En colectivo al mercado indio de Písac

El autobús hace parada en una calle de adoquines entre viejos edificios de piedra en Ollantaytambo.

ollantaytambo-4-

ollantaytambo-

Las mochilas se lanzan al techo. Lleno de gente en el interior. De pie. Pero tuvimos sitio. Hacia el Mercado Indio de Pisac en Perú.

Map-Sacred-Valley-Machupicchu-Cuzco-Peru

ollantaytambo-.2

Viajes en autobús que se recuerdan

El autobús recuerda a una variante más corta de autobús de turismo modelo antiguo. El tour va deeespacio porque son muuuuchas subidas y bajadas. Pero por suerte el viaje a Urubamba sólo tarda 20 minutos. El pueblo es el equivalente a la terminal de autobuses Nils Ericson de Gotemburgo en el Valle Sagrado de los Incas. Aquí yo y mi compañero de viaje cambiamos de autobús a otro un poco menor. El parabrisas delantero está tan sucio que el conductor no puede ver ni torta cuando le da el sol. No se siente bien del todo cuando el conductor va a tomar curvas cerradas en carreteras estrechas de montaña …

40 minutos más tarde nos encontramos sanos y salvos en Písac. Nos alojamos en el Hostal Pisaq.

HostalPisaq

Sightseeing. Una gallina con pollitos huye aterrorizada adentro de una casa, una mujer corta madera, dos niños tiran diversos desechos al río, tres cerdos excavan en la orilla del río, cinco vacas vagan solas por estrechas calles, carteles políticos cuelgan por todas partes. 

Cena. A la cama.

pisac-market

Las campanas de la iglesia me despiertan a las 05.30. El mercado indio empieza a montarse ya a las seis, así que me levanto de la cama. Miro en la iglesia del pueblo en la plaza donde una misa católica comienza a las 06:10 en español. La figura de Jesús en el altar es de color marrón.

Fuera otra vez. Frío. Los puestos del mercado están creciendo en número al ritmo que el cielo se va aclarando. Las biciletas de carga especiales de tres ruedas están a completamente cargadas y tienen que trabajar duro. Un niño indio juega con un camión de hojalata atado a una cuerda. Un perro mendiguea comida. El músico Rumi habla de sus viajes con la banda en otros países. El viento sopla fuerte. Una puesto de mercado cae. Las alfombras vuelan por la borda. Hortalizas, frutas. Y, por supuesto, patatas y maíz en diferentes formas y colores. Los vendedores no dan nunca la paliza.

Pisac-mercado

A las once empieza otra nueva misa. Ahora en idioma indio quechua. Después van caciques de comunidades indígenas del contorno con sus trajes tradicionales en una colorida procesión, encabezada por el alcalde de Pisac. Llevan un “varayoc”, una especie de bastón. Soplan cuernos.

En el colectivo – una especie de taxi-bus – abajo en el río Urubamba, venden productos refrigerados. Pinchos morunos cambian de ‘propietarios’ manos. Policías custodian el puente. Un hombre con una gallo comprar un billete.

– Vamos!

Tenemos que darnos prisa a bordo. El colectivo se pone en marcha con su interior completo. Y va por el camino equivocado! Después de una ligera preocupación, resulta que el autobús tiene que dar un pequeño giro en Pisac para ir a parar en la dirección correcta al puente sobre el río Urubamba.

Pisac -

El colectivo es apretado. El conductor es un policía que curra extra. Él dice que es un mini-van Toyota y bromea acerca de que los japoneses son de crecimiento corto… La hija del conductor pregunta toda curiosa bastante sobre nosotros ‘gringos’ y sobre Suecia. Los pueblos sobre las montañas son hermosos. Pero la costura en el asiento no es agradable. Después de aproximadamente una hora de viaje, casi todo descensos en carreteras empinadas, llegamos a Cuzco. [metro.se, edición impresa)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*