México – Vuelta al país

Cada vez más suecos viajan a México. A los baños y bares de Playa del Carmen. A las ballenas de la península de Baja California. Al caos en la Ciudad de México. Y a las ruinas de los templos de la época dorada de la cultura maya. Por encima o por debajo de la superficie. Con o sin tequila en el vaso.

En la plaza principal ondula una enorme bandera mexicana. A eso de las seis marchan una gran cantidad de soldados a un ruido cacofónico, como si tres orquestas militares tocaran a ponerse al día después de una gran borrachera. Soldados tensos marchan, apergaminados civiles mexicanos hacen honor con la mano contra sus pechos. Para un extraño se convierte en algo paródico, pero para ellos es muy serio. Excepto tal vez para los chavales a la vuelta de la esquina que juegan con una pelota contra la pared del palacio presidencial. Alrededor de todo rugen un montón de escarabajos VW verdes disfrazados de taxis. Algún que otro taxi de bicicleta cascabelea también de paso. Acabo de aterrizar en Ciudad de México y las impresiones son muy fuertes.

Zócalo

México es un país grande. Un país rico con todo, desde desierto a densa selva, arrecifes de coral y montañas. Pero también un país pobre con zonas en las que pueblos indígenas marginados y desesperados a veces toman las armas. Un viaje a través de esta vasta república da la posibilidad de encuentros interesantes – algunos predecibles, otros totalmente inesperados. Como cuando me cuelo en la cantina Los Portales de Tlaquepaque en Ciudad de México. El jukebox entretiene con música de banda sentimental y yo me siento en una mesa vacía junto a un grupo de gente animado. Tres chavales y una chavala beben tequila, o bien, uno de los hombres de hecho se ha ‘desmayado’ sentado. Pronto empezamos a hablar en una mezcla divertida de español e inglés con un poco de francés. Los chavales trabajan con teléfonos móviles y pronto se ofrecen a instalar software pirata en mi teléfono que hace que funcione en todas las redes. El tequila va dando vueltas y la chavala Claudia se muestra que puede beber ingentes cantidades de alcohol sin parpadear. Cuando nos separamos todos somos amigos.

Otro tipo completamente diferente de encuentro, pero no menos estimulante, se lleva a cabo en las grandes profundas lagunas de la península de la costa oeste de Baja California. Con coche alquilado conduzco las cinco horas desde el cabo sureño San Lucas hasta Puerto San Carlos en Bahía de Magdalena. Me engancho en un pequeño viaje de grupo del hotel Solmar en Cabo San Lucas que tienen barcos y guías preparados.

Lo primero que vemos cuando salimos fuera es un escalofrío de peces. Delfines y leones marinos, pelícanos, cormoranes y aves fragata – juntos hacen que el agua hierva en torno a un enjambre de peces lamentable que ha sido nombrado buffet nadador. Más lejos, aparecen los primeros soplos de ballenas (nubes de condensación de su respiración). Así llegamos más cerca y más ballenas grises se hacen videntes. Una hembra adulta con una cría pequeña pasa nadando. Otras ‘bucean’ para arriba, respiran y luego desaparecen elegantemente en las profundidades. Lo último que se ve es la poderosa cola.

En varias ocasiones vienen curiosas ballenas hasta el barco. Se detienen bajo la superficie, nos echan una mirada y levantan la nariz muy lentamente sobre la superficie. A veces se frotan contra las quillas del barco (la piel está cubierta de parásitos) y muchas veces miran arriba tan cerca que podemos tocarlas. Wow! Algunas aprovechan la oportunidad para ducharnos con su aire de aliento. Todo el mundo en el barco incluyendo la guía están entusiasmados como niños pequeños.

