Sin comida y acorralado en pocos metros cuadrados

 Un caballo al que alimentaban vecinos de Boiro vive encerrado

 Hace unos meses, vecinos del lugar boirense de Esteiro denunciaron la situación de un caballo que, pese a tener dueño conocido, estaba abandonado a su suerte en una finca y vivía gracias, sobre todo, a la comida y cuidados que le daban algunos residentes de la zona. Después de dar a conocer el estado del animal, el equino desapareció, y hace apenas unos días volvió a aparecer en un terreno próximo a la zona donde estaba antes y en unas condiciones incluso peores.

Aunque podría parecer difícil que la situación en la que vivía el animal pudiera haberse agravado, lo cierto es sí, fundamentalmente porque ahora los vecinos que antes lo alimentaban no pueden acceder al recinto en el que está. El propietario instaló un vallado a su alrededor para evitar que animal se escape, de modo que tampoco es posible entrar en él. Además, el espacio en el que se ve obligado a vivir el equino es reducido y la hierba que tenía para pastar ya ha desaparecido, así que depende de lo que dé su dueño.

Sin embargo, según explicaron personas que siguen de cerca la situación del animal, la alimentación que recibe es a todas luces insuficiente: «Ao pobre cabalo xa se lle ven as costelas, está claro que ao dono non lle interesa que o animal estea ben coidado e botou máis de unha semana sen darlle nada de comer». A esto, hay que añadir el hecho de que el equino no tiene apenas margen para moverse ni un lugar en el que resguardarse del frío, la lluvia o el sol. […] [Marta Gómez / lavozdegalicia.es]

 

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*