Estación Internacional de Canfranc

Estación Internacional de Canfranc

UBICACIÓN: Canfranc (Huesca), cerca de la frontera con Francia. Coordenadas 42°45′05″N 0°30′53″O

DATOS

JONATHAN DÍAZ

The official Nazi documents – buried after the station had been hastily abandoned by them 55 years earlier – confirmed that more than 86 tons of gold had passed through Canfranc, payment for Spanish tungsten, a metal that reinforces steel and was vital to the Nazi war effort.

> https://www.dailymail.co.uk/femail/article-7129181/Stations-astonishing-story-30s-decadence-Nazi-gold-spies-sabotage-told-new-show.html

Llega el libro sobre los papeles de Canfranc  07.2005

>>> Jonathan Díaz, el camionero francés que en 2000 encontró unos papeles tirados en la estación de Canfranc que confirmaban el intercambio de oro nazi  por materiales armamentísticos durante la guera mundial, presenta su libro (Los papeles de la vergüenza) esta tarde en la Fnac. Díaz aseguró en su día que el hallazgo de los papeles fue fortuito, que estaban tirados en la vía cuando él los recogió. El hallazgo permitió confirmar que durante la segunda guerra mundial el intercambio de mercancías como oro y opio se hacía por Canfranc. > https://www.20minutos.es/noticia/38604/0/libro/papeles/canfranc/


ORO

Los papeles de la aduana de Canfranc fueron recogidos por Renfe en el muelle postal y estudiados con detalle en Zaragoza y Madrid para ver si arrojaban nuevos datos sobre el paso del oro nazi por la estación fronteriza altoaragonesa en la Segunda Guerra Mundial. Como adelantó HERALDO, los ‘documentos de Canfranc’, hallados por el francés Jonathan Díaz, revelaron que entre julio de 1942 y diciembre de 1943 pasaron 86 toneladas de oro nazi por la aduana internacional, de las que 74 iban a Portugal y 12 se quedaron en España.
A raíz de la publicación de las noticias del hallazgo, Renfe envió dos vigilantes a Canfranc para custodiar el muelle postal, en el que los funcionarios de Patrimonio recogieron un total de 24 sacos de documentación de los años 30, 40, 50 y 60, principalmente. Estaba esparcida y maltrecha en esas dependencias que dejaron de ser el almacén de la aduana cuando desapareció en 1992.
“Colaboran en la investigación y archivo miembros de la Fundación del Ferrocarril, junto con la Dirección General de Aduanas, a quien pertenecen los documentos”, explicaron fuentes de Renfe. Los papeles han sufrido el paso del tiempo y del abandono en una nave, con parte del techo caído, las cerraduras de las puertas reventadas por donde podía pasar cualquiera.
Jonathan Díaz siempre sostuvo, a la hora de resolver la propiedad de los documentos, que se sostendría a lo que dijera la ley, aunque siempre se mostró abierto al diálogo y a que los historiadores puedan acceder a los papeles del oro. Finalmente, Díaz entregó todos los documentos ante el Juzgado de Jaca, para ser posteriormente trasladados al Archivo de Renfe en Madrid. Allí fueron valorados por varios investigadores valiéndose de la información ahí recogida y previamente desvelada en HERALDO. Indicaron que su valor actual sería de 2033 millones de euros, aproximadamente el 88% de los Presupuestos Generales del Estado del año 2009, según el estudio realizado por Raquel Letón Ruiz y Leticia Gracia.  >  https://www.heraldo.es/especiales/canfranc/el-oro-y-los-nazis/


La supuesta neutralidad de España en el conflicto provocó que en esa época de convulsión en Europa llegaran a pasar 1.200 toneladas de mercancías mensuales en la ruta Alemania-Suiza-España-Portugal, entre ellas 86 del oro nazi robado a los judíos. Los ‘documentos de Canfranc’, cuyo contenido desveló HERALDO, prueban que a cambio de esa ayuda estratégica para prolongar la contienda, España recibió al menos 12 toneladas de oro y 4 de opio, en tanto que a Portugal llegaron 74 toneladas de oro, 4 de plata, 44 de armamento, 10 de relojes y otros enseres, producto del expolio a los judíos. Estos datos pueden ser solo la punta del iceberg. Los originales de estos papeles, enviados al jefe de tráfico de mercancías de Madrid, no existen.
Portugal era la puerta de entrada de mercancías de Suramérica y, al final de la Segunda Guerra Mundial, la de salida de muchos alemanes que se refugiaron en Argentina, Uruguay, Brasil o Paraguay. Por eso recibía más oro. “Había quesos de Argentina con una piel muy gruesa para aguantar el viaje o azúcar que llegaba a Lisboa”, recuerda Julio Ara. >  https://www.heraldo.es/especiales/canfranc/el-oro-y-los-nazis/


Volver a Canfranc reconstruye –en perspectiva- no sólo la función comercial de aquella estación, sino su importancia como vía de escape para más de 1.500 judíos –desde personajes anónimos hasta otros como Marc Chagall-, quienes entre 1942 y 1944 buscaban huir hacia Lisboa con la intención de zarpar a América. Quien llegaba a Canfranc era libre, lograba salvar el pellejo.’ ‘La jurisdicción hispano-francesa de la estación –todavía pueden verse el andén español y otro francés, ubicado ocho kilómetros dentro de territorio español-, provocó que, al caer Francia en manos de los alemanes, las tropas de Hitler izaran la esvástica y se hicieran con la administración de la parte francesa desde noviembre de 1942 hasta el verano de 1944. En esos años, todavía más, Canfranc se convirtió en el corredor más importante de personas y mercancías. Todo pasaba por allí, encubierto o a la vista, pero pasaba: los recados y los radiotransmisores de la resistencia francesa; el wolframio y el hierro que los regímenes neutrales de Franco y Salazar vendían a Hitler para su maquinaria de guerra; el oro robado por los nazis –periodistas como Ramón J. Campos hablan de hasta 8 toneladas- que pasaba gracias a la vista gorda de los funcionarios franquistas.’ >>>  La vista gorda de Franco, el oro robado de Hitler y una … > Karina Sainz Borgo > VOZPOPULI.com


CANFRANC: El oro y los nazis

Canfranc fue un lugar estratégico en la Segunda Guerra Mundial. Cientos de europeos escaparon en el tren de la libertad del genocidio nazi, como los pintores Max Ernst y Marc Chagall, hasta que las tropas del Tercer Reich ocuparon toda Francia en noviembre de 1942 e izaron la bandera con la cruz gamada en la estación internacional. Este municipio pirenaico fue el único que los alemanes invadieron en su parte francesa, aunque España era neutral en la contienda. La llegada de los nazis provocó la detención de 272 extranjeros que intentaban fugarse, y fueron encarcelados en la Torre del Reloj hasta el verano de 1944. Los militares germanos vigilaban el tráfico del oro que Hitler robó en bancos de Europa y en los campos de concentración a cambio del wolframio para blindar las armas, que vendían los dictadores Franco y Salazar. Los espías aliados se instalaron en la frontera, como el jefe de la aduana francesa, Albert Le Lay, y exiliados de Canfranc en el valle del Aspe contribuyeron a la derrota de los alemanes en esta zona.  > https://www.amazon.com/Canfranc-El-oro-los-nazis/dp/8484654176


Webgrafía:

Comments are closed.