Qué miedo empezar una nueva relación

Ellas nos ven con desconfianza. Algún patán las hizo sufrir en el pasado reciente y andan prevenidas con todos. Creen que también somos culpables y nos miran rayado, mientras piensan para sus adentros: “Están cortaditos con la misma tijera”.

Lo más probable es que usted también tenga en su historial un par de guerras perdidas y sus respectivas heridas. Hay leyendas urbanas que cuentan historias de hombres muy machos, los más varones entre los varones, los más perros entre los perros, que casi no sobreviven a una tusa.

Por eso, el primer paso para encaminarse en una nueva relación es asegurarse de estar curado. De lo contrario, corre el riesgo de que los fantasmas del pasado lo inhiban para ser todo un ‘don Juan’. Los recuerdos pueden ser aterradores. Llegan incluso a bloquear nuestra mente y a amargarnos en medio de una nueva cita.

Es difícil, lo sé. Las ex novias suelen dejar marcas que nos obligan a memorarlas en nuestro día a día. A pesar de que intentamos deshacernos de todo lo que nos hace recordarlas, nos persiguen con una carta vieja en la mesa de noche, un arete ‘olvidado’ en el carro o una canción que nunca pasa de moda. No es coincidencia. Es una artimaña calculada para hacer más difícil nuestra transición.

De qué se sorprende; son todas hijas de Eva y llevan en la sangre un instinto natural por hacernos la vida difícil. He escuchado el rumor de que Adán fue el primero en usar la frase: “Dios mío, por favor, dame paciencia”, luego de que ella se puso de libertina y ‘culipronta’ a comer manzanas, lo que motivó el destierro del paraíso nudista.

Tampoco hay que condenar a Eva, porque al fin y al cabo fue sacada de la costilla de Adán (lo que demuestra que ellas sí están “cortadas con la misma tijera”; salieron toditas de la misma horma; lo dicen las sagradas escrituras).

Niñas, nosotros no andamos con un anillo de compromiso en el bolsillo

Para saber si superó la traga pasada, hágase un auto-test con preguntas como: ¿Al menos dos canciones de la radio me hacen memorarla? ¿Cuándo voy a Villa de Leyva recuerdo que allí pasé un fin de semana con ella? ¿Sigo revisando su Facebook al menos una vez cada ocho días? ¿Me he vuelto a cortar las venas en el último mes? ¿Aún hablo con su madre y le pregunto cómo está… y ¡con quién!?

Una vez seguro de su salud mental, debe dar un segundo paso antes de aventurarse en una nueva relación: estudie, verifique, confirme, y recontraconfirme que la mujer de su interés esté también curada. […] [Por a_gomoso/eltiempo.com/blogs/le_puede_pasar_a_usted/2010/08/que-miedo-empezar-una-nueva-re.php]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*