Suecia debe modernizarse y convertirse en una república

Después del evento Nobel de este año, parece aún más claro que el sistema sueco de gobierno debe ser modernizado tan pronto como sea posible. Es hora para Suecia de abolir la monarquía como forma de gobierno y convertirse en una república.

Durante el banquete (’la fiesta Nobel’/’Nobelfesten’) pudimos ver el despilfarro de tanto la reina como de las princesas con caros peinados, relucientes joyas y ropas de diseño. Al mismo tiempo que viven una vida de abundancia “mendigan” a diario dinero para diversos necesitados. Se basa en un punto de vista humano donde algunos vivirán en el lujo … y se espera que el resto de nosotros vayamos a donar dinero para los necesitados – excepto que somos los que pagamos el «apanage»*!

A través de hábiles esfuerzos de diferentes estrategas de información se ha transformado la cobertura de la Casa Real por parte de SVT a nivel de revista semanal. Las joyas de la realeza, peinados y ropas son comentadas por expertos. La monarquía ha ampliado su papel en el que se muestran en todo su esplendor. Juldagstalet (El discurso del Día de Navidad) y Året med kungafamiljen (“El año con la familia real”) se transmiten sin ningún tipo de comentarios críticos ni análisis de argumentos. Celebraciones de la familia real, como bodas y bautizos reciben también gran atención. No encuentro palabras para describir la adulación (leer ’chupaculeo’) en los medios en este tipo de eventos.

Después del famoso acuerdo de Torekov (Torekovskompromissen) ha avanzado gradualmente la monarquía sus posiciones sin haber encontrado oposición democrática. La radical ‘marca de lápiz’ que introduciría un sistema político moderno parece que nunca ha sido trazada.

Desde tiempos pasados ​​se muestran a veces partes de un todo más amplio donde los Premios Nobel y sus presentadores están sentados en el escenario de la Sala de Conciertos (Konserthuset), donde bajan al suelo de parquet y reciben el premio de manos del Rey. El Premio Nobel de la Paz es otrogado por el presidente del Comité Noruego del Nobel y la familia real noruega es sólo espectadora vestida conforme el ‘código de vestimenta’. Eso opino yo es ejemplar. ¿Por qué no acontece también así en Suecia, de forma que los galardonados a los Nobel y sus familiares sean emplazados en primer plano y ubicados en la cena en los mejores lugares en la mesa de los invitados de honor en el Ayuntamiento?

KUNGLIGASLOTTET

La familia Bernadotte se ha ampliado y ahora incluye – de casi haber solo sido príncipe heredero en 1973 – además del rey y la reina 7 princesas y 3 príncipes. La sangre azul – del revolucionario Jean Baptiste Jules Bernadotte – se diluyó dado que los jóvenes reales hoy en día ellos mismos eligen pareja de las masas populares. Un desarrollo que Vilhelm Moberg ya previó en la década de 1950 cuando dio su aún hoy muy relevante panfleto “Därför är jag republikan” (“Por eso soy republicano”). ¿Es obligatorio en la escuela democrática y objetiva?

Johan Croneman es uno de los pocos que recientemente han protestado contra el servilismo de los medios de comunicación. ¿Dónde está el resto de la élite moral e intelectual del país? No está de moda ser demócrata? ¿Es el precio de ser ‘pronunciado’ republicano demasiado alto? Debéis tomar posición ahora!

Suecia debe modernizarse y convertirse en una república, pero, naturalmente bajo maneras dignas cuando la situación política es como ahora estable. [Fuente: Sverige måste moderniseras och bli en