Algas dan nueva energía

El interés en la energía de las algas crece en todo el mundo. El municipio de Trelleborg por primera vez ha comenzado la producción de biogás del alga que destruye las playas de la zona el verano.

tång2

En agosto puso Trelleborg en marcha su primera planta que convierte las algas costeras en biogás. El próximo año una planta mucho más grande estará en funcionamiento, que podrá recibir algas de la costa de Skåne y de paso dar cantidades de tanto combustible como electricidad.

El mercado está pidiendo a gritos más biogás, y en lo que se trata de acceso a materias primas para descomposición a gas ofrece el eutrofizado mar Báltico un recurso casi inagotable.

DN contaba ayer sobre los intentos de transformar la proliferación de algas tóxicas del Báltico en biogás. Pero en Trelleborg está el problema más cerca de tierra firme. En las playas poco profundas a lo largo de la costa de Skåne se engordan las algas, algas rojas de hilos finos, del agua rica en nutritientes del mar Báltico y destruye las playas y el ‘lugar de juego’ de los peces.

– Si no hacemos nada acerca de las playas, no se puede nadar. Entonces las algas son recogidas en grandes pilas que están ahí y se pudren, dice Stone Björk, gerente de asuntos ambientales del municipio.

En lugar de recoger las algas y volcarlas más adentro en el mar son ahora transportadas a la nueva planta de biogás. El resultado es biogás y un residuo que puede ser utilizado como fertilizante en la agricultura.

– De esta manera nos libramos de varios problemas medioambientales al mismo tiempo, dice Sten Björk.

Según investigadores de la Kungliga Tekniska högskolan, que sigue el proyecto es posible recoger 22.000 toneladas de algas sólo de las playas de Skåne. Allí son principalmente algas rojas de hijos finos las que se asientan en el agua poco profunda. Conviertas en biogás son el equivalente a la energía necesaria para propulsar 10.000 coches que conducen 15.000 kilómetros por año.

– Hay una gran demanda de sustratos de biogás. El problema es que los que producen el gas no pueden permitirse el lujo de pagar nada por la materia prima, pero eso puede rápidamente cambiar cuando los precios de la energía suban, dice Fredrik Gröndahl, investigador de la KTH.

En Trelleborg piensan en el municipio usar en el futuro la proliferación de algas en aguas abiertas en la planta de biogás del municipio.

– Hacemos esto porque queremos tener playas limpias y una costa limpia para poder bañarse en verano. Pero lo más divertido de todo es que económicamente va bien para nosotros (sin pérdidas). [dn.se]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*