The Better Angels of Our Nature: Why Violence Has Declined

No asesinar y torturar, nuevo para el hombre

Ahora mismo visita uno de los pensadores más importantes de nuestro tiempo Suecia. Steven Pinker, psicólogo y neurocientífico estadounidense con pelo largo rizado, ha mostrado cómo nuestro cerebro funciona y cómo arroja luz sobre cómo pensamos y nos comportamos. Su último libro, The Better Angels of Our Nature: Why Violence Has Declined, es de lo más emocionante que yo he leído, además con una refrescante, sorprendente tesis que casi nadie cree.

Cuando a diario oímos hablar de actos de violencia cruel, implacables guerras y despiadados actos de terrorismo, es fácil creer que el mundo nunca ha sido más violento. Según Pinker es a la inversa. Sobre la base de una enorme cantidad de investigación describe él en 800 páginas que el riesgo de ser expuesto a asesinato y guerra es menor que nunca. El mundo nunca ha sido más pacífico. Es sólo que tenemos una memoria corta.

Carl Fredrik Reuterswärd sculpture ;Non Violence 1985 Malmö, Sweden

¿Sabías tú que el conflicto más sangriento de todos los tiempos fue probablemente una guerra civil de ocho años de duración en China en el 700, que mató alrededor de una sexta parte de la población mundial de entonces? Las invasiones de los mongoles cosecharon en 1200 cuarenta millones de víctimas. Durante la guerra de los treinta años 1618-1648, en la que Suecia tomó parte, murió un tercio de la población de Alemania.

Tenemos una imagen romántica del pasado, pero Pinker muestra que casi todas las culturas se dedicaban a guerras de conquistas y esclavitud, quemaban brujas y sacrificaban niños a los dioses.

Los hombres podían exponer a sus mujeres a cualquier tipo de abusos. Antes de que el ser humano se volviera sedentario éramos aún más violentos. La gente en grupos cazadores/recolectores comunes moría a causa de la violencia en una frecuencia equivalente a la guerras mundiales del siglo XX.

Durante la época medieval era el riesgo de ser asesinado 30 veces mayor que en la actualidad. Los hombres se acuchillaban unos a otros sobre las mesas de la comida por un insulto. El público aplaudía y se reía cuando delincuentes y animales eran torturados bajo formas rituales en las plazas de las ciudades. Durante 1400 -, 1500 – y 1600, estallaba una nueva guerra en Europa cada tres años.

StevenPinker

¿No hizo la iglesia algo entonces? Claro, la iglesia debatía sobre qué nuevos, eficaces instrumentos de tortura podrían desarrollar para torturar a las minorías religiosas.

Según Pinker fueron varios factores los que redujeron la violencia. Estados se hicieron cargo de la administración de justicia, por lo que adquirieron el control de la venganza privada que acostumbraba a incrementar la violencia. La democratización dio a su vez a la gente control sobre el estado, de forma que este suavizara la represión. El comercio hizo que comprendiéramos que extraños pudiesen ser socios y gracias a la imprenta y la alfabetización, hemos aprendido a ver las cosas desde la perspectiva de otros y sufrir con ellos.

Se llevan a cabo por supuesto terribles atrocidades en nuestro mundo. Pero hoy se condena unísonamente y cuando encontramos a los autores podemos también reconocer para ellos ciertos derechos. Nos abstenemos de torturarlos o matarlos. Steven Pinker nos enseña que es algo completamente nuevo en la historia de la humanidad. [Att inte mörda och tortera nytt för människan – Metro]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*