Reinventan empleos en Barajas para ganarse la vida

väskorLa crisis agudiza el ingenio de ciudadanos sin trabajo que han decidido “buscarse la vida” en el aeropuerto de Madrid-Barajas, donde han reinventado empleos como “gorrillas”, o como vendedores de bolsas para aliviar los excesos de equipaje o alquilando sus ordenadores portátiles.

Pendientes de los vuelos transoceánicos y especialmente de los viajeros que “puedan volar en primera” están los “gorrillas”, que aguardan con carritos en los viales del exterior la llegada de pasajeros.

Sus principales clientes son los viajeros con muchos bultos. Se los descargan del maletero del coche y se los llevan hasta los mostradores de facturación, a cambio de una propina.
Uno de estos “gorrillas” es Patrick, natural de Costa de Marfil, que explica que desempeña esta labor desde hace tres meses, amenizando, además, a los pasajeros con sus cantos de “blues, soul y lo que se tercie”.

Patrick dice que lleva más de veinte años en España, donde ha trabajado en distintos empleos, como monitor de gimnasio o vigilante de seguridad.

Asegura que la idea de acompañar y llevar las maletas de los viajeros se le ocurrió al despedir a un amigo hace unos meses, y desde entonces se ha convertido en su empleo diario.

“Me llevo bien con todos los del aeropuerto y me dicen a qué hora son los vuelos con más pasaje”, comenta, mientras detalla que suele empezar su tarea al mediodía y terminarla a media tarde.

No es el único que desempeña esta misión, pero no le preocupa la “competencia”, porque asegura que se lleva bien con sus compañeros, “ya que cada uno tiene sus maneras de trabajar y no nos molestamos”. […] [lahora.com.ec/ReinventanempleosenelaeropuertodeMadrid]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*