A virada contra corrupção – La escoba de Dilma Rousseff

La economía está en auge, pero por primera vez en la historia de Brasil, no son sólo los ricos los que se benefician. Chavalas jóvenes pueden optar por estudiar en lugar de trabajar como empleadas domésticas.

DILMA

Con Dilma Roussseff en el poder no está segura ya más ni siquiera la élite corrupta. Cuando pone manos a la escoba es aclamada por la juventud del país.

corrup

A lo largo de la calle comercial de Leblon, el barrio más exclusivo de Río de Janeiro, hay una tienda de ropa que se destaca entre los cafés modernos y boutiques de moda. La tienda no vende cosas de moda de lujo de São Paulo, Milán o Nueva York. Las prendas recuerdan más a la moda del siglo pasado en Londres. Los trajes de color azul claro tienen cuellos y mangas bordados. Algunos vestidos tienen delantales blancos bordados.

La tienda Uniformes Campos Balina vende uniformes de criadas (empleadas domésticas). Teniendo en cuenta lo bien que van las cosas para la economía brasileña, aquí debería estar lleno de clientes, nunca antes tantos han tenido medios para tener criada como ahora.

MANIFESTACAO PAULISTA

Pero algo ha sucedido. Por primera vez en la historia de Brasil no favorece la recuperación económica sólo a los ricos. Incluso los pobres lo tienen mejor. Y ha tenido consecuencias para el mercado de trabajo. Ya no es tan fácil de encontrar una mujer afrobrasileña que quiera tomar un trabajo como niñera o criada interna (que viva en el piso o casa de sus empleadores).

corrupción marcha neocansei

-Claro, hemos notado una diferencia. Se ha convertido cada vez más común contratar a una limpiadora en horario diurno en su lugar. Pocas aceptan el vivir en un cuarto de criada ahora y currar las veinticuatro horas del día, dice Mónica Campos, quien lleva la tienda Uniformes Campos Balina.

A lo largo de las paredes de la tienda se expone la moda clásica de ropas de criadas que no ha cambiado mucho en los últimos 100 años. El uniforme que más se ha desarrollado es el que las niñeras suelen utilizar.

-Tradicionalmente deberán ser pantalones blancos y una blusa blanca que no tenga escote. Tan neutral como sea posible para que el hombre en la familia no vaya a gustar de la chavala. Pero hoy en día también vendemos pantalones cortos blancos (shorts) y camisetas sin mangas a las niñeras. Puede aparentar un poco como ellas quieran.

cinelandia-rio-de-janeiro

El desarrollo económico, que en los días de Navidad hizo que Brasil adelantara al Reino Unido y es ahora la sexta economía más grande del mundo, hace que se ha vuelto cada vez más difícil encontrar a alguien que quiera currar como niñera o criada. Un tema frecuente de conversación entre la clase media en Río de Janeiro en las cenas de Año Nuevo fue si alguien conocía a una niñera o criada que estuviese libre.

Niñeras buenas se han convertido en un bien escaso. Hoy en día hay muchas otras oportunidades para las jóvenes de sustentarse. Más y más estudian y entran en las universidades, cuenta Mónica.

La demanda de empleadas domésticas y niñeras ha hecho subir los salarios. Anteriormente, era totalmente posible emplear una criada a tiempo completo (24 horas, interna) por un salario mínimo del equivalente a 2 000 coronas suecas al mes.

En Río de Janeiro, una de las ciudades más caras del mundo, no se llega muy lejos con ese sueldo. El alquiler mensual de una casucha de un dormitorio en una favela cuesta el equivalente a 5 000 coronas y luego fluye el desagüe abierto delante de la puerta. Por un piso normal de tres habitaciones es el alquiler el equivalente a 12.000 coronas suecas al mes.

Hoy en día tienes que pagar por lo menos tres salarios mínimos, si quieres tener una criada buena, dice Dulce, una mujer de mediana edad, que ha entrado en la tienda de ropas.

Ella va a comprar una nueva bata para su criada.

-Yo prefiero este modelo, dice, levantando una blusa a cuadros de color amarillo-blanco, con pantalones cortos (shorts) que hacen juego.

-No tiene mangas, por lo que es más fácil de limpiar las ventanas. Y luego tenemos los shorts (pantalones cortos). No es bueno con una falda si ella va a estar en una escalera, dice ella y se ríe.

¿Cree Dulce, que no quiere dar su apellido, que el auge brasileño hará que las criadas, que todavía siguen siendo el mayor grupo de profesionales de Brasil, desaparezcan?

-Los ricos ricos (ricos de verdad) probablemente tendrán criada, pero para la clase media se vuelve más difícil. Van a tener que acostumbrarse a hacer como la clase media en Europa. Contratar los servicios de niñera y limpieza cuando sea necesario. La vida de lujo de tener una criada interna en la casa se ha acabado, dice Dulce que ha vivido en Leblon durante toda su vida.