Pero hay tanto más que bares y observación de ballenas. Encuentros con restos de antiguas culturas permiten a los pensamientos vagar a través del tiempo y el espacio. Picantes sorpresas culinarias hacen reír a los comensales comprensivamente. Almas cansadas reciben masaje refrescante de las olas del Pacífico. Y la imaginación cobra vida de extrañas vías de agua subterráneas. Para aquel que viaja con una mente abierta invita la ‘mesa de bocadillos mexicana’ (mexikanska smörgåsbordet) a gran variedad de sorpresas. Aquí encontrarás algunas de ellas:

mexico-city-11
Ciudad de México – metrópolis que sorprende
Mete 20 millones de personas en un valle a 2200 metros de altitud. Añade un número infinito de bocinas conectadas a coches y decora con una gruesa capa de smog. El resultado es una metrópoli ruidosa, sucia y densa. Que sorprende con edificios hermosos y curiosa gente. Obviamente, la oferta cultural y de ocio es enorme. Y gíresen como se giren los planes de viaje va uno a parar tarde o temprano en la capital si más que una parte de México está en el menú. O sea que ¿por qué no disfrutar de la visita, en lugar de aterrarse?
El corazón de la ciudad es la Plaza de la Constitución que es conocida con el nombre de Zócalo. A lo largo de un lado se encuentra el Palacio Nacional, el palacio presidencial con impresionantes murales de Diego Riviera que narran la historia de México. No te pierdas este tesoro de arte que además es gratuito.
Vete luego de buena gana al Museo Frida Kahlo, también llamado La Casa Azul, y disfruta de sus hermosos y emocionales cuadros. Mi favorito es el autorretrato donde una desnuda y torturada Frida expone su rota columna vertebral en forma de una columna rota (ella tenía graves problemas de espalda). Frida y Diego vivieron en una relación de por vida y muy tormentosa, donde el dolor, la creatividad y la pasión (no siempre del uno al otro) se mezclaban en un potente potingue.
Date un paseo alrededor de las ricas y hermosas manzanas cerca de la Casa Azul y disfruta de la tranquilidad. En la intersección de la Avenida Michoacán y Atlixco se encuentran por ejemplo, un par de cafés acogedores y muy cerca un animado mercado.
Otro museo que vale la pena visitar es el Museo Antropológico que alberga una rica colección de reliquias de las diversas herencias culturales mexicanas. Para mí me hizo la mayor impresión los hallazgos de la tumba de Pakal (ver Palenque).
Mientras que estás en estos barrios, puede merecer la pena mirar en el Museo de Arte Moderno, que tiene una excelente colección permanente y exposiciones temporales.
Si tienes tiempo, puede ser una opción una excursión de un día aTeotihuacan, la ciudad de los dioses. La calle principal está llena de filas de templos. Pero, sin duda, las principales atracciones son las dos pirámides – la pirámide del Sol (que es la tercera mayor del mundo) y la Pirámide de la Luna un poco más limpia y hermosa. Pero cuidado, a medio día, la zona es pura sartén. Vete mejor más tarde y disfruta de la belleza de la luz, o temprano por la mañana con temperaturas más bajas.
cabo-san-lucas-beaches
Cabo San Lucas – sol, arena y alcohol
El extremo sur de la larga península de Baja California siempre es como unas Islas Canarias estadounidense, completa con Dunkin Donut, Burger King y concesionarios de Harley Davidson. Aquí disfrutan parejas mayores de Wisconsin de una semana de sol y mar, mientras que añadas más jóvenes festejan a lo grande en bares con nombres como Gigglin Marlin, El Squid Roe y Stop Light.
Para variar van la mitad de los hombres a pescar marlin y dorado, mientras que las damas van de compras a las muchas tiendas. Cabo, como muchos lo llaman, es una variante de lujo de las Islas Canarias con hoteles ostentosos y restaurantes aún más ostentosos, por lo menos alrededor del puerto, donde se encuentran todos los turistas. Por supuesto se trata aún así básicamente de sol, arena y alcohol. Además es todo por lo menos el doble de caro como, por ejemplo en México City (Ciudad de México). Pero si vas a sólo unas manzanas más allá de la fachadas encuentras el México normal con caminos de tierra polvorienta entre simples casas. Los contrastes son notables.
Lo que hace que este lugar es especial son los regalos de la naturaleza. Sube a bordo del estable bote de goma de Cabo Expeditions. Objetivo: dos horas de búsqueda de las ballenas migratorias.
En el camino nos detenemos en los acantilados fotogénicos que forman la frontera entre el Pacífico y el Mar de Cortés, y que es la punta sur absoluta de Baja California. En el arco de piedra que está en todas las postales hay un pelícano y aparenta suave.
baja-vacation-map mar de cortés
Así pues se pone el conductor José y su invitado Marco en marcha al Pacífico. Tan pronto como damos la vuelta al istmo se sirve una majestuosa vista: dos ballenas jorobadas adultas se inmergen perfectamente sincronizadas con las aletas de la cola por encima de la superficie del agua. Oohh, decimos todos, cinco estadounidenses y yo.
