Alice Gadafi, la torturadora

Niñera fue torturada por la familia Gaddafi

Su rostro parece una colcha de retazos. Sobre todo el cuerpo hay heridas y cicatrices.

Shweyga Mullah trabajó durante un año como niñera en casa de Hannibal Gadafi y cuenta cómo fue expuesta a demente tortura.

– Ella (la mujer de Hannibal) comenzó a verter el agua hirviendo sobre mi cabeza, así, dice a la CNN y muestra cómo el agua hirviendo acertaba la piel.

La imagen que se ha ‘pintado’ de los hijos de Muammar Gadafi es que vivían en el lujo. En el hogar del hijo Hannibal Gadafi en la playa en el oeste de Trípoli coincide la imagen en alto grado.

Pero en medio del mármol blanco, electrodomésticos de hogar de lujo y alcohol caro, testimonia el personal de terribles abusos.

El canal de televisión CNN se ha encontrado con Shweyga Mullah, que durante un año ha trabajado como niñera de los dos niños de Hannibal Gaddafi.

El reportero cuenta cómo primero creyó que Mullah llevaba un sombrero y algo sobre su rostro, sólo para darse cuenta después de que era su propia piel – cubierta de costras y cicatrices rojas.

“No quería pegar a la niña”

La 30 añera Shweyga Mullah cuenta cómo llegó a la familia de Etiopía hace un año. Al principio todo parecía estar bien, pero después de medio año fue quemada por primera vez por la mujer de Hannibal Gadafi, Aline.

Tres meses más tarde sucedió lo mismo pero esta vez mucho más grave.

Shweyga Mullah dice al reportero de la CNN que Aline perdió la paciencia cuando su hija no dejaba de llorar, y Mullah no quería pegarla.

– Ella me llevó al cuarto de baño. Me maniató por la espalda y me ató los pies. Ella colocó una cinta adhesiva sobre mi boca y comenzó a verter el agua hirviendo sobre mi cabeza, asi, dice Mullah y muestra cómo sucedió.

Cuando ella se aparta la tela que se ha envuelto alrededor de su cuerpo se ven cicatrices sobre todo el cuerpo. Algunas son antiguas, otras nuevas, rojas y húmedas. El reportero escribe sobre cómo un líquido claro sale de una de las heridas en la cabeza.

– Gusanos salieron de mi cabeza después de uno de los ataques, ya que ella me había escondido, dice Mullah a la CNN.

Un vigilante la descubrió y la llevó al hospital. Pero cuando Aline Gadafi descubrió lo que el vigilante había hecho fue amenazado con la cárcel si alguna vez tratara de ayudarla de nuevo.

– Cuando ella hizo todo esto contra mí no me dejó dormir durante tres días. Me quedé afuera de casa, en el frío, sin comida. Ella le dijo al personal que “si alguien le da comida, haré lo mismo con vosotros.” No tenía agua, nada.

Un colega de Shweyga Mullah, un hombre de Bangladesh, también ha contado de cómo los perros de la familia eran tratados mucho mejor que el personal.

– He trabajado un año entero y no me dieron ni un centavo. Quiero ir al hospital, pero no tengo dinero. No tengo nada, dice el Shweyga Mullah. [expressen.se]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*