Bancos en bancarrota prestan a estados en bancarrota

A finales del año pasado pensé yo que crisis bancarias o estados en quiebra en cualquier momento sacudirían Europa. Los estados habían derrochado su dinero y los bancos habían prestado sin cabeza, entre otros a estados malamente administrados. Los bancos no tenían suficiente capital y España e Italia se vieron obligadas a pedir prestado a tasas de interés usureras. Un colapso estaba cerca.

Axel_Fridell_-_Tre_berusade_män

Yo estaba equivocado. El pánico agudo se ha calmado, la Bolsa ha subido y los estados pueden pedir prestado de nuevo. Un regalo único hizo toda la diferencia. Un par de días antes de Navidad prestó el Banco Central Europeo dinero ilimitado a los bancos europeos durante tres años a un único 1 por ciento de interés. Dado que la inflación es más alta que eso, recibieron pues los bancos pago por recibir dinero. 523 bancos tomaron préstamos por valor de la suma de fantasía de 489 millardos de euros.

La intención del BCE era financiar al mismo tiempo a los estados del euro, lo que según la ley no se puede hacer. Si el banco en una ventanilla sacaba el equivalente a 10 millardos de coronas suecas a un 1 por ciento de interés, podía el otro banco en la ventanilla de al lado prestar el dinero al gobierno de Italia o España al 6 por ciento. Medio millardo de ganancias. Dulce es la recompensa al esfuerzo. En enero prestaron los bancos italianos y españoles más que nunca a los estados, a pesar de que eran ese tipo de préstamos que originalmente llevaron a los bancos al borde de la ruina.

La estructura financiera es avanzada, pero el principio es el mismo que cuando dos individuos borrachos en alto grado se sostienen por medio de aferrarse el uno al otro. Bancos arruinados prestan a estados arruinados. Suena demasiado bueno para ser verdad y lo es. El BCE no tiene dinero propio para prestar. Todo lo que tiene ha venido de los contribuyentes o de dinero recién impreso – que hace que los ahorros y las pensiones sean de menos valor. La crisis se resuelve pues por medio de que el estado y el capital vuecan los costos y riesgos a la gente común.

Esta semana fue el reparto de nuevo regalo. Los bancos acababan de obtener préstamos del equivalente a 529 millardos de euros del BCE. Más préstamos pueden ayudar a uno, por supuesto, a hacer frente a las facturas, pero cualquiera que haya visto el programa de TV “Lyxfällan”* sabe que no resuelven los problemas a largo plazo. Los bancos tienen que poner sus negocios en orden, y los estados deben reformar para poner en marcha el crecimiento. Algunos utilizan la moratoria a reformas, como el gobierno italiano, pero otros parecen por el contrario utilizarla para retrasarlas, por ejemplo los bancos españoles en quiebra.

Todavía no sabemos si el dinero va a ayudar o hacer que caigan. Sólo sabemos que el juego se llama ‘doble o nada’ (Take It or Leave It/The $64,000 Question) y que el sistema del euro acabó de aumentar la apuesta con 1 000 millardos de euros – equivalente a casi el PIB de toda Escandinavia. El BCE, los bancos y los gobiernos están invirtiendo en común y si las cosas van mal, caen todos. Voy a pensar en la vieja sabiduría que hay que establecer un límite máximo para las apuestas antes de visitar el casino. [metro.se/ Panka banker lånar ut till panka stater]

* Un programa en el que un par de economistas analizan la situación de personas que por diversas razones han acabado endeudadas y les ayudan a salir de la situación hablando con quienes corresponde y que cuando colaboran los endeudados pueden tras unos cinco años de vivir al ‘existensminimum’ salir de la situación y volver a vivir normal.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*