Cuando Dilma Rousseff entró como la presidenta de Brasil el año pasado hubo muchos que dudaron si sería capaz de mantener el curso que su predecesor Lula da Silva tuvo durante ocho años.

Hoy en día todo el mundo sabe la respuesta. Ella no sólo ha continuado desarrollando Brasil. Ella ha superado a su predecesor.

Claro, Lula da Silva hizo el trabajo pesado de convencer a la élite que todos se beneficiarán si las ventajas de la economía de Brasil se reparten mejor. Pero una cosa nunca hizo, encargarse de solucionar la corrupción generalizada. Para que la élite no pusiese palos en las ruedas, permitió que la corrupción fuese el lubricante de la máquina de cambio.

Dilma Rousseff no tiene la misma paciencia con que los ministros ordeñen dinero de sus respectivos ministerios y acepten sobornos para hacerse con contratos entre empresas privadas y el estado.

Dilma, como así sólo es llamada, quiere que Brasil sea un país moderno que se gane el respeto en el extranjero por una política responsable. Sus primeros seis meses como presidenta del quinto país más grande del mundo se mantuvo por eso tranquila. Ella gobernó Brasil, pero sin ser vista.

Pero el verano pasado, cuando se reveló que su mano derecha, el ex ministro de Hacienda Antonio Palocci había manipulado millones de coronas a su bolsillo por ser el enlace entre el gobierno y empresas privadas, fue suficiente para ella. A pesar de que era jefe del segundo cargo más importante en el gobierno brasileño, fue despedido.

En los últimos seis meses ella ha despedido a otros seis ministros, uno cada mes, por corrupción o abuso de poder.

-Creo que hace lo correcto. Ya basta. No tenemos espacio para un montón de payasos en el gobierno que sólo roban dinero, dice Mauricio Fonesca.

Él vende helados en un pequeño puesto en frente de la tienda de ropas de criadas en Leblon.

-Hemos sido demasiado amables con los políticos anteriores y nos hemos acostumbrado a que nos engañen. Ahora ya no va más, dice él.

IEpag56e57Corrupcao√.indd

Cuando Dilma Rousseff despidió a su quinto ministro en septiembre, muchos en el Congreso temían que ellos también serían examinados. Artículos de debate y comentarios muestraron que la élite política había tenido suficiente. Ellos no querían que más ministros fuesen despedidos. Los políticos querían regresar a la paz y tranquilidad a la que los parlamentarios brasileños se han acostumbrado a. Un grupo de jóvenes pensó de otro modo. Iniciaron una protesta en Facebook y dieron su apoyo a la acción de Dilma Rouseff contra la corrupción.

En Río de Janeiro, con once millones de habitantes, por lo general no más de 300 personas se reúnen en manifestaciones políticas. A la manifestación contra la corrupción en la plaza Cinelândia, en el casco antiguo asistieron más de 2 000.

leblon2

-Nunca he visto nada como esto, dice el vendedor de helados y es respaldado por una cliente.

Marcia Tonelero tiene 21 años de edad y acaba de graduarse de la escuela secundaria.

-Mis amigos que ni siquiera votaron a Dilma fueron allí para mostrar su apoyo. Ella trata de hacer algo bueno. Me gusta, aunque no me gusta su partido.

leblon

Para demostrar que todavía hay muchos ministros y diputados que contaminan la política brasileña llevaban varios manifestantes escobas en sus manos.

-La corrupción deberá ser barrida, dice Maria cy se ríe.

En la capital Brasilia donde se encuentra la mayor parte de la corrupción, se convirtió la manifestación de Facebook contra la corrupción es un éxito aún mayor. Bajo el lema “Un país rico es un país sin corrupción” vinieron cerca de 20.000 personas y caminaron tranquilamente a lo largo del Eje monumental en Brasilia que vive del sistema político.

Lo único que la 21 añera Marcia Tonelero no gusta con el cambio es el aumento de los precios en Brasil.

-Para tenerlo bien ahora hay que conseguir un empleo muy bien pagado. De lo contrario, será difícil.

Vuelvo mi mirada a la tienda de ropas de criadas al otro lado de la calle. ¿Cree Marcia que esa tienda prevalecerá dentro de cinco años?.

-Bueno, tal vez aquí, en Leblon, donde viven todos los ricos. Pero no para nosotros. Mi generación no será capaz de permitirse ese lujo. Vamos a cuidar de nuestra propia mierda, dice, y paga un helado. [gp.se edición impresa “Kvasten går när Brasilien rensar ut fattigdom och korruption”] 8 januari 2012

  • Cada año se calcula que el equivalente a 312 millardos de coronas suecas desaparecen de las arcas públicas del estado en casos de corrupción. Un 56 por ciento de los votantes piensan que Dilma Rousseff hace un buen trabajo, según una encuesta.

Mapa Leblon2

Temporary Apartments for Rent in Rio > Copacabana > Ipanema > Leblon > LemeCharacteristics and Location of Copacabana > Ipanema > Leblon > Leme

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*