Por eso hará un frío que pela otra vez

Récord de escalofrío

Lee esto con cuidado: Oscilación del Atlántico Norte (NAO) negativa

gfx.aftonbladet-cdn.se/multimedia/archive/01341/vadergrafiken_1341308w.jpg

Es meteorológico. Significa invierno frío que pela.

– La oscilación empezó a caer a mediados de noviembre. Ahora se encuentra en puntuaciones realmente bajas, dice el meteorólogo estatal Åke Johansson del Instituto de Hydrología y Meteorología de Suecia, SMHI.

  • Algunos recordarán los inviernos de frío récord de la década de 1960.
  • Muchos recuerdan los duros inviernos a mediados de los 80.
  • Y ninguno de nosotros ha olvidado el completo caos de nieve del año pasado.

Tienen una cosa en común: una negativa oscilación noratlántica. Un índice NAO negativo que dio vía libre para los vientos rusos y árticos sobre Suecia.

– Significa que el viento del Oeste sobre Europa se debilita. Incluso puede ser que tengamos vientos del este o vientos del norte, como tenemos ahora. Y entonces obtenemos realmente aire frío del Ártico o de Rusia, dice Åke Johansson.

La relación entre el tiempo del invierno sueco y el índice NAO es clara.

El frío período récord de largo del año pasado – con grados negativos desde el día de Santa Lucía (13 de diciembre) hasta mediados de marzo – fue causado por un índice NAO bajo-récord, el promedio más bajo de temporada jamás medido.

Del mismo modo, se trataba de un índice NAO positivo durante los muchos inviernos suaves en la década de 1990 y principios del 2000.

– Si nos fijamos en los promedios estacionales, han sido negativos en poco más de un año. Hasta mediados de noviembre era alrededor de lo normal. Pero a mediados de noviembre el índice comenzó a descender y ahora está muy por debajo de lo normal, dice Åke Johansson.

Esto no es algo que cambia día a día. Se trata de sistemas de tiempo enormes donde el cambio de presión de aire va lento. Hay muchos indicios de que el frío ruso se quedará aquí y que el invierno de este año vaya a ser largo y frío.

– Si nos fijamos en los promedios estacionales, ha sido negativo en un poco más de un año. Pero eso no quiere decir que necesite persistir durante todo el invierno.

Estas corrientes pueden muy bien descomponerse y tenemos vientos del oeste, dice Åke Johansson.  [aftonbladet.se/nyheter/article8200846.ab]

La oscilación noratlántica podría marcar el invierno en Europa 

El clima y el suministro de energía renovable en buena parte del oeste de Europa podrían verse afectados este invierno por la Oscilación del Atlántico Norte (NAO), un fenómeno que puede ejercer un poderosa influencia en la temperatura y las precipitaciones.Los meteorólogos dicen que una NAO negativa habitualmente apunta a inviernos más fríos, menos ventosos y más secos en el norte de Europa y más húmedos y ventosos en la Península Ibérica e Italia ya que los vientos del oeste del Atlántico se ven empujados hacia el sur.

La NAO ha sido negativa desde la llegada del otoño, apuntando a una posible repetición del invierno pasado, cuando el uso de la energía eólica e hidroeléctrica aplacó la demanda de gas en España, alentó el uso de gas en Reino Unido y la menor capacidad eólica alemana elevó la demanda de combustible fósil.

‘Estamos en medio de la banda más larga de la NAO negativa de que se tiene registro’, dijo Todd Crawford, jefe de meteorología en los Servicios del Clima Internacionales (WSI, por sus siglas en inglés).

‘En la fase negativa, la NAO lleva consigo inviernos más fríos en Reino Unido y buena parte del continente, mientras que el principal tramo de tormentas se desplaza hacia el sur de Europa’, añadió.

Crawford, que está especializado en las previsiones a largo plazo para la industria energética, dijo que una NAO negativa podría significar un invierno más seco en Escandinavia – país que depende mucho de la energía hidroeléctrica – y un clima más tranquilo en Alemania, que tiene la mayor capacidad eólica de Europa.

RÉCORD

El invierno pasado, la NAO tuvo el valor negativo más fuerte desde que comenzaron los registros hace casi 190 años, y Reino Unido tuvo uno de sus inviernos más fríos desde 1978, pese a la tendencia general más cálida en las últimas décadas, lo que llevó la demanda de gas a récords históricos a principios de 2010.

Habitualmente frío, un clima menos ventoso en el norte de Europa llevó consigo también que las plantas eólicas alemanas produjeran muy por debajo de su capacidad, según la asociación de energía eólica alemana.

Mientras, la producción de energía eólica en España alcanzó récords ante las abundantes tormentas que llenaron los embalses, forzando a los operadores a hacer funcionar las plantas hidroeléctricas y cerrar las plantas de gas y carbón para impedir la saturación del sistema.

Aunque los meteorólogos tienden a estar de acuerdo en el probable impacto del fenómeno en el clima, predecir sus altibajos es delicado. Apostar fuertemente por ello podría ser arriesgado.

‘Es un tramo muy largo de NAO negativa, pero la NAO es un elemento caótico fuerte, por lo que puede ser prematuro ponerse demasiado frenético’, dijo Andrew Watson, profesor de la Escuela de Ciencias Medioambientales en la Universidad de East Anglia.

‘No sabemos si puede cambiar repentinamente a una fase positiva y quedarse ahí’. [noticias.terra.es/…/la-oscilacion-noratlantica-podria-marcar-el-invierno-en-europa]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*