Cerdos son castrados sin anestesia

gris5

12 millones de lechones en Suecia han sido castrados sin anestesia desde 2001, cuando los ministros de Agricultura de Suecia y varios otros países llegaron a un acuerdo sobre que la castración sin anestesia debería ser prohibida. Tampoco los cerdos-KRAV  (ecológicos) reciben anestesia.
«Con el bisturí afilado o unas pinzas especialmente diseñadas se realizan una o dos incisiones en el escroto, después de lo cual los testículos, con rico tejido nervioso, se sacan. El conducto deferente y vasos sanguíneos se cortan y la herida se deja abierta para su cura».

Así describe la Junta de Agricultura la castración de un lechón. Cada día se realizan el doloroso proceso en 4 000 lechones en Suecia. Se lleva a cabo por los laicos, sobre todo el propietario o el responsable de los animales, y se hace sin anestesia. También en granjas que suministran carne con oferta de equiqueta ecológica.
– Esta es una desviación para reducir la brecha de costos entre crianza KRAV (ecológica)
y la cría convencional, dice Lars Hallbom, director general de KRAV.
En las normas de KRAV se menciona que castración sin anestesia estará permitida hasta 2012.

El 2001 declararon Suecia, Dinamarca, Alemania y los Países Bajos que se prohibía la castración sin anestesia tan pronto como fuese posible. La Agencia de Bienestar Animal se encargó de investigar métodos alternativos para el gobierno sueco, más tarde se hizo cargo el Ministerio de Agricultura.
El 2007 estalló el debate sobre la castración en los medios suecos. El ministro de Agricultura, Eskil Erlandsson prometió revisar la ley. En lugar de hacer como en Noruega – prohibir la castración sin anestesia – eligió el gobierno sueco una vez más renovar una vez más la misión del Ministerio de Agricultura.

La razón de que los lechones machos son castrados es que el sabor de su carne de otro modo segrega un olor acre, llamado ‘olor sexual’. La prohibición de Noruega llegó en 2002. Allí el costo de dejar que un veterinario realice la anestesia es de aproximadamente 24 coronas suecas por cada cerdo.
Eskil Erlandsson sostiene que el sistema noruego sería imposible en Suecia.
– No tenemos suficientes recursos y veterinarios para hacerlo. Hay 1.5 millones de cerdos al año y están dispersos entre 2000-3000 granjas/caseríos, dice él.
La falta de voluntad política de legislar en materia de aturdimiento trata también de mantener el precio de la carne de cerdo sueca bajo, para no perder cuota de mercado a la carne importada.
– Por supuesto que también están incluidos. Los animales sufren ‘igual de mucho’ aunque hayan sido castrados en algún otro país, dice Erlandsson.
La parlamentaria liberal de Folpartiet Birgitta Ohlsson rechaza ese argumento.
– Suecia debe ser el mejor en cuestiones de bienestar animal e impulsar a otros países europeos, no adaptarse a los bajos niveles en otros países, dice ella.
Suecia debería haber prohibido la mutilación sin anestesia hace mucho tiempo, opina Ohlsson.
– Si puede Noruega puede Suecia. Es evidentemente posible permitir a veterinarios realizar el anestesiado. Por supuesto, cuesta la protección de animales y la carne se volverá más cara. Pero en Suecia hemos optado por tomar ese costo, dice ella.
En lugar de legislar sobre el aturdimiento, el Gobierno ha optado hasta ahora por esperar a que nuevas tecnologías puedan eliminar olor sexual. Pero esas innovaciones puede estar lejos en el futuro.
En Noruega ha invertido casi 100 millones de coronas en la investigación sobre este tema en los últimos años. Los resultados concretos brillan por su ausencia.
Ahora mismo están en curso en Suecia intentos donde los cuidadores de animales son capacitados
para dar a los cerdos anestesia recurrir a un veterinario. La Asociación de Veterinarios es escéptica.
– Es una operación en el interior del tejido y el riesgo de que se termine mal no es insignificante, dice el jefe de información de la Sociedad, Johan Beck-Friis.
La organización del ramo Sveriges grisproducenter (Productores de cerdos de Suecia) prefiere aun así que los cuidadores de animales puedan aturdir a los cerdos.
– Queremos encontrar formas de evitar el proceso de castración sin anestesia. Pero no creemos que hay veterinarios suficientes. No se puede hablar de dinero, pero es un costo pesado también, dice la directora de la organización Margareta Aberg-Andersson. [http://www.svd.se/nyheter/inrikes/grisar-kastreras-utan-bedovning_3983191.svd]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*