BALLENA AZUL: La memoria controla la elección de ruta por los mares

Cada primavera abandonan las ballenas azules su ‘residencia’ de invierno a las afueras de Costa Rica para buscar la ruta el norte en dirección a la costa oeste de EE. UU. Pero, ¿cómo saben las ballenas cuándo es hora de irse?


→ Un nuevo estudio cree que ha encontrado la respuesta en la memoria de la ballena.
La migración de la ballena azul hacia el norte y su comida favorita el kril se conocen desde hace mucho tiempo. Pero cómo la ballena elige la ruta a donde ir ha sido un misterio. (Lo de a dónde dirigirse y cuándo deben hacerlo en su ruta anual).
En un estudio, publicado en la revista científica estadounidense
PNAS (Proceedings of the National Academy of Sciences), investigadores han examinado 60 patrones de movimiento en los últimos diez años. Luego compararon datos con cuando florece la principal fuente nutriente del kril, el fitoplancton, y la conclusión es que las ballenas navegan por la memoria. (“We compare 10 years of blue whale movement data with the timing of the spring phytoplankton bloom resulting in increased prey availability in the California Current Ecosystem, allowing us to investigate resource tracking both contemporaneously (response to proximate cues) and based on climatological conditions (memory) during migrations.”)
– Usan la memoria, dice Briana Abrahams, de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) en EE.UU.

– Utilizan las expectativas de cuándo llegará el kril, conocimiento que han cultivado a través de la experiencia a lo largo del tiempo. De esta manera, llegan al momento en que normalmente llega el kril, en lugar de cómo están las condiciones en el momento en que salen.
El tiempo y cambios en los océanos hacen que sea difícil para ballenas y peces predecir con exactitud cuándo sucederá algo, y la floración del fitoplancton no se puede predecir con exactitud año tras año. Pero, a diferencia de varios animales migratorios terrestres, nunca hacen las ballenas desvíos de ruta en su viaje.
“Creemos que las ballenas deben hacer uso de la memoria, o de sus propias experiencias, con el fin de obtener la mayor oportunidad posible de llegar justo a tiempo”, dice Abrahams.
Sin embargo, la navegación con la ayuda de la memoria puede convertirse en un problema para las ballenas, ya que el cambio climático hace que la llegada del kril se desplace y más y más a menudo y tiene lugar fuera de la fecha normal al que las ballenas están acostumbradas, escribía el ahora desaparecido* (?) periódico METRO el pasado 27 de febrero bajo el titular
“Minnet styr blåvalens vägval genom haven”.



Las ballenas azules confían en su memoria para encontrar comida
Aproximadamente 2.500 de las 10.000 ballenas azules del mundo pasan tiempo en las aguas de la costa oeste de las Américas y son conocidas como la población del este del Pacífico Norte. Las enormes ballenas pueden viajar desde el Golfo de Alaska hasta un área cercana al ecuador conocida como la Cúpula de Costa Rica. La mayoría de la población pasa el verano y el otoño en las aguas de la costa oeste de Estados Unidos.
Leer más:
https://www.europapress.es/ciencia/laboratorio/noticia-ballenas-azules-confian-memoria-encontrar-comida-20190226104340.html


Ballena azul > Medidas: entre 24 y 27 m de longitud. Peso: entre 100 y 120 t, aunque hay registros de ejemplares de más de 30 m de longitud y 170 t de peso. Velocidad: ~ 50 km/h  cuando se sienten amenazadas, aunque su velocidad habitual de desplazamiento es de 22 km/h.  (Wikipedia)





Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*