Canarias reclama a sus antepasados

Una docena de momias guanches, desperdigadas por el mundo

La negativa generalizada de museos y centros impide recuperar los restos  

MONIAGUANCHELos científicos consideran que la momia a la que pertenecen estas imágenes superiores, que se encuentra en el Museo Nacional de Arqueología de Madrid, es la mejor conservada de todas en la actualidad. De ahí en gran parte la insistencia de las autoridades de Tenerife para recuperarla y exhibirla en el Museo de la Naturaleza y el Hombre de Santa Cruz. La última iniciativa política para tal fin llegaba el pasado martes y fue obra de Ana Oramas.

La Sala de Antropología Física es una miscelánea de rarezas, un viaje a los museos del siglo XVIII: esculturas en yeso de una pareja de hotentotes (etnia procedente de Botswana y Namibia, en África), unos esqueletos de orangután, una colección de diversos bustos de “razas” humanas o un curioso esqueleto del llamado “gigante extremeño”, un hombre natural de Badajoz que llegó a medir 2´35 metros y que se ganaba la vida en un circo. En un lado, bajo una colección de máscaras funerarias, solitaria y descontextualizada, aparece la momia de la mujer guanche, con un escueto cartel que cuenta que pertenecía a las colecciones de la Real Biblioteca, de donde se envió al Gabinete de Historia Natural por orden de Carlos III el 3 de octubre de 1776. De los aborígenes isleños y sus costumbres, nada de nada.

Con vistas a Atocha

Este es el lugar del Museo Nacional de Antropología, justo frente a la estación madrileña de Atocha, que ocupa el cadáver momificado de la mujer guanche que reclaman desde hace más de 20 años las autoridades científicas y políticas de Tenerife. Ya en 2006 lo intentó sin éxito el presidente del Cabildo Insular, Ricardo Melchior, y este martes lo ha vuelto a hacer la portavoz de Coalición Canaria en el Congreso de los Diputados, Ana Oramas, al lograr la aprobación de una nueva iniciativa que insta al Gobierno central a devolver esta joya de la historia.

Pero ésta no es la única momia que se encuentra fuera del Archipiélago susceptible de ser requerida por las autoridades canarias. Al menos una docena de cadáveres embalsamados más (ver gráfico superior) se encuentran desperdigados por museos y centros de estudio de Gran Bretaña, Alemania, Francia, Estados Unidos, Canadá y Argentina, según explicó ayer a este diario el director del Instituto Canario de Bioantropología, el doctor Conrado Rodríguez. En esta lista habría que descontar, tal como precisa Rodríguez, las momias que desaparecieron durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial en Alemania y Holanda, así como tantos otros restos que han sido víctimas del expolio, la desidia, el mercado negro y la falta de atención en diferentes etapas de las administraciones públicas. […] [Daniel Millet/laopinion.es/Una docena de momias guanches, desperdigadas por el mundo]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*