Charles Taylor puede ser condenado por 100 000 víctimas de guerra

charles-taylorPronto doblan las campanas para el ex presidente de Liberia Charles Taylor. En abril recibe la sentencia del Tribunal Especial respaldado por la ONU para Sierra Leona. El instituto de política exterior escribe para Metro sobre el ex presidente que puede ser condenado a cadena perpetua.

Como funcionario estatal en la década de 1980 era Charles Taylor un conocido playboy en los clubes nocturnos de Monrovia. Más tarde, fugado de las acusaciones de malversación de fondos estuvo entre otros en el desierto de Libia, donde Muammar Gaddafi le enseñó a hacer guerra. Él comenzó una devastadora guerra civil en Liberia y asustó luego a los habitantes a votar por él como presidente.

Pero desde el año 2006 Taylor se encuentra en una celda en La Haya, donde ha sido sometido a juicio por crímenes de guerra y de lesa humanidad en Sierra Leona. Los once cargos se refieren en particular al reinado de terror contra la población civil, asesinatos, violaciones y otros actos de violencia física y psicológica, esclavitud sexual, reclutamiento forzado de niños, esclavización de civiles, saqueo y robo.

Taylor es señalado como uno de los máximos responsables de que la guerra en su vecino país pudiese seguir durante diez años y haber quitado la vida a por lo menos 100 000 personas. Miles más han visto sus vidas arruinadas cuando sus brazos o piernas fueron amputados.

El notorio concepto “diamantes de sangre” llegó a ser conocido en todo el mundo durante la guerra en Sierra Leona. Los fiscales de La Haya – a donde el tribunal por razones de seguridad trasladó el juicio de Taylor – han tratado de demostrar que el entonces presidente de Liberia dirigió el comercio ilegal de diamantes en la zona. La fuerza rebelde RUF y la junta militar AFRC recibieron armas de Taylor a cambio del suministro de diamantes que fueron extraídos con la ayuda de mano de obra esclava.

Según los fiscales tenía Taylor el más alto mando sobre RUF y AFRC, así como sobre fuerzas liberianas que participaron en la guerra.

El resultado no está del todo dado. Probablemente hubiese sido más fácil condenar a los líderes de los movimientos que se encontraban en el lugar en Sierra Leona que demostrar que Charles Taylor dirigió la guerra y ordenó  actos de violencia a distancia desde Liberia. Ha tomado a los jueces un año para llegar a un resultado, varios meses más de lo esperado.

Aquellos que sufrieron bajo la opresión de Taylor esperan por lo menos en una sentencia condenatoria. En tal caso le esperan muchos años en una prisión británica. [Han kan dömas för 100 000 krigsoffer –METRO]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*