Catarata de Hukou

Mirando la tele ayer el programa Aquí la Tierra del canal TVE Internacional, presentado y dirigido por el fenomenal Jacob Petrus  (nombre y apellido raros no?), geógrafo especializado en climatología, vi algo que me llamó la atención. Hablaba y mostraba imágenes de la cascada china de Hukou de la que nunca yo había oído hablar.

Digo ‘fenomenal’ porque nunca había visto a nadie que pudiese hablar durante media hora sin mirar a un papel. O sea, de memoria. (!) Este tío lo hace. Y casi sin interrupción. Miras por ejemplo a cualquier político y sobre todo a monarcas y apenas pueden hablar en público más de una decena de palabras de memoria y luego echando hostias tienen que volver a mirar al papel otra vez para poder seguir. Pero este Jakob Petrus debe tener un supercerebro, es algo nunca visto. Y también el que le sustituye a veces – Quico Taronjí–  tiene el mismo talento. Algo increíble!.

Si nunca has visto el programa Aquí la Tierra antes, te lo recomiendo. Las múltiples noticias tanto nacionales como globales del compacto programa son como un multi-menú de sabrosos platos en un restaurante y finaliza a diario con un postre servido por la catalana Marta Márquez que con su gracia natural y cautivadora sonrisa te deja alegre para toda la tarde!.

Bueno, pues googleando sobre la cascada leo en ForeignerCN, World of Waterfalls, Viaje A China, Chinadaily, Wikipedia y otros sitios, leo que la Catarata de Hukou, la única cascada de color amarillo en el mundo, es una atracción turística que los visitantes no deben perderse, una perla reluciente en la parte media del río Amarillo, el mayor salto de agua en este río –el  río madre de la nación china- y la segunda mayor caída del país (después de la cascada Huangguoshu).

Que se encuentra ubicada en la frontera entre las provincias de Shanxi y Shaanxi, a unos 50 km al este de Yichuan. Que su anchura que acostumbra ser de unos 30 metros y puede aumentar a 50 durante la temporada de inundaciones y que su nombre Hukou significa boca de frasco o botella y se debe a que cuando las aguas del río Amarillo se acercan a la montaña de Hukou, bloqueado por montañas en ambos lados, su ancho se reduce abruptamente a 20-30 metros y aumenta la velocidad del agua, y luego el río se sumerge por una estrecha abertura de un acantilado, formando una catarata de 15 m de alto y 20 m de ancho, como si el agua se vertiera desde la boca de una gran tetera. El caudal varía desde 1.000 a 8.000 m³/s en la época de crecidas.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*