indicó Welke, que cuando los machos son consumidos por las hembras, pueden servir como alimento para beneficio de la descendencia. […] [Ramiro Velásquez Gómez/ elcolombiano.com/BancoConocimiento/M/mejor_con_hermanas_ellas_no_se_los_almuerzan/mejor_con_hermanas_ellas_no_se_los_almuerzan.asp?CodSeccion=183]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*