Luego sigue una orgía de ballenas jorobadas bien maduras que saltan arriba, soplan y se sumergen de nuevo. Todo va rápido y las olas son altas, así que es algo frustrante para fotografiar. Pero, como dicen los ‘americanos’ (estadounidenses), it’s awesome/es impresionante. Como un esencia extra pasa un delfín y un par de peces rayas saltan alto del agua y vuelcan como un aplanado saltador de natación. También podemos escuchar la rara pero hermosa canción de las ballenas por medio del micrófono bajo el agua.
Diez ballenas más tarde estamos en el camino hacia el puerto y he decidido ya ir de viaje otra vez al día siguiente. El hombre a mi lado admite que él va a un par de estos viajes cada año. Me pone verde de envidia. También aprovecha para señalar la casa gigante de Bill Gates (con vistas al mar y a las ballenas) y dice que Madonna, Stallone y un montón de otras celebridades han comprado cada uno sus “casitas de verano” en el acantilado sur.
El día siguiente buceamos alrededor de Lands End (punta extrema del acantilado) y Pelican Rock (en el camino hacia la punta). Un león marino curioso nos saludó de inmediato la bienvenida cuando vamos abajo de la superficie. Aparentemente sin mover una aleta ruge de paso un gran macho varias veces y nos inspecciona. Es su deber proteger a la colonia, algo que se hace evidente durante la próxima inmersión cuando vemos a un macho decididamente alejar a un tiburón de arrecife de punta blanca macho (Triaenodon obesus). Hay un montón de peces en el agua, aunque esté más vacío de corales. Peces erizos y peces cirujanos nadan en grandes manadas mientras que lubinas y peces escorpión se esconden. No se debe venir aquí específicamente por el buceo, aunque si aún así estás aquí, no deberás perdértelo. 
oaxaca-1
Oaxaca – vida tranquila en las montañas
Arriba en las montañas en el suroeste de México está la encantadora ciudad de Oaxaca (se pronuncia oachákka). Con sólo 250 000 habitantes y un clima fresco es la antigua ciudad colonial un cambio agradable a la locura la Ciudad de México. Date un paseo por las hermosas casas de piedra, visita el bullicioso mercado, o por qué no probar el cacao local? Es un poco como una clásica tostaduría de café, se pueden elegir diferentes mezclas de granos de cacao y especias como canela, almendras y azúcar. Todo se muele después dos veces hasta que queda una masa viscosa. Luego se hace bebida de chocolate de ello. Uuh qué rico!
Otra famosa bebida de Oaxaca es la hermana gemela del tequila, el Mezcal. Alrededor de la ciudad se cultiva un tipo especial de cactus que luego se cuece a alcohol. Dependiendo de cómo las hojas se hayan cosechado y se haya purificado el licor, se puede conseguir todo desde aguardiente bruto a una copa pequeña perfectamente aceptable. El gusano de las botellas de mezcal sirve únicamente para aportar una característica específica a un cierto tipo de mezcal.  Debe ser de una determinada especie que vive justo en ese tipo de cactus, y se dice que proporcionan nutrición y sabor a la bebida. Para los amantes del azúcar hay variantes de licor con sabor a cacao, coco, café o refrescos de cola. Es posible caminar alrededor y probar en las muchas tiendas, al menos por un tiempo …
No es sólo en el alcohol que se tienen insectos aquí, saltamontes fritos de variados tamaños es un viable accesorio de cóctels en la zona. Yo prefiero la excelente cocina local, con sus muchas salsas, llamadas moles. Prueba por ejemplo el mole negro que es una rica mezcla de entre otros diferentes chiles: “chilhuacle negro”, “mulato”, “pasilla”, que contribuyen a su coloración, así como hojas de aguacate tostadas, cacahuates, nueces, cebollas, semillas de anís, chocolate, etc..
Situado en una colina fuera de la ciudad está la ciudad del templo de Monte Albán. Con vistas panorámicas de millas en todas direcciones, es un hermoso lugar para relajarse y dejar que los pensamientos vaguen, especialmente al atardecer cuando el sol está bajo. El restaurante del pequeño museo tiene una terraza agradable al aire libre y cerveza fría.
Casi todos los días de la semana hay mercado en uno de los pueblos de los alrededores de la ciudad. Salgo un domingo y entonces esel objetivo. En un agradable laberinto de puestos del mercado venden de todo, desde pavos a lechones. Alfombras y muebles están en una esquina, fruta y saltamontes en otra. Aquí y allá, ruedan chavales alrededor con carretillas con miel y panales enteros. Confundido por la cantidad de gente compro yo sólo un plato de piña fresca y melón, pero estaba por otro lado excelente.  
zipolite
Playa Zipolite – relajación en mar salvaje
