Año 2012 – Y somos juzgadas y criticadas

Totalmente enfermizo lo pequeña que eres

Hay diferentes tipos de derechos humanos. Uno que no está en la Constitución es el derecho de revisar el cuerpo de las mujeres.

«Tú eres tan pequeña en la vida real» he tenido que oír infinidad de veces en mi vida de gente que me ha visto en la televisión con grandes expectativas. O porque simplemente he tomado más espacio de lo que debería.

El año es 2012 y todavía es el exterior de una mujer algo que se puede condenar, juzgar y criticar. Expresiones públicas que hacen el acoso en el patio de la escuela parecer como vacaciones.

Mujeres son revisadas como si nosotras a diario desfiláramos por una pasarela/catwalk colectiva en «Swedish Topmodels» o «Biggest looser».

Echarle la culpa a la tv es simplificar del todo el asunto. La TV sólo se aprovecha de una antigua tradición en la que las mujeres eran obligadas a atarse los pies, cubrirse el pelo o hacinarse en los corsés para mantener la medida.

En el Festival de la Canción de Eurovisión (selección sueca/Melodifestivalen) alzó una lírica chavala un brazo en señal de victoria. La cámara pasó a lo largo de la chavala y al día siguiente fue a parar su sobaco peludo en boca de todos. Tan natural y tan repugnante para miles de personas que la acosaron para el pelo tabú del cuerpo. Porque se supone que debemos ser lisas como el culito de un bebé.

 sobaco peludo 2 sobaco peludo que captó la cámara de TV

Según una fuente incierta bombeó la empresa productora de las maquinillas de afeitar marca Gillette millones de dólares en la industria del porno en los años 80. Unas décadas más tarde es el crecimiento de pelo «embarazoso» la cosa más vergonzosa que podemos producir.

En el ‘afterparty’ del Melodifestivalen (selección sueca para el Festival de la Canción de Eurovisión) me dice un desconocido: «Es una locura lo pequeña que eres. Ahora eres guapa, pero cuando yo te vi la otra semana en la ciudad me quedé en estado de ‘shock’. Tú aparentabas tan pequeña y horriblente fea allí donde ibas en alguna cazadora fea y pantalones anchos (‘tipo saco’)(de esos que llevan los jóvenes que parece que el culo llega a la altura de las rodillas). Se lo conté a todos.»

«Tal vez yo estaba deprimida», me excusé yo presionada en mis zapatos de tacón alto. «Yo no acostumbro ir maquillada en la vida cotidiana», intenté yo, pero él insistía.

Me fui. Pero la sensación no pasó. Se quedó atascada como en un tatuaje en el corazón. Yo que aún así estoy acostumbrada con lo peor. Maldita sea que no me atreví a responderle. Entregarle un espejo que muestra que él no hace directamente el mundo más hermoso. Él que es tan grande que necesita su propia dirección postal.

Para olvidar reviso la prensa sensacionalista. «Ha llegado la primavera – adelgaza/desquítate de la grasa de invierno», dice en todas partes. Nada acerca de cómo se puede crecer unos centímetros. Lo último que leo es que las que peor se sienten en el país (Suecia) son las chavalas adolescentes. [”Helt sjukt vad liten du är” – Metro]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*