Desamparados obligados a pedir ayuda en albergues

Los albergues, que antes acogían sobre todo a drogadictos y enfermos mentales reciben hoy grupos totalmente nuevos. Cada vez más gente sin seguro laboral ni cobertura de la Seguridad Social, desempleados y emigrantes laborales acuden ahora para recibir comida, ropa y algún lugar para dormir. Una de la consecuencias de la política actual, mantienen los debatores de este artículo.

jobba

Desde 1968, la asociación Ny Gemenskap (Nueva Comunidad) ha ofrecido alimentos y lugar de descanso para aquellos que necesitan apoyo para conseguir pasar a través de la vida cotidiana. ‘Nueva Comunidad’ comenzó como una visión de una sociedad diferente, una comunidad donde no se excluye a nadie, donde todos son aceptados y nadie es llamado desviado.

En nuestra actividad abierta en la calle Kammakar (Kammakargatan) en Estocolmo hemos podido ver cómo la sociedad ha cambiado.

A finales de la década de 1960 y durante la década de 1970 eran hombres principalmente mayores  los que visitaban Ny Gemenskap. Durante la década de 1980, más y más personas con graves problemas de abuso de sustancias vinieron a nosotros, al mismo tiempo que también recibimos a muchos de los que antes vivían en instituciones de salud mental.

Hoy la presión ha aumentado dramáticamente y recibimos a grupos completamente nuevos, que vienen a nosotros por una comida, ropa o una cama para dormir.  A la calle Kammakargatan vienen hoy emigrantes laborales de Europa del Este, junto a  desempleados, personas que han sido dadas de baja del seguro de la Seguridad Social y enfermos psíquicos con pensiones muy bajas. Muchos de ellos tienen en común que no pueden pagar la comida del día.

Lo que vemos es parte de un gran cambio social, donde las desigualdades van en aumento, y el apoyo social a los que se encuentran en una situación difícil en la vida disminuye.

Nosotros que estamos en Ny Gemenskap sentimos una gran preocupación sobre este desarrollo. Suecia se ha convertido en una sociedad de dos terceras partes donde demasiados se dejan atrás.

Estudios de LO (Organización central del sindicato del movimiento de los trabajadores) sobre el desarrollo de los ingresos en Suecia muestran fuertes aumentos de desigualdad. La principal brecha que va en aumento está entre los que tienen trabajo y los que no lo tienen. El número de pobres entre enfermos, desempleados y pensionistas ha aumentado considerablemente en los últimos años. En 2008, vivía casi uno de cada cinco enfermos, desempleados o jubilados en un hogar con bajos ingresos. También entre jóvenes mujeres trabajadoras está aumentando la pobreza de forma dramática.

El desarrollo muestra claramente cómo la política de hoy ha aumentado la inseguridad en el empleo. El precio es pagado por personas afectadas por enfermedad o desempleo. Muchos de los que ha sido excluídos de la Seguridad Social luchan hoy para hacer frente a sus gastos de subsistencia al mismo tiempo que sienten un fuerte estrés debido a las demandas de la Seguridad Social – Försäkringskassan. También vemos cómo los desempleados van a parar en diferentes tipos de problemas de abuso de sustancias, debido a las difíciles condiciones bajo las que viven. Hoy estos dos grupos vienen a nosotros para recibir ayuda con alimentos y ropa, pero no menos importante para conseguir un ambiente acogedor. La soledad de la exclusión es lo que más corroe.

Dentro de la red Resurs sentimos la misma preocupación sobre el aumento de las diferencias. Resurs es una red que se inició en 2008 como una reacción a la dureza del clima social contra enfermos y vulnerables en general y las nuevas reglas de la Seguridad Social en particular. Vemos hoy cómo muchos, en principio, se encuentran sin ningún tipo de ingresos ni de la Seguridad Social ni del seguro de desempleo. Se trata de personas que han enfermado temprano en la vida o han estado en tan malas condiciones que no han podido inscribirse en las oficinas de empleo en relación con el desempleo.

Anteriormente se podía en casos de enfermedad de larga duración como enfermedades graves, accidente o enfermedad mental, recibir incapacidad temporal a nivel de garantía. Hoy cuando esta forma de compensación se ha eliminado queda sólo el subsidio de baja por enfermedad a solicitar, pero los requisitos que ahora han puesto para acceder a este tipo de subsidio significan que muy pocos pueden recibir una compensación. Este grupo se encuentra pues casi en su totalidad fuera del seguro de la Seguridad Social y es inducido a solicitar ayuda de subsistencia. 

Queremos ver una política que reduzca las disparidades en la sociedad, no que las aumente. Entonces se requiere un seguro de salud que realmente proporcione seguridad, no que empuje a los enfermos graves. […] [Utförsäkrade tvingas till härbärgen | Samhälle | Debattämnen …]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*