Oruro atesora un albergue desconocido de las parihuanas

SANTUARIO DE FLAMENCOS

  • Son aves que viven en grupo y que habitan en 121 zonas de las regiones de La Paz, Oruro, Potosí y Tarija
  • Cuando todavía no pueden volar, se agarra a los polluelos y se les coloca un anillo identificador
  • El gran andino. Con sus 110 centímetros, es el más grande de los flamencos sudamericanos
  • Flamenco chileno. Su plumaje es rosado pálido, negro en la parte distal de las alas, que queda oculto cuando no está volando
  • La parina chica. Sus 90 centímetros justifican que se la conozca como “parina chica”

Las patas de los flamencos eran blancas. Pero un día, por querer ser los más bellos de la fiesta que organizaban las víboras, se pusieron a buscar unas medias coloradas, blancas y negras. […]

Así imaginó a estas aves el argentino (uruguayo) Horacio Quiroga en su cuento Las medias de los flamencos (The flamingo’s stockings), y así es como se les puede encontrar a la salida de Oruro, camino a los arenales, entre la segunda y tercera lagunas de la Planta de Tratamiento de Aguas Servidas de la ciudad. De lejos se les oye parlotear a unos mientras otros, media cabeza bajo la superficie, buscan su alimento. Comer en grupo es una de sus costumbres.

Una gaviota andina (Chroicocephalus/larus serranus) que surca el aire da la voz de alarma a los que están en la segunda laguna: un vehículo se acerca al lugar. Entonces, enormes alas rosadas y negras se despegan de los cuerpos y las parihuanas alzan el vuelo, asustadas, marchándose hacia el último embalse y dejando abandonados a los polluelos de plumaje plomo nacidos hace unos días.

andeanflamingo

Son varios cientos de ejemplares de flamencos chilenos o phoenicopterus chilensis, según los han identificado los biólogos Carlos Capriles Farfán y Omar Rocha. Lo extraño es que se encuentren aquí, en dos lagunas artificiales orureñas, y en verano, época en la que suelen estar en el suroeste de Potosí.

En estas aguas han anidado, lejos del tradicional lugar para ello: la Laguna Colorada. La abandonan cuando llega el invernal frío potosino que congela los humedales, hasta llegar a lugares de menor altitud como los lagos orureños Poopó y Uru Uru. […]

Hay seis tipos de flamencos en el mundo. Uno tiene su morada en los humedales africanos; otro en Europa; un tercero es de abolengo caribeño y los otros tres, habitan en Sudamérica. Estos últimos descienden del mismo ancestro, explica la ornitóloga Eliana Flores, pero dos están emparentados por su similitud, a tal punto que se los considera “primos”: son el andino o phoenicopterus andinus y el de james o Phoenicopterus jamesi. También se les conoce como parina grande o “chururo” (por su graznido) y parina chica o “jututu” (por el mismo motivo), respectivamente, y viven en humedales situados entre los 3.665 y 4.797 metros sobre el nivel del mar. Ambos están en situación “vulnerable”, de acuerdo con los datos de El Libro Rojo de la Fauna Silvestre de Vertebrados de Bolivia. […]

Pero también se le puede ver en otras 120 zonas de Bolivia, así como en Argentina, Perú y Chile; su población llegaría a 120 mil ejemplares en el continente. A la par, el andino también se mueve bastante, de región en región, de país en país, y es el más grande de los tres (110 centímetros de alto), pero del que menos individuos existen: unos 32 mil en Latinoamérica, por lo que es el más vulnerable en cuanto a su población. […] [Gemma Candela/la-razon.com/]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*