Sale el sol

La superestrella pop colombiana podrá tener el mejor movimiento de caderas, la melena de mujer más salvaje y la propuesta oculta más erótica, pero jamás olvida que su éxito está en las canciones.

ShakirasaleelsolPocos han advertido que Shakira, desde el principio de su carrera, ha estado pendiente de las canciones de sus discos. Es cosa de volver a Pies descalzos (1995) o ¿Dónde están los ladrones? (1998). Son producciones donde las guitarras eléctricas, los estribillos y las letras confesionales evidenciaban un desligue del típico melodramatismo de la balada latina. Algo que se repitió en Servicio de lavandería (2001) y Fijación oral (2005). Ambos con edición en inglés y destacando en los créditos que Shakira también estaba detrás de las composiciones.

Por supuesto que ella ha usado -y abusado- el atractivo comercial que provoca en el mundo anglosajón el “latinaje”. Sobre todo si le sumamos lo “exótico” de su herencia árabe. Tampoco se pueden obviar videos como el de “Loba” que la dejan más cercana al mundo stripper que de la songwriter sensible. O “Waka Waka”, himno mundialero que, al parecer, enfermó a todo el mundo. Pero, ¿acaso Lady Gaga o Katy Perry no juegan con los mismos recursos reiterativos y “chulos” de la música pop?

Sale el sol tiene mucho de esa Shakira “guarra” (léase “sucia”). […] [emol.com/noticias/magazine/detalle/detallenoticias]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*