Mohammed bin Nayef, misteriosamente desaparecido

Una demanda con sede en EE.UU. que menciona al príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman (MBS) en un caso centrado en una refinería de petróleo del Caribe ha puesto de relieve inesperadamente la desaparición de su principal rival y primo, Mohammed bin Nayef.
En junio de 2020, el empresario saudí Nader Turki Aldossari presentó una demanda judicial* en nombre de su hijo alegando que Muhammad bin Nayef y otros habían incumplido un contrato de décadas de antigüedad relacionado con la construcción de una refinería de petróleo en la isla caribeña de SANTA LUCÍA.
Pero el caso planteó la cuestión de cómo emitir una citación ante él, considerando que se desconoce su paradero.
La demanda fue enmendada para incluir MBS, afirmando que había puesto a bin Nayef bajo arresto domiciliario y confiscado sus activos, impidiéndole así cumplir con sus obligaciones contractuales.
En marzo, el abogado de MBS se ofreció proporcionar la dirección de bin Nayef de forma “confidencial”, y dijo en un expediente judicial que enfrentaba amenazas relacionadas con terrorismo debido a su papel anterior como ministro del interior del reino.
‘Nadie puede verlo’: los abogados del príncipe saudí detenido hacen sonar la alarma
Y cuando Aldossari dijo que no se podía entregar una citación contra bin Nayef, el tribunal ordenó a los abogados de MBS que ayudaran a determinar su ubicación.
No se mencionó su detención, pero el abogado de Aldossari insistió en que MBS “tenía al ex príncipe heredero bajo arresto domiciliario”.
“Nayef es efectivamente un prisionero de … Arabia Saudita”, dijo el dueño de la empresa en un documento.
Pero el mes pasado, el juez desestimó el caso de incumplimiento de contrato de Aldossari, dejando sin resolver las preguntas sobre el estado y el paradero del ex príncipe heredero.
Bin Nayef fue derrocado por MBS, su primo más joven, en un golpe de estado en junio de 2017. En ese momento, se creía que bin Nayef, que había sufrido problemas de salud, estaba detenido bajo arresto domiciliario después de que fuese despojado de todos sus poderes de gobierno.
Antes de su cesamiento en 2017, bin Nayef, 60, era visto como el rival más importante al trono. Controlaba las fuerzas de seguridad del país, desarrolló vínculos estrechos con las agencias de inteligencia occidentales y sigue siendo popular entre conservadores marginados por el príncipe heredero.
Desde que derrocó a bin Nayef, MBS ha centralizado el poder y ha apuntado a todos y cada uno de los enemigos percibidos y oponentes potenciales. Ha arrestado a varios miembros de la familia real, incluido el príncipe Faisal bin Abdullah al-Saud, hijo del difunto rey Abdullah (Abdalá bin Abdulaziz).
Las autoridades sauditas no han comentado públicamente sobre el caso del príncipe bin Nayef.
El abogado de Aldossari dijo a la agencia de noticias AFP que planea apelar el caso y luchar contra la prohibición de viajar de sus propios clientes, que teme “podría escalar a la detención”.
Abogados de MBS se registran para representar a bin Nayef
En un informe en diciembre pasado, un panel de investigación (fact-finding panel) parlamentario británico dijo que bin Nayef “no había podido impugnar su detención ante un juez independiente e imparcial (y) que no tiene acceso a un abogado para discutir su situación”.
En marzo, el gobierno de EE.UU. también planteó preocupaciones por las desapariciones del príncipe saudí y otros miembros de la realeza mayor en el reino.
Sin embargo, pocos días antes de que se desestimara la demanda de Aldossari, varios abogados del bufete de abogados y de cabildeo Squire Patton Boggs de Washington se registraron para representar a bin Nayef en el caso, mientras trabajaban para su rival MBS en otra demanda estadounidense.
Squire Patton Boggs también representa a los coacusados ​​del príncipe Mohammed en una demanda estadounidense separada presentada por el exjefe de espías Saad al-Jabri, asesor de bin Nayef desde hace mucho tiempo, según documentos judiciales de EE.UU..
Desde 2016, Squire Patton Boggs ha representado al Centro Saudí para Estudios y Asuntos de los Medios de Comunicación (CSMARC, en inglés), recibiendo un total de unos $ 2.7 millones por el trabajo, según documentos del Departamento de Justicia de EE. UU. 
Un informe reciente de inteligencia de EE.UU. dijo que funcionarios asociados con CSMARC estuvieron involucrados en el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi en Turquía en 2018.
Una fuente estadounidense cercana a Jabri dijo a la AFP que era “incomprensible ver a abogados compareciendo en nombre de bin Nayef en una demanda mientras representaban a los coacusados ​​del príncipe Mohammed en otra demanda”.
El propio Jabri presentó una demanda en EE.UU. el año pasado contra MBS, acusando al príncipe heredero de Arabia Saudita de enviar al “Tiger Squad” (Escuadrón Tigre) del reino para asesinarlo en Canadá hace tres años.  [https://www.middleeasteye.net/news/saudi-arabia-prince-mohammed-bin-nayef-us-lawsuit-disappeared]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*