Chismes son el oasis de la trampa de la deuda

El verano está aquí y con la perezosa época del año acompaña la fácil lectura en alguna hamaca o césped de hierba. Tomo de buena gana prestadas algunas viejas revistas de chismes desgastadas por el manoseo de los vecinos de las sillas de sol en Santorini. El manoseo a través de las sudorosas y arenosas páginas hacen que de forma reflexiva ‘estire la tripa adentro’ y ponga las piernas en una pose más estética.

santorini1

Aquí hay elementos internacionales y posados sobre las “desnudas verdades”. Revelaciones que no tratan acerca del despilfarro de los ‘aparatos estatales’ endeudados, acerca de la consecuente corrupción de los mecanismos del poder o del despreocupado ondeado de la realeza europea en las cristalinas aguas del Mediterráneo.

Revelaciones que no se preocupan de que 1, 3 millones de empleos desaparecieron en los últimos seis meses de Italia, España, Portugal y Grecia. Que la mayoría de los jóvenes en estas economías en crisis se sienten dispuestos a emigrar. Que un hombre el otro día acabó con su vida lanzándose al vacío desde la Torre Eiffel y otro de la Acrópolis. Que sureños llenos de sol y endeudados viven en una oscuridad mental no es nada que se  vea entre las líneas en la revista que tengo en mis manos. Las revelaciones sobre la verdad desnuda tratan más bien sobre la realidad de los cuerpos de las mujeres no ‘retocadas’ (que no han llevado a cabo ‘tratamientos’ de belleza).

La actriz icono de Hollywood Sharon Stone es expuesta sin maquillaje y el texto de la imagen expresa terror por la cara de cansancio de la 54 añera. Qué terrible noticia – una 54 añera con arrugas. El siguiente artículo en una revista de chismes española muestra primeros planos de culos ricos y famosos traseros. Las celulitis de López y Rihanna, las ‘envejecientes rodillas’ de Aniston y así continúa con las desventajas anatómicas de la mujer bajo la lupa. Estómagos masculinos busco en vano. Luego continúa con consejos para adelgazar y hacen que lamente todo lo que he comido y chismes.

Cuando es hora de devolver las revistas de chismes a su dueña, no puedo resistirme a preguntar a una señora griega gordita y sonrosada qué tipo de placer encuentra en esta lectura. “Esto es más barato que las pastillas antidepresivas que he recibido ordenadas por el médico, dice ella”. “Los chismes son el oasis de la trampa de la deuda. Aquí veo que también ricos y famosos, a pesar de operaciones de cirugía plástica, a pesar de disponer de entrenadores personales y nutricionistas tienen una pinta de la hostia (mala) a la luz del día. Envejecen, son objeto de ‘dumping’, son colgados. Me hace sentir normal y feliz de que evite ser fotografiada a escondidas en la playa. Nunca voy a conseguir un empleo de todas formas así que porqué leer acerca de la crisis cuando puedo reírme de las celulitis de las celebridades. En casa hemos prohibido las noticias. Mi marido sólo mira el fútbol y yo la televisión de chismes/ programas tipo ‘salsa rosa’. Si no puedes cambiar la realidad, puedes darle la espalda”, dice la dama, y da vuelta a la espalda hacia el sol. [Skvaller är skuldfällans oas – Metro]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*