Salesianos maricones en la Universidad Laboral de Sevilla

Malditos curas católicos!

El católico, poeta y escritor Markus Birro publicó en 2010 una carta larguísima en el diario Dagens Nyheter de Estocolmo y luego en los telediarios de la TV fue entrevistado sobre el tema que había publicado y las continuas noticias que aparecen sobre los abusos sexuales de curas católicos.

En otras palabras dijo más o menos que se avergüenzan hoy de ser católicos con todos los trapos sucios que están siendo revelados últimamente. Y que los católicos de Suecia deberían hacer algo para acabar con todo el cacao que se está armando. He traducido una parte del artículo abajo.

Por si a alguno le interesa saber las secuelas emocionales de las víctimas de abusos sexuales, os contaré que ya hace unos 50 años que un salesiano, un tal ‘Don Lucas’, lo intentó conmigo en la Universidad Laboral de Sevilla y hace no mucho tiempo tuve una pesadilla a eso de las tres de la madrugada que acabó cuando me desperté al dar un chillido y sudando y hasta los vecinos tres pisos más abajo lo oyeron y luego nos preguntaron si había ocurrido algo.

La pesadilla fue, como todas las pesadillas, algo rara. Me encontraba en un lugar parecido a un lavadero de coches pero que era del largo como el de una cadena de montaje en una fábrica de coches. En vez de coches venían ataúdes negros, unos abiertos y otros cerrados. Yo me encontraba al lado derecho de la ‘cadena’ de ataúdes y a la altura en que los ataúdes iban a entrar al ‘lavadero’.

Al otro lado del lavadero estaba un cura mucho más alto que yo y me ordenaba con gestos firmes como de un sargento de la mili que me pasara al otro lado de la cadena para que me fuera con él. Al negarme, ví que el gran hijo de su madre empezó a correr alrededor del lavadero para pasarse a mi lado. Me entró el pánico y émpecé a correr a toda velocidad por el lado derecho de la cadena de ataúdes, hacia el principio de esta y en medio camino me metí en un ataúd que estaba abierto, esperando pasar desapercibido cuando el cura llegara para ‘cazarme’.

Al rato, al mirar arriba, vi un cura a mi derecha y el cura largo a la izquierda. O sea, estaba rodeado por dos curas vestidos con sus trapos negros y yo metido en un ataúd también ‘decorado’ con tela negra, tanto en su exterior como en su interior. El cura largo le ordenaba al cura de la derecha que me cogiera. Y este cura tenía una cinta de tela negra, del largo de una bufanda, entre las manos. Y al ver que le hacía gestos al cura largo con la cinta de tela de que me iba a estrangular, empecé a chillar tan alto un berrido tipo ‘Aaaaaaaaahhhh!!!!’ que hasta los vecinos lo escucharon (confirmado) y fue entonces cuando me desperté. Y me encontré de pronto sentado en la cama y sudando. Y con casi dificultades para respirar durante un rato. Y esto es después de 50 años.

Y todo por un puto salesiano.


Abusos sexuales -Universidad Laboral de Sevilla (1959-1963)

Ahora que leo este artículo, aprovecho la ocasión para denunciar desde aquí algo parecido que me ocurrió a mí cuando estudiaba en la Universidad Laboral de Sevilla, regida entonces por los putos curas salesianos.

Que había varios salesianos ‘mariconcetes’ en la “Uni” era algo sobre lo que corrían bastantes rumores entre los alumnos y por desgracia me tocó experimentar un caso personalmente.

Un cura llamado “Don Lucas” se me metió en la cama (en el colegio entonces llamado Miguel de Mañara). Cada noche pasaba un salesiano a través de todas las habitaciones (cada una con seis camas) para apagar las luces. Una noche me desperté con que el hijo de la gran p-ta estaba metido a la derecha de mi cama. Me quedé “paralítico” del choque y todos mis intentos de tirarlo al suelo fallaron durante unos segundos hasta que finalmente lo conseguí y el maric-n de él se piró asustado y con miedo de que los demás se despertaran. Antes de tirarlo al suelo, consiguió coger mi mano y ponerla sobre su “aparato”.

Todo fue cosa de segundos y pude experimentar eso de que en estado de choque psicológico uno se queda como paralítico, el cuerpo no obedece a lo que le indica el cerebro. Al día siguiente fui a confesarme (en mi intento de denunciarlo) donde el cura “jefe de los salesianos de la Uni”, que le apodaban “la Virgen María”, le conté lo que “Don Lucas” – que estaba ese día dando misa-  había hecho esa noche conmigo y me contestó: “Hijo mío, habrás soñado, eso no puede ser verdad…”.

Esto ocurrió en 1961, si mal no recuerdo. Hace unos años escribí a una oficina de abogados de Sevilla y me contestaron que ya no se podía denunciar el caso pues habían transcurrido demasiados años, o algo por el estilo. Sí alguien que lea esto ha oído algo sobre algún otro caso parecido referente a los salesianos, bienvenido aquí a ventilarlo.


“Mi Dios es arrastrado en la suciedad por los sacerdotes y los obispos”

El católico Marcus Birro, poeta y escritor: Ya es hora de que la Iglesia Católica en Suecia actúe duro y consistente contra los abusos sexuales.

Me siento sinceramente super-enojado por todos los repugnantes que en el santo nombre de Dios violan sistemáticamente a los niños por todo el mundo. Este es el final del camino de mi fe católica si Roma no reconoce seriamente que debemos mirar a nuestro mundo y a nosotros mismos de una nueva manera profunda. La Iglesia Católica debe inmediatamente suprimir el celibato de los sacerdotes. […]

Suecia es un modelo en muchas áreas. Ahora tiene la Iglesia Católica aquí en el país una oportunidad de convertirse en una abanderada del cambio. Tomar tono contra Roma. No es seguro que Roma escuche, pero no es nuestra responsabilidad. Por el contrario, es nuestro deber actuar fuertemente sobre la base de nuestra conciencia y nuestros ideales. Somos una iglesia orgullosa, en el fondo. La Iglesia Católica en Suecia debe unísonamente y con fuerza escribir una carta y enviarla al Papa en Roma. ¿Dónde estás? ¿Por qué estás tan callado?

[…] [Fuente: Min Gud dras i smutsen av präster och biskopar” – DN.SE/10 apr. 2010]


Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*