Cuando la muerte se convierte en una necesidad

El suicidio de Monicelli reabre el debate sobre una muerte digna y sobre la eutanasia

El suicidio del guionista y director italiano Mario Monicelli tras haberle detectado un cáncer de próstata en fase terminal ha reabierto un debate constantemente presente en la sociedad: el derecho a una muerte digna -entendida ésta como las medidas para mejorar la vida de los enfermos terminales- y la eutanasia -homicidio por compasión-.

Ahora bien, los expertos diferencian claramente entre el suicidio y la muerte digna. “Hay que distinguir entre eutanasia y muerte digna, que excluye los problemas de salud mental”, afirma Jesús de la Gándara, jefe de Psiquiatría del Complejo Asistencial Burgos. […]

La historia del presentador de la cadena británica BBC, Ray Gosling, que confesó haber ayudado a morir a su amante conmovió a muchos e indignó a otros tantos.

Gosling contó como asfixió a su pareja con una almohada en el hospital para cumplir el acuerdo al que ambos habían llegado en caso de que su sufrimiento fuera insoportable.

En 2009, un destacado director de orquesta británico, Edward Downes, y su esposa Joan, viajaron hasta la ya famosa clínica ‘Dignitas’ en Suiza – asociación con base en Zúrich dirigida por el abogado y activista Ludwig Minelli-, para morir.

Downes, ciego desde hace muchos años, tomó esta decisión después de que a su mujer le diagnosticaran un cáncer terminal. La decisión de la pareja generó una gran conmoción en Reino Unido, país en el que el suicidio asistido es penado.

Reino Unido y el suicidio asistido

De hecho, es Reino Unido uno de los países donde la eutanasia genera más polémica. Más de 100 británicos se han quitado la vida en la clínica suiza, algunos de ellos en condiciones que los médicos no consideran terminales.

Ramón Sampedro

Es lo que ya se conoce como ‘el turismo de la muerte’. Ciudadanos que, ante la ilegalidad imperante en su país, viajan a otros países donde la legislación es más suave y así pueden recurrir al suicidio asistido o a la eutanasia.

Dicho ‘turismo’ ha provocado que el debate llegue a la Cámara de los Lores, donde desde hace varios años se plantea la posibilidad de legalizar el suicidio asistido.

Tampoco fueron los Downes la primera pareja en acudir a Dignitas. Uno de los más famosos industriales de Suiza, Eberhard von Brauchitsch, y su esposa Helga ingresaron en una habitación y se tomaron una dosis mortal de veneno, tras decidir no seguir padeciendo las enfermedades terminales que ambos padecían.

En Europa, por ejemplo, hay países en los que la eutanasia es legal, como es Holanda, Luxemburgo y Bélgica, pero hay otros en los que la prohibición y los vacíos legales obligan a muchas personas a trasladarse a otros países, como Suiza, para que no sean juzgados. En España, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ha anunciado lo que ha denominado ley de ‘muerte digna’. […] [Esther Mucientes/elmundo.es/elmundosalud/2010/12/01/neurociencia]

Eluana Englaro

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*