Los niños se venden en Suecia

barnen_säljs_i_sverigeLa 16-añera Anna es traída en coche desde Rumania – ella es mantenida luego prisionera de un hombre de 42 años de edad y es forzada a cometer robos, es expuesta a palizas e intentos de violación.

Anna es sólo una en el montón en un estudio sobre niños víctimas de trata de personas en Suecia en los últimos años.

– Es un caso típico, también la condena que cayó más tarde contra el hombre es típica, dice Ingrid Åkerman quien llevó a cabo la encuesta.

Tres niñas en sus primeros años de adolescencia se venden a diferentes hombres para sexo en grupo, dos niñas que son fotografiadas, son ofrecidas públicamente en internet y son violadas, dos niños pequeños son utilizados para robos y mendicidad y una niña de 14 años de edad con retraso mental que se vende como esclava sexual – la lista de casos conocidos de trata de niños en Suecia es alta y la 16 añera Anna es sólo una de la multitud.

– En todos estos casos es cuestión de trata de personas, dice Ingrid Åkerman.

De los 166 niños (leer ‘menores’) incluidos en la encuesta, casi la mitad son utilizados para fines sexuales y la otra mitad para delitos de robo y mendicidad. Las edades de los niños van desde los tres años hasta los 17 años.

A pesar de que durante el período han entrado nada menos que 68 denuncias a la policía sobre trata de personas, proxenetismo y delitos sexuales contra niños, son sólo 10 casos que han ido todo el camino a una sentencia del tribunal de distrito.

– Cuando se trata de niños ocurre a menudo que no se toma tan en serio su testimonio como el de los adultos, dice Ingrid Åkerman.

En el caso de Anna, es sentenciado el hombre de 42 años que la mantiene prisionera en la caravana a un año de prisión por intento de violación. La acusación respecto a la trata de personas, amenaza ilegal y maltrato es desestimada por el tribunal de distrito.

– Se necesita mirar a esta legislación y reforzar los derechos de los niños. También hay que destinar más dinero y coordinar los esfuerzos de la sociedad.

La doctora Ewa Carlenfors, comisionada de la sección de trata de personas de la policía de Estocolmo, opina, así como Ingrid Åkerman, que los tribunales suecos tienen muchas veces dificultades para entender la problemática.

– En muchos casos saben las niñas que van a prostituirse pero no en qué medida o de qué manera. Aunque eso no quiere decir que ellas quieran hacerlo. Los tribunales lo comparan con niños suecos y el análisis del contorno que tienen, dice ella.

Ewa Carlenfors sostiene que hay diferentes tipos de coerción. En varios casos, se trata de coacción económica. Ella recuerda un caso en el que una chavala se vio obligada a recibir 17 clientes por día.

– Es entre lo más repugnante que he experimentado como policía. A pesar de que era un caso evidente (‘claro como el sol’) de trata de personas eligió el fiscal etiquetarlo como proxenetismo. El autor sólo obtuvo tres años y medio de cárcel, dijo. […] [aftonbladet.se/nyheter/article15770863.ab]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*