El ruido de las olas me lleva a la profundidad de los sueños. A través de la mosquitera brilla el mar verde. Una mujer desnuda lleva a cabo ejercicios de tai-chi en la orilla del mar. Esta es la playa de Zipolite. Famosa, salvaje y hermosa. Lo salvaje representa el mar, que ruge las veinticuatro horas del día con una fuerza tremenda para las delicias de los surfistas y el horror de los nadadores. Los pelícanos parecen tomarlo con calma.
CafeMayaZipolite
Paz y tranquilidad caracterizan también a la playa en general, especialmente la parte más bonita lo más lejos al oeste. Aquí estoy yo tumbado en una hamaca y escribo, colgando sobre la pequeña terraza de mi bungalow en la playa de El Alquimista. Al lado está Lo Cósmico, donde ‘chozas’ algo más sencillas subir la empinada cuesta. Al otro lado y más arriba está ubicado un lugar de yoga de influencia hippie. Pero es es ‘el alquimista’ que es la perla, con su ubicación justo en la playa entre las rocas de delimitación. La ubicación apartada sin duda ha ayudado a muchos bañistas a tomar el sol en traje de Adán, pero los que prefieren los trajes de baño son bienvenidos por igual. Aquí son las palabras lema paz y relajación.
zipolite_1
Por la noche se reúne la gente bajo la luz de antorchas en el restaurante directamente en la playa. Con los pies enterrados en la arena es bueno con una cerveza fría Bohemia y uno de los muchos buenos y llenos platos de comida. Algunos se sientan en los columpios a lo largo de la barra. Otros cenan bajo el cielo brillante. Las olas rugen a unos diez metros de distancia. 
No hay mucho que hacer aquí, aparte de tomar sol, nadar y socializarse. Pero ese es el punto. Se pueden alquilar tablas de surf y body boards, y se pueden tomar viajes de snorkeling y observar a tortugas marinas. Vienen a las largas playas para poner sus huevos, como lo han hecho a lo largo de la historia. En el pasado hubo una masacre generalizada de los grandes en tierra lentos animales, pero afortunadamente se prohibió en 1990. Ahora hay un centro de tortugas en la playa vecina de Manzune donde se puede aprender más acerca de los amigos de las tortugas y ver las diferentes especies en el acuario.
Palenque_temple_1
Palenque – templos, selvas y vistas
En Palenque no hay ningún mar que te mece, pero sí la sinfonía de la exuberante selva. Cigarras insertan los tonos base, lagartijas y pájaros ponen las canciones y monos sorprenden con sus aullidos. La atracción principal en la zona son las ruinas de una magnífica ciudad construida por los mayas.
Me meto a escondidas en la madrugada antes de la hora de apertura, con la esperanza de captar la luz dorada de la mañana. El fresco de la noche  cuelga todavía entre los árboles y los pájaros acaban de afinar su saludo matutino. Un corriente de agua serpentea entre las rocas y raíces de los árboles, salpiquea y gorjea gratamente. Olores de vida y putrefacción se mezclan en el viento. Cuando llego se abre una visión mágica entre las copas de los árboles. Trozos de niebla suave de algodón barren en una llanura que sólo se revela por altos árboles ocasionales. Aves de publicidad Guinness (pájaros pekan) (?) (querrá decir pelícanos) vuelan entre los altos árboles, el pico característico y colorido es casi tan grande como el pájaro mismo. Todo está pintado con el caliente pincel de oro del sol de la mañana. Es tan hermoso que duele. Tal vez fue la misma sensación que hizo a los primeros pobladores a establecerse aquí hace casi 2000 años. (zona arqueológica de Palenque)
La ciudad fue cuando más poderosa durante un período en los años 600, cuando el rey Pacal el Grande reinaba. Pacal construyó los templos más bellos y el mejor de todo es su propia tumba, ahora conocido como el Templo de las Inscripciones. Elegante y autocrático se levanta el edificio en forma de pirámide de ocho escalones a 23 metros de altura en el follaje de la selva. Arriba del todo hay un edificio de templo que se alcanza a través de una amplia escalera de piedra. La vista desde aquí es fenomenal. El propio templo alberga la segunda inscripción más larga del mundo Maya, una historia de la ascendencia de Pakal desde diez generaciones atrás.
Después del tiempo récord en el poder de Pakal (68 años) tomó el trono su hijo mayor Chan Bahlum. Bahlum terminó el templo en la cima de la pirámide de Pakal y también construyó el llamado conjunto de las cruces, formado por cuatro templos simétricamente emplazados al otro lado del arroyo en el centro de la ciudad. Aquí estoy yo sentado en silencio y disfruto de la vista – templos atemporales que se elevan desde la selva verde, la llanura se vislumbra en la bruma solar abajo.
Microbuses llevan a los turistas ‘cansados ​​de piedra’ a arroyos  de color verde esmeralda, donde cascada tras cascada hacen a la corriente espumar. En el agua más tranquila abajo se puede uno con ventaja refrescarse, y a lo largo del río se encuentran varios restaurantes cuando el hambre se hace sentir.


