Alain Robert, el señor de los rascacielos

alain-robert-1

Contracorriente: Alain Robert, el señor de los rascacielos

El francés, famoso por escalar edificios solo con sus manos y pies, amenaza ahora con escalar el Burj Khalifa, el edificio más alto del mundo, con 828 metros de altura, recién inaugurado en el emirato de Dubái.

Alain Robert no tiene límites. Los sueños de grandeza de este francés se traducen en llegar a la cima de los edificios más altos del mundo escalando sus paredes y ventanas sin ningún otro tipo de ayuda que sus manos, pies y un poco de talco contra el sudor, el mismo que utilizará para cumplir su próximo reto. Y es que este escalador de 47 años tiene como meta ahora trepar el recién inaugurado Burj Khalifa, el rascacielos más alto del planeta, con 164 pisos y 828 metros de altura, que se levanta en Dubái. Una tarea a la que ya nos tiene acostumbrados pues ya ha conquistado a los antecesores de este edificio.

La última vez fue en setiembre del 2009, cuando coronó las torres Petronas de Kuala Lumpur (Malasia). El temerario deportista, también conocido como “El hombre araña francés”, solo tardó 45 minutos para subir los 88 pisos (452 metros), proeza que no pudo completar en dos ocasiones anteriores porque fue detenido. En este tercer intento tampoco pudo escapar de la ley, fue arrestado luego de bajar del edificio. La osadía le costó una multa de 400 euros.

Cinco años antes, en diciembre del 2004, Robert también logró dominar al Taipéi 101, en Taiwán, el edificio que le quitó a las Petronas el primer lugar como la torre más alta del planeta. Aunque en esta ocasión, Robert escaló en casi cuatro horas el edificio de 101 pisos (508 metros) con ayuda de sogas, en buena parte del ascenso, y solo con las manos y los pies en otros tramos. “Todos me conocen por escalar sin aparejos de seguridad, pero esta vez fue diferente”, precisó, debido a que los propietarios del edificio le habían pedido que usara sogas, lo que además fue necesario debido a que la lluvia hizo que las ventanas estuvieran resbaladizas. El arriesgado trepador aseguró que volverá a escalar el mismo edificio sin utilizar sogas.

alain%20robert

El arresto que sufrió en Malasia no fue el primero. Su peculiar forma de ganarse la vida como un audaz acto publicitario, lo ha llevado a comisarías de varias ciudades del mundo por varios cargos como el de atentar contra su vida y la de los demás, transgresión de la propiedad privada o exhibir conducta impropia. En junio del año pasado, fue detenido por ascender la sede del Royal Bank of Scotland, un edificio de 41 pisos ubicado en Sidney, Australia.

Este recurrente problema con la ley no lo amilana. Él lo toma con un poco de humor. En 1999, en la cima de la torre Sears de Chicago (que también llegó a ser la más alta del mundo) le dijo al policía que se disponía a detenerlo que estaba aburrido de las atracciones turísticas tradicionales y solo estaba tratando de obtener una visión más interesante de la ciudad.

En abril de 1998 intentó subir a un edificio de 46 pisos en Filadelfia. Sin embargo, cuando se encontraba a dos pisos de su meta, el largo brazo de la ley salió desde un balcón y lo llevó a la comisaría. “Lo hago porque me gustan las cosas altas y difíciles. Es un placer para mí”, dijo después.

A Alain le nació la afición desde pequeño. Pese a la negativa de sus padres, aprendió todo sobre la escalada. Cuando tenía 12 años, olvidó las llaves del departamento donde vivía, ubicado en el octavo piso de un edificio en Francia. Como uno puede suponer, Robert ingresó al lugar trepando. Fue así que supo que estaba para mayores retos. Desde entonces ha remontado más de 100 edificios, entre ellos algunos de los más emblemáticos del mundo como el Empire State de Nueva York.

Sobre la peligrosa afición de Robert, el psicólogo Pedro Morales Paiva, del Centro de Psicoterapia Psicoanalítica de Lima, opina que muchas veces, cuando uno enfrenta peligros, en el fondo existe un gusto por ello. “Le gusta lo que lo amenaza, lo que teme, y él teme morir por algo (como escalar sin seguridad) que pueda superarlo en una situación peligrosa”, dijo. […] [Por: Henry López/www.elcomercio.com.pe/Contracorriente: Alain Robert, el señor de los rascacielos]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*