El Rey en conflicto de intereses

El rey viajó con el dinero de los contribuyentes a Brasil para promover los negocios suecos.

Aprovechó la ocasión para hacer lo mismo con sus propios negocios.

Ahora él es criticado por el professor de sobornos Clas Sandgren.

La primavera pasada el rey se fue a Brasil para una visita de Estado. Cinco empresas le acompañaron: Ericsson, Investor, SKF, Scania y SEB.

Allí (en esas empresas) el rey y sus hijos son accionistas. Entonces estaban sus acciones en las empresas valoradas en 35 millones de coronas, informa Ekot.

Las empresas mantienen que la presencia del rey tiene un efecto positivo evidente para los negocios.

Ha beneficiado la participación del rey en las visitas estatales a Ericsson?

– Estoy convencido de que lo ha hecho, así como otros miembros de la familia real, especialmente la princesa heredera a la corona que yo mismo la he visto en el lugar. Que nos ha ayudado no hay ninguna duda al respecto, dice Henry Sténson, que es director de comunicaciones de Ericsson a Ekot. Jacob Wallenberg en Investor está de acuerdo.

Pero el jefe de economía de la Corte y el Ministerio de Relaciones Exteriores no están seguros de si realmente puede aportar beneficios para las empresas y para el rey.

– Lo único que puedo decir es que trabajamos dentro de un sistema que está configurado para promover los intereses de Suecia y no los intereses del individuo, dice Caroline Vicini, jefa del departamento en el Ministerio de Relaciones Exteriores que organizó la visita de Estado a Brasil.

Una cuestión de parcialidad para el rey puede ser vista como poco interesante, porque tiene inmunidad.

Pero eso no le impide poder ir a parar en conflictos de interés, dice Clas Sandgren, profesor y presidente del Instituto contra sobornos.

Él no debe actuar para que empresas en las que él tiene intereses financieros privados se beneficien de las actividades de promoción empresarial que él lleva a cabo como jefe de Estado, dice él. [Professor: Kungen i intressekonflikt | Inrikes | SvD]

El rey tiene una fortuna personal de más de unos 250 millones de coronas, escribe Aftonbladet. Así calcula el periódico.

La última fortuna se contabilizó en la declaración de 2006. La riqueza del Rey ascendía entonces  a SEK 296 millones.

“Dado el precio de inmuebles y acciones en alza deberá tener por lo menos más de 300 millones en la actualidad“, escribe Aftonbladet.

Los negocios privados del rey se administran desde hace un año por el superintendente Jan Lindman, de 53 años. Lindman tiene un pasado como director de desarrollo comercial de fundaciones del SEB y ahora se sienta en la junta directiva de la compañía del rey.

– El Jefe de Estado debe de ser capaz de hacer inversiones privadas. Para que su papel no vaya a ser mezclado, hemos optado por una solución en la que él mismo no está en sus consejos de administración, dice Lindman a Aftonbladet.

Además de la riqueza privada a su disposición el rey dispone de las asignacion anual de 122 millones de coronas.

La asignación se divide en tres partes:

El año pasado hubo un superávit de 16 millones de coronas de la asignación estatal que se le permitió a la Corte mantenerla.
DI informó en junio sobre la cartera de acciones que entonces estaba valorada en 114 millones de coronas. Aftonbladet aprecia que desde entonces ha aumentado a 120 millones de coronas.
[
SEB-räv lyfter kungens förmögenhet – Affärsvärlden]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*