Playa del Carmen – destino charter en estilo clásico

¿Te sientes tentado por vibrante vida nocturna, playas bulliciosas y un montón de restaurantes y shopping? Entonces Playa del Carmen es algo para tí. Originalmente era un tranquilo pueblo de pescadores con un servicio de ferry a la isla de Cozumel, pero al ritmo que la metrópoli turística de Cancún se amplía y cada vez se llena más de turistas, los turistas charter se han pasado aquí.

P C 2

La vida en Playa gira en torno a dos arterias, la larga playa de arena blanca y la igualmente larga calle peatonal de la Quinta Avenida. A lo largo de la avenida encuentras cientos de tiendas de recuerdos, salones de piercing, bares y restaurantes, incluyendo todas las grandes cadenas de EE.UU.. Los propios estadounidenses también están aquí, al igual que los italianos, holandeses, alemanes y escandinavos. Este es un destino charter en estilo clásico, y es agradable así.

playacarmen1

La oferta de restaurantes es increíblemente grande con todas las orientaciones posibles. A lo largo de la calle peatonal hay muchos establecimientos elegantemente decorados con diferentes cocinas internacionales. Si te vas a unos bloques de la avenida y de la playa se hace el estilo más simple, la comida es más mexicana y los precios significativamente más bajos.

