KLM inicia vuelos al espacio!

 ‘Lanzará’ a los turistas desde una isla del Caribe – a mitad de precio

lynx_suborbital_ascent

La lucha por los turistas espaciales se endurece cada vez más.

Richard Branson y su Virgin Galactic ya tienen ahora un rival en forma de la compañía aérea holandesa KLM.

En enero de 2014, ‘lanzará’ la compañía a su primer turista espacial desde Curaçao en el mar del Caribe.

Hay una amplia cooperación detrás de la apuesta espacial de KLM. Dos emprendedores holandeses en la popular isla de vacaciones Curaçao dirigen la empresa Space Experience Curaçao, que a su vez ordenó el avión espacial dos-asientos Lynx rocketplane de XCOR Aerospace de Mojave, California.

Los planes de KLM se diferencian mucho de los de Virgin Galactic, tanto en términos de tipo de aeronave como de precio de billete.

Space-Flight_Profile

El Lynx de KLM es un dos-plazas, con espacio sólo para el piloto y un pasajero. El avión espacial de Virgin Galactic cuenta con 8 asientos para 6 pasajeros y 2 pilotos. Pero a pesar de la exclusividad de estar solo con el piloto, el precio de un viaje espacial será mucho más barato con la KLM – $ 95.000. Con Virgin Galactic es la etiqueta de precio $ 200.000.

KLM cree que tiene una ventaja adicional sobre su competidor con sede en Londres. Que los lanzamientos vayan a llevarse a a cabo desde Curaçao hace que la compañía pueda ofrecer un paquete de vacaciones atado con un viaje al espacio a los turistas espaciales.

La base de lanzamiento de Virgin Galactic en Nuevo México, EE.UU., no es destino de vacaciones igual de atractivo.

Los pedidos a KLM ya han comenzado a llegar, pero hasta ahora sólo unos pocos viajeros potenciales se han registrado. En Virgin Galactic es la cola ya larga. 300 personas se han inscrito, lo que significa que la empresa ya ha cobrado alrededor de 350 millones de coronas ( ~ un cero menos para euros) en pagos por adelantado.

Lo único en común para las empresas competidoras es y será la experiencia para los pasajeros, es decir, los turistas espaciales. [aftonbladet.se/resa/article8203122.ab]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*