Suecos gustan del multiculturalismo cuando se encuentran a una distancia segura

La clase media sueca se ve a sí misma como tolerante y solidaria. Esto se aplica especialmente a aquellos que viven en áreas con pocos residentes de fuera de Europa, escribe el columnista y rector Hamid Zafar.
Hay un pensamiento sostenible que ha retornado casi inalterado en todos los planes de estudios suecos desde 1969. La importancia de la solidaridad con los vulnerables. La solidaridad es como runas profundamente absorbidas en la autoestima sueca.

Raoul Wallenberg, Dag Hammarskjöld y Olof Palme personalizan esto y ocupan los pedestales más distinguidos de la historia sueca. Por esta razón, es especialmente provocativo que los Demócratas de Suecia (SD) pueda obtener alrededor del veinte por ciento sde votos según los últimos barómetros electorales. Es un crimen contra la imagen de los suecos como gente que quiere bien a los vulnerables. ¿Cómo pudo llegar a ser esto? ¿Somos tan solidarios como a menudo elegimos creer?

Después de Almedalen reflexioné sobre las diferentes charlas de líderes de partidos que se caracterizaron en gran medida por el posible papel de SD en un futuro panorama político. Sorprendentemente poco tiempo se dedicó a discutir cómo los Demócratas de Suecia han atraído a cada quinto votante. ¿Es razonable creer que una quinta parte de la gente se ha vuelto xenófoba en el transcurso de 10 años? Una evaluación razonable es que una gran proporción de los que se se han mudado a los Demócratas de Suecia (SD) no están impresionados por la gestión reciente de los últimos gobiernos de los grandes desafíos de la sociedad. Uno espera que el Estado tenga las respuestas y entregue las soluciones. Almedalen parece haberse convertido en el ‘Palmedalen’ de la nostalgia, un país que implacablemente se ha atascado en una época pasada. Suecia se ha convertido en un nuevo país después de Palme.

No es ninguna casualidad que hayamos recibido nuevas autoridades como Nationella samordnaren mot våldsbejakande extremism y Delegación contra la Segregación. Es el resultado del hecho de que el estado no ha sabido enfrentar los desafíos. Aún se tantea tras la respuesta de por qué cientos de suecos se han unido al  Estado Islámico (IS). También se busca la respuesta del por qué es más de 10 veces más común que hombres jóvenes sean asesinados en Suecia que en Alemania, según un informe del European Journal on Criminal Policy and Research.

Una gran parte de los nuevos desafíos se atribuyen a la segregación. Durante mucho tiempo, los políticos han optado por ignorar los problemas que han surgido de una sociedad dispar, a pesar de que no se carece de investigaciones que han advertido sobre las consecuencias de tal desarrollo.

Recientemente publicó la Asociación de inquilinos (Hyresgästföreningen) un informe que  había estudiado la segregación. Según el informe, se encuentra el llamado “tipping point” para el “native flight” (punto de inflexión del ‘vuelo nativo’) en niveles notablemente bajos en Suecia (cuando la población residente abandona un área residencial). En promedio, se necesita solo un 4% de residentes inmigrantes no europeos para que los nativos suecos comiencen a evitar la zona (= se muden a otro barrio con menos inmigrantes). Es la clase media la que se muda. La clase trabajadora sueca permanece y las zonas (los barrios) de las clases altas no se ven afectadas.

Esto desafía la autoimagen de la clase media de que somos gente tolerante y solidaria. Zonas (barrios) con la menor proporción de residentes de fuera de Europa, como Majorn y Södermalm  se destacan. Barrios que no se conocen directamente como fuertes bastiones del partido Demócratas de Suecia (SD). Es fácil ser positivo acerca de la inmigración y del multiculturalismo en estas áreas, ya que la población allí residente cosecha más el fruto del multiculturalismo que la carga de ello. Aquellos que se sienten como más solidarios se encuentran a una distancia segura.
Las bolsas de la comida del multiculturalismo no pesan tanto cuando otras personas las llevan. [
Zafar: Svenskar gillar mångfald på lagom avstånd – Göteborgs-Posten]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*