La vida de playa es agitada con un montón de actividades como el kitesurfing, windsurfing, motos acuáticas, y saltos de paracaidismo. Si prefieres simplemente sentarte y relajarte te recomiendo un paseo hacia el norte, más allá del largo muelle. Aquí es la playa más ancha y acogedora.

En el Mamita’s Lounge se pueden alquilar ‘camas celestiales’ en la playa, pero también camas de sol comunes con techos de sombra. Los DJs tocan ‘música-lounge’ y los jugadores de beachvolley se encargan del entretenimiento.

P C 5ta-avenida2 PC6

Cuando has tenido suficiente de la playa pasa bien una escursión. Toma el barco a Cozumel (se tarda una media hora) y alquila una moto. Conduce luego por tu cuenta y para allí donde te parezca interesante. No te olvides de la máscara y el snorkel, especialmente a lo largo de la costa oeste encuentras varios puntos de snorkel buenos. En el lado este hay mejores playas cuando quieras tomar el sol y nadar. No te pierdas el ‘cool’ bar reggae en el punto más meridional de la isla (Punta Sur) con sus acogedoras hamacas en la playa.

PC4

De regreso a Playa atrae la vida nocturna con su ritmo vibrante. El bar playero Blue Parrot parece ser el epicentro de la fiesta nocturna con agradables columpios a lo largo de la barra y una discoteca en la playa entre las palmeras.

B PARROT

blueparrot.com/

BLUE PARROT

Junto se encuentra aún otro ‘cool’ y popular reggaebar y al otro lado del Blue Parrot encuentras el lounge bar de moda Om. Por lo demás es sólo botanizarse entre la enorme oferta de bares. Cuidado sólo con todas las ofertas generosas de ‘Happy Hour’ de dos bebidas por el precio de una. A menudo han doblado primero el precio, por lo que pagas tanto o más que en otros lugares, pero bebes quizás el doble de lo planeado. 

tulum05

Tulum – la mejor playa

A una hora en coche dirección sur de Playa del Carmen está ubicado el ‘ultimo pozo de agua’ de la Riviera Maya que todavía no está totalmente explorado, Tulum. Ciertamente hay aquí hoteles y turistas, pero de alguna manera es más acogedor, más relajado y más mexicano (y definitivamente menos estadounidense). Los precios son también más bajos. La playa está entre las mejores a lo largo de la costa, especialmente la parte norte. Una amplia playa de arena blanca sombreada de palmeras. Que el templo maya al norte de Tulum sea visible desde la playa también contribuye a animar la cosa.

tulum_hotel_001u

Pero lo que hace Tulum único son los muy especial llamados cenotes, que se encuentran dispersos en la selva.

en-yucatan.com/

Los pueblos indígenas los tomaron como las puertas del inframundo y lanzaron ofrendas rituales a los dio

ses que se creía reinaban allí. Incluso hoy en día, sirven como entradas a un mundo subterráneo, pero ahora son los snorkelistas y turistas buceadores lo que se lanzan, y de forma voluntaria.

tulum

Todo son en realidad ríos subterráneos que se esparcen por cientos de kilómetros. A veces, el río fluye cerca de la superficie y donde el techo se ha derrumbado un cenote se ha formado. Es una sensación un tanto extraterrestre flotar en el agua clara como ginebra. El juego de luces de la abertura es fabuloso, y el efecto se ve reforzado por todas las estalactitas y estalagmitas.

Estate preparado para tener que pagar una pequeña cuota de entrada para el propietario, que a su vez mantiene las instalaciones. [vagabond.se/]

Diego Rivera

criscenzo.com/

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*