El ‘Mare Nostrum’ en seis puertos

De la polifacética Barcelona al ostentoso principado de Mónaco, pasando por la magia árabe de Túnez o las delicias italianas de Roma, la Toscana y Génova. Nunca ese Mediterráneo de alma profunda y oscura fue tan diverso y tan brillante.

Barcelona

Como queremos hacerle la vida más fácil a bordo de su crucero y sabemos que el tiempo no sobra durante las escalas, aquí le damos algunas pautas para no perderse ni uno de los imprescindibles de cada puerto de embarque. Empezamos por el Mediterráneo.

Barcelona, orgullo modernista

Su conjunción de mar y montaña, su moderna racionalidad y su alarde gótico enrevesado por los sueños y fantasías de Gaudí. […]

La Goullette, laberinto de secretos

Dicen que presume de ofrecer el mejor marisco de Túnez, mérito por el que compiten a voz en grito las tabernas marineras de este puerto cercano a la playa, en el que se juntan -y revuelven- las culturas. La Goulette es la puerta de entrada marítima a la exótica capital tunecina, un rincón auténtico de la costa norte de África que regala a la vista –y al espíritu- la belleza de su bahía. […] 

Roma grandiosa o mundana

Puede que nadie quiera salir de Roma sin pisar antes el Vaticano, soberbio centro del catolicismo que justificaría, en sí mismo, la visita.  […]

Livorno, hall de la Toscana

Cálida y acogedora, la ciudad portuaria de Livorno es la primera parada de una de las regiones más deslumbrantes del mundo. […]

Florencia, a una hora en autobús desde Livorno, es otra cita ineludible. ¿Qué decir del más conmovedor compendio de arte renacentista? Nada nuevo y, sin embargo, nada que no acabe por sorprender al viajero más exigente. Dejarse llevar por la belleza casi dañina de esta ciudad glorificada es quedarse boquiabierto en la Plaza de la Signoria ante la Cúpula de Brunelleschi, de Santa Maria del Fiore (el Duomo), asistir a una lección de arte en el Palacio de losUffizi, contemplar el atardecer desde el simbólico Ponte Vecchio
Génova marinera y romántica

Injustamente eclipsada por las grandiosas ciudades italianas, Génova merece ser descubierta. Sí, la que fuera uno de los puertos principales de Europa, la «señora del mar» que cantaba Petrarca, cuenta con un magnífico patrimonio histórico-monumental (Piazza San Mateo, Palacio Ducal…), un barniz de modernidad en su agradable paseo marítimo (restaurado por Renzo Piano) y una agradable vida de calle aliñada con sabor marinero.

Además, muy cerca está Cinque Terre, el destino más especial de la Liguria romántica. Cinco encantadores pueblecitos que se derraman hacia el mar desde la ladera y que están comunicados entre sí por una vieja línea ferroviaria y por distintos senderos que bordean la costa escarpada. De todos ellos, el más irresistible es el llamado Via dell’ Amore entre Riomaggiore y Manarola. Desde Génova, tampoco hay que desestimar el pulmón natural de Portofino, con sus exclusivas poblaciones (Camogli, San Fruttuoso, Santa Margherita Ligure…) y ya lejos de la costa, las siempre interesantes ciudades de Milán y Turín. […] [Noelia Ferreiro/El ‘Mare Nostrum’ en seis puertos | otrosmundos | Ocholeguas]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*