TRUMPERGATE: La soga se aprieta en torno a Trump

Dagens Nyheter resalta los nuevos datos de Reuters sobre un elevado número de contactos* entre el equipo de Trump y Rusia.

Es una revelación más sobre cómo Donald Trump aparentemente ha tratado de ocultar sus tratos con Vladimir Putin durante la campaña electoral del año pasado.

Básicamente quiere decir que todas las sospechas anteriores que apuntan a que Michael T. Flynn y la campaña de Trump estuvieron involucrados en irregularidades se han agravado. El establecer un canal secreto directo entre Trump y Putin no sería realmente ilegal, siempre y cuando se llevase a cabo entre dos jefes de Estado en activo. Pero estas conversaciones deberían haber comenzado en abril de 2016, cuando Trump ni siquiera había ganado la elección primaria republicana. Ciertamente, no suena muy bien.

– Cada vez más personas en EE.UU. están comenzando ahora a hablar de que se parece a Watergate, es decir, el escándalo que provocó la caída del presidente Richard Nixon en 1974. Se vio obligado a renunciar, no tanto por lo que había hecho, sino porque mintió sobre ello y trató de encubrir la participación de sus empleados en el robo de documentos en el complejo de oficinas Watergate de Washington D. C, en la sede del Partido Demócrata. Ahora también ha sido nominado un fiscal especial, el ex Director de la Agencia Federal de Investigaciones (FBI) de EE.UU., Robert Mueller, para revisar todo el asunto Trump-Kremlin, lo que viene encima de las investigaciones propias del Congreso y del FBI.

A las preguntas de si es esto el comienzo del fin para Trump y si podrá sobrevivir esta situación, opina el comentarista del rotativo que no es imposible, porque hasta ahora Trump ha mostrado que tiene al menos 9 vidas. Pero que es bastante evidente que se aprieta la soga, aunque sea imposible juzgar con qué rapidez va. Y que es difícil de ver cómo sería capaz capaz de deslizarse fuera de la cuerda, dada la velocidad e intensidad con que llegan continuamente nuevas revelaciones sobre las anteriores negaciones de contactos con Rusia. El factor decisivo según él será lo que se revele y el contenido de los contactos secretos entre la campaña de Trump y representantes del Kremlin. Y no menos importante –se pregunta- cuánto tiempo los hasta ahora leales partidarios republicanos en el Congreso creen que será rentable políticamente defender a un presidente cada vez más impopular. [Fuente: Michael Winiarski: Snaran dras åt kring Trump – DN.SE]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*