Sobrevivieron al temporal, pero se quedaron sin nada

Clarin.com recorrió junto a los vecinos el humilde barrio La Porteña, un ejemplo de la tragedia de miles de personas en el conurbano. Con sus casas destruidas, subsisten gracias a la solidaridad y viven con miedo a que llegue otra tormenta.

T B AIRES

El humilde barrio La Porteña de Moreno no es distinto a tantos otros del conurbano bonaerense. De casas humildes con techo de chapa, muchas, ni siquiera son de material. Al costado de sus calles de tierra difíciles de transitar, los árboles ganan espacio y le imprimen al paisaje ese “no se qué” típico, mezcla de ciudad y casi campo.

Sin embargo, por estos días y después del furioso temporal de la semana pasada, el barrio se presenta devastado, en una de las localidades más afectadas. Allí viven más de 400 familias que aguantaron cuatro días sin luz -difícil imaginar el lugar a oscuras- y sin agua.

Aunque cueste creerlo, la noticia de la vuelta energética este lunes no fue bien recibida. Lógico: los cables que quedaron tirados por las calles, hicieron que la electricidad sea un peligro más. Según los vecinos, nadie se les acercó para atender ese problema, ni ningún otro.

“Estamos esperando que venga gente de Edenor a arreglar, porque hasta el momento no se acercó nadie a preguntar y largaron la luz sin fijarse si había cables tendidos como los que hay, sin darse cuenta del peligro que corríamos”, le dijo a Clarin.com Cristina Juárez, vecina que maneja un comedor comunitario y también milita en el Movimiento Popular La Dignidad.

“La tormenta fue de terror. Lloré un montón. Cuando salí de casa, me di cuenta del desastre. A mi tío se le destruyó la casa, a mi hermano se le cayó el techo, vimos chapas colgadas en los pinos, de todo”, siguió la mujer. Y concluyó: “No teníamos agua, nos trajeron un generador pero no dábamos abasto porque no teníamos nafta”. […] [POR FABRICIO SOZA/clarin.com/]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*