Vivimos en la estafa más grande de la historia

wc 1La crisis financiera ha vuelto a introducir lucha-de-clases como palabras de moda en todo desde redacciones de cultura a acogedores seminarios para multimillonarios con mala conciencia. Pero tal vez es otra batalla la que debería preocuparnos aún más.

Deja el inodoro en la misma condición en que quieres encontrarlo! Este invocador pequeño lema ha sido utilizado durante mucho tiempo para educar a los jóvenes en el ABC de la convivencia humana. Que un chicle no desaparece sólo porque se ponga una toalla de papel húmeda sobre él es una lección útil ante la vida adulta.

Las acciones propias pueden tener consecuencias para los demás. La idea básica es bonita incluso a un nivel más general: el deseo de dejar detrás de sí un mundo que sea un poco mejor, no peor. Funcionó bien durante mucho tiempo.

Ya reconocéis la historia. Un exitoso director ‘buena gente’ nacido poco después de la guerra cuelga la chaqueta cruzada para justo a tiempo para el 60 cumpleaños dejarse envolver por el cálido y seguro abrazo de los concretos beneficios de la pension. Él puede contar acerca de un viaje asombroso: nacido bajo circunstancias humildes (el padre era trabajador), estudios universitarios (gracias estado!), despues paso a la vida laboral (trabajo había a montones) y así una navegación agradable a través de la industria con viento de cola bastante saludable.

A esto se añade una cuenta de pensión que tuvo un buen impulso en la ‘fiesta de acciones’ de los 80 – y 90- y el bien situado chalet de ladrillos mexi como ‘carrera de 30 años de precios de vivienda’ y un poco de inflación de los 70 a una reserva no de préstamo del orden de 10 millones de coronas.

¿Cómo va a aparentar el viaje equivalente para un estudiante que en el otoño de 2012 ‘afila’ sus solicitudes de empleo?

Adivinanza: no obviamente tan ligero.

Leer las estadísticas sobre el desempleo juvenil en Europa es igual de agradable como el ojear a través de un álbum de fotos de un accidente de tráfico.

Que cada generación lo tendrá mejor que la de sus padres es un cálculo que ha sido obvio durante mucho tiempo. Pero hay algo a punto de suceder? Financial Times constata que las personas que entran en el mercado de trabajo en Gran Bretaña hoy son las primeras que parece que tendrán que conformarse con una más escasa cosecha que sus predecesores.

Al mismo tiempo tienen los que están en camino a la jubilación mejor que ningunas otras personas mayores en la historia. Por primera vez desde que datos comenzaron a ser recopilados hace 50 años la renta disponible de los británicos de más de 60 años ha superado a la de las personas entre 20 y 30 años. Si se toma en cuenta también los gastos de alojamiento en el cálculo lo tienen también los 70 – y 80-añeros mejor que los de la generación iPhone.

El desarrollo muestra un problema que arriesga a cobrar gran importancia en el mundo occidental: mal ambiente entre los niños.

Las deudas que se acumularon durante los años más locos de la euforia crediticia y que se han colado de los bancos a los estados, han insistido las personas en el poder en Europa, muchas de ellas por lo demás mayores de 55 años, que deberán ser pagadas rápidamente en forma de duros paquetes de ahorro. Un método tan eficaz como perder peso mediante aserrar una pierna. Funciona, pero tiene un precio.

Este precio es una recesión sin fondo que ha afectado duro a la parte de la población que debería ser en realidad la más llena de energía y optimismo de principiante. Leer las estadísticas sobre el desempleo juvenil en Europa es igual de agradable como el ojear a través de un álbum de fotos de un accidente de tráfico.

Lo peor es que en Europa hay 14 millones de jóvenes que ni trabajan ni estudian – el coste anual para la sociedad de este grupo probablemente no supercontento estima el propio organismo de investigación de la UE Eurofound en 153 millardos de euros al año, o más que el ‘dinero de salvación’ para los bancos españoles.

El pagar la montaña de deuda construida con dinero de aire que ha sido creada por las generaciones anteriores arriesga frenar el crecimiento durante un tiempo muy largo. No es aún así la mayor preocupación. Son en cambio las promesas que los de las generaciones de los 40 – y 50- han establecido para ellos mismos. El fondo monetario internacional FMI estimó hace unos años que el grupo de estadounidenses que cumplió 65 años en 2010 puede esperar cobrar 333 millardos de dólares más del gobierno que lo que pagaron en forma de impuestos. Este jackpot/premio gordo es 17 veces superior a lo que deberán contertarse los 25 añeros.

Europa no es mejor. Un informe de la Comisión Europea muestra que con sistemas de bienestar intactos, la deuda del país miembro promedio en 2060 ascenderá a un 477 por ciento del PIB. En otras palabras: vivimos en la más grande estafa de la historia. Suecia se encuentra mejor, pero los jóvenes de hoy apenas tienen motivo de encender velas de gratitud para el sistema de pensiones.

Recientemente advirtió Föreningen Auktoriserade Revisorer / Asociación Contadores Públicos Autorizados, que las deudas de pensiones de los municipios suecos ascienden a 240 millardos de coronas suecas, de los cuales sólo el 10 por ciento se contabilizan abiertamente. Un enfoque que haría sonrojar a Enron. Los de las generaciones de los 80 – y 90- que abren la puerta del retrete donde uno de la generación de los  40- acaba de salir, arriesga pues hacer un al menos desagradable descubrimiento.

Pero aquí llegamos a quizás lo más difícil de todo. Hay un objetivo más borroso para una lucha que toda una generación? Especialmente porque lejos de todos los nacidos entre 1945 y 1960 lo ha tenido igual de relajado. Esto supone quizás uno de los mayores dilemas de la crisis financiera. Muchas personas son responsables, pero nadie es culpable. No se necesita ser joven y estar cabreado para sentirse frustrado por menos. [Vi lever i historiens största bluff | Världen | SvD]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*