Nadie sabe lo que ha pasado a 50.000 soldados rebeldes

Rastros de crueldad del regimen de Gadafi horrorizan

Lo peor de todo, todavía no se sabe lo que ha acontecido a 50.000 que fueron arrestados por el dictador.

¿Es lo que hemos visto hasta ahora de cuerpos quemados, ejecuciones y violaciones masivas sólo la punta del iceberg?

Testigos que describen las visiones de una nave en Trípoli con unos 50 cuerpos quemados tienen dificultad para retener las lágrimas. La voz se anuda en la garganta ante el olor apestante de cadáveres y la vista de los cadáveres ennegrecidos de hollín de muchos de los cuales sólo quedan esqueletos retorcidos.

Las víctimas fueron mentenidas presas en un edificio detrás del cuartel general de la temida unidad de la armada, la Brigada Khamis, una unidad dirigida por uno de los hijos de Gadafi.

Cuando el régimen se dio cuenta de que estaban a punto de perder el control se llevó a cabo una masacre antes de liberar a estos civiles. Unos pocos lograron sobrevivir escondiéndose bajo los muertos antes de que los cuerpos fuesen quemados.

La carnicería en el local de almacén es apenas uno de un número creciente de ejemplos de total desprecio del régimen por la vida humana y de sus propios ciudadanos.

Gadafi no sólo amenazó con matar a sus oponentes como ratas. El permitió hacerlo también.

Nisreen Mansour al Forgani-Nisreen Mansour de 19 años de edad, quien fue parte de la armada femenina de Gadafi, cuenta al Daily Mail británico que tuvo que ejecutar a prisioneros en una habitación. Uno a uno. Allí estaban otos soldados de Gadafi que desencasquillaban sus armas y amenazaban con matarla si ella dudaba.

Los soldados de Gadafi lanzaron granadas de mano en prisiones improvisadas donde los rebeldes se encontraban detenidos. Acabaron con ‘fumigar’ los locales con el fuego de sus armas automáticas.

Los atropellos son una venganza desesperada de un régimen cuando está a punto de perder el control. No quieren dejar atrás ningún testigo que pueda contar sobre torturas y otros abusos.

Por desgracia es también totalmente coherente con la forma que Gadafi suele responder cuando alguien se atreve a desafiarlo.

Cuando un número de presos políticos se rebelaron en la prisión de Abu Salim en 1996 en protesta contra las condiciones inhumanas fue la respuesta del régimen igual de reflexiva que brutal.

Los prisioneros fueron forzados a salir al patio, donde los soldados abrieron fuego con armas pesadas. Los disparos duraron más de una hora. Cuando los soldados estaban listos había más de 1.200 prisioneros muertos en el suelo. Como una advertencia a los demás de lo que ocurre si se protesta.

Lo que hace sentir un escalofrío en la espalda esta vez son los datos sobre cuántos de los detenidos cuyo destino aún se desconoce. El consejo de transición NTC sostiene que entre 57.000 y 60.000 hombres han sido detenidos por Gadafi en los últimos seis meses. A pesar de que  el viejo régimen fue barrido hace casi una semana es el destino de 50.000 de estos todavía desconocido.

Diez mil han sido liberados, pero ¿dónde están los otros?

¿Encerrados en búnkeres subterráneos y condenados a morir de hambre si nadie puede encontrarlos?

¿Torturados y asesinados en lugares que todavía no han sido investigados?

En el caos que reina, algunos pueden haber vuelto a su sitio de antes sin que se haya notado, pero no 50 000.

Por desgracia, hay mucho que habla a favor de que las peores atrocidades de Gadafi aún quedan por descubrir. [.aftonbladet.se]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*