CURITIBA ya no es lo que era

Fue a principios de los años 90 que viajamos a Río de Janeiro con un billete ‘Air-Pass’ de 6 paradas (Porto Seguro, Salvador, Maceió, Manaus, Curitiba y Foz de Iguazú) y aprovechamos la cercanía para hacer escapadas a Ciudad del Este en Paraguay (‘tan solo 4 kilómetros desde el centro de Foz hasta el Puente de la Amistad) y después a Oberá (268 km), Argentina, ciudad que fundaron los inmigrantes suecos hace ahora más de un siglo. Este post va a tratar de la ciudad de Curitiba. En todos los destinos arriba mencionados pasamos varios días o semanas menos en uno en el que la estancia se limitó a una sola noche. Fue en la ciudad de Curitiba ubicada en un altiplano a unos 934 metros sobre el nivel del mar y capital del estado de Paraná. ‘Una de las ciudades más limpias de Brasil’, conocida como ‘ciudad ecológica’ desde la década de los 90 y famosa por su fenomenal sistema de transporte público (considerado como uno de los mejores del mundo) con carriles exclusivos para el tránsito rápido de autobuses y sus “estaciones–tubo”. Y lo único que recuerdo de nuestra estancia en esa ciudad son los famosos tubos de las paradas de autobuses -una de las grandes postales de la ciudad- y las calles peatonales del centro. He vivido en total más de 3 años en Brasil sumando todas las estancias y puedo asegurar que la sensación que se siente en Paraná, Río Grande del Sur y Santa Catarina, estados ‘al sur de la samba’, no es la que se siente en el resto de Brasil. Es como estar en Brasil y estar en otro país al mismo tiempo. Es una sensación diferente.

El Curitibano: Hasta el siglo XIX los habitantes de Curitiba eran indios, mestizos, portugueses y españoles. Más tarde la inmigración masiva dentro del ‘programa de colonización’ que llegó a los estados de Paraná, Río Grande del Sur y Santa Catarina a partir de 1850, estaba compuesta por alemanes, que empezaron a llegar en 1833, seguidos de poloneses (1871), italianos (1872), ucranianos (1895), japoneses (1915). Y sirios y libaneses.

Bonita ciudad (‘aún sin tener playa’) con patrimonio internacional y genes de prácticamente todos los continentes, como comenta la sueca Stella en el post ”Curitiba. | Om livet i Brasilien”: “Tú encuentras un barrio italiano, un bosque alemán y un parque japonés aquí”. O lo que le dijo su vecino: “Mi abuela materna es de Rusia, mi abuelo materno de Alemania, mi abuela paterna de Italia y mi abuelo paterno de Holanda, mis padres nacieron en Brasil, pero no está claro/definido lo que cualquiera de nosotros realmente somos.” (Leer ‘que no saben sin son rusos, alemanes, italianos, holandeses o brasileiros’…!).

Curitiba fue pionera en el sistema de metrobús o autobús de tránsito rápido (BTR), tenía fama de ciudad innovadora por su planificación urbana y sus éxitos en comparación con otras grandes ciudades de Brasil. Su modelo Bus Rapid Transit (BRT),  ‘la vaca sagrada de Curitiba’, fue copiado por unas 176 ciudades que usan ahora el sistema BRT en diferentes partes del planeta. También fue llamada “la envidia de los urbanistas de todo el mundo” por el sitio de viajes LonelyPlanet. (“It’s the envy of urban planners the world over”).

Hasta hace poco la ciudad solo recibía elogios: “La metrópolis brasileña más próspera, organizada y con mejor calidad de vida”, “ejemplo mundial en soluciones de urbanismo, educación y medio ambiente”, etc.. Pero parece ser que en los últimos años han surgido críticas que –según leo- comenzaron con el artículo publicado en un blog del rotativo francés “Le Monde” y luego otros sitios como “Gazeta do Povo” con el artículo “Ex-capital ecológica, Curitiba precisa reinventar sua marca”. (Páginas 8-12). Por lo visto lo que tenía de ciudad verde e innovadora la que fue ciudad modelo ha llegado a su fin. Debido a una explosión demográfica y expansión urbana el transporte público ha llegado a saturarse y en las estaciones-tubo los tiempos de espera se han alargado. La ciudad pasó de tener 150 000 habitantes en 1950 a ~ 1,8 millones en 2010. 

“Los problemas de tránsito se agudizaron en los últimos años ante el aumento de la flota de vehículos particulares. De este modo, el uso del transporte público se ha reducido en Curitiba a un 48% y tiende a ir bajando”, escribe el diario paraguayo ABC.com. Y BBC MUNDO resalta que existen dudas en torno al sistema de buses que asombraron al mundo. Sobre la mesa parece que tienen la interrogante Metrô subterrâneo’: Sí o No?”. El tiempo dirá quien tiene razón, los que dan la bienvenida al metro subterráneo o los que no.

En lo referente a Curitiba y sus habitantes, aunque casi lo único que se lee es que la mayoría son de origen europeo, que es una de las ciudades más ricas de Brasil, etc., etc., mencionar que muy poco se escribe sobre el lado desconocido de ‘la ciudad modelo’, por ejemplo de que también en Curitiba viven miles y miles en favelas, nada menos que un 9,3% dos curitibanos, según el diario GAZETA DO POVO!.

Según BEMPARANÁ.COM el estado (Paraná) alberga 308 áreas caracterizadas como favelas/asentamientos informales o ‘áreas de invasión’ y un 72,4% de estas se encuentran en Curitiba (223 comunidades con más de 160 mil habitantes). En total residen más de 217 mil paranaenses en ‘casas erguidas em áreas sem serviços básicos’.

“Estima-se que em 1980, a população que morava em favelas em Curitiba era de 19.574 indivíduos e que em 2000 passou para 166.468, um crescimento de 750%. Fora a capital, a outra cidade paranaense que aparece no estudo é Ponta Grossa, com crescimento anual de 16,1%”, escribe por ejemplo SISMMAC–Notícias Y lo titula “Serviços públicos não chegam às 122 favelas de Curitiba”/”A exclusão social na Capital Modelo | Blog Política em debate”.

Resumiendo, Brasil en los años 70 estaba muy bien. Pero hoy en día tanto Curitiba como Brasil en general parece que se encuentran mucho peor. Hace como medio año hablé con una carioca que tenía un café-bar aquí en Gotemburgo y me dijo (viajaba varias veces al año a Río) que Brasil ‘se ha vuelto una mierda’. Que la gente, que esto, que lo otro, que todo estaba peor. Que todo estaba mucho más caro que antes. Que una pizza por ejemplo, costaba más en Río que en Gotemburgo…


Jaime Lerner on Making Curitiba’s First Pedestrian Street from STREETFILMS on Vimeo.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*