El mundo no es ningún lugar de sol seguro

Alexandria citadelSe lee regularmente en el periódico acerca de personas enojadas que han obtenido sus vacaciones en el sol estropeadas y quieren como que alguien sea considerado responsable de la miseria.

Más recientemente trató de una pareja cuyo niño de un año estuvo a punto de morir después de que tragó veneno de hormigas cuando andaba arrastras por un jardín del hotel en Egipto (Aftonbladet, 23 de enero de 2012). 2.000 coronas les ofrecieron a los padres como indemnizacon cuando se quejaron sobre el incidente en la agencia de viajes, y esto, mantienen, no es más que «una burla». Ellos habían confiado en que el sitio sería adecuado para los niños!

Si se ha dedicado tiempo y dinero en sus vacaciones, entonces se quiere que sean buenas, divertidas, agradables. No se quiere ir impotente al hospital con una hija muriéndose en los brazos. Es completamente obvio. Al mismo tiempo puede ser útil obtener cierta perspectiva sobre las cosas.

Egipto, que fue el país que visitó a la familia en cuestión, se encuentra en estado de emergencia por más de treinta años. La seguridad de los derechos es deficiente con detenciones arbitrarias, encarcelamientos sin juicio y tortura. Después de que el presidente Hosni Mubarak fue derrocado hace poco más de un año atrás y los militares tomaron el poder se prometieron mejoras, pero seún el informe de Amnistía de 2011, el país rompe todavía consecuentemente con los derechos humanos punto tras punto. Las autoridades no permiten ningún tipo de crítica.

Activistas políticos y periodistas desaparecen, manifestantes femeninas son sometidas a «pruebas de castidad». Un 91% de las mujeres egipcias han experimentado la mutilación genital, informó UNICEF hace un par de años. El ingreso mensual promedio es de unas 2 600 coronas, según las cifras del Banco Mundial, y siete millones de niños viven por debajo del umbral de la pobreza.

Esto no mencionan los guías de viaje ni con una palabra. «Sol seguro», «relajante» y «barato» son frases típicas que se usan para vender viajes a Egipto, y es probablemente también una descripción precisa de los ghettos-paraíso donde se encierra a los turistas. Ellos están en el país para relajarse en el sol bajo una palmera cerca del borde de la piscina, no para que se les recuerde violaciones de derechos humanos, pobreza y otras cosas desagradables. Pero si se creee que hay alguna garantía de que las vacaciones serán del todo maravillosas, entonces está mal la cosa con la concepción de la realidad. Porque incluso si a veces se obtiene la impresión contraria cuando se vive en un país próspero como Suecia, pues la vida, después de todo, realmente no nos debe ni un centavo. El mundo, los egipcios nos lo pueden contar, no es un lugar de sol seguro. [metro.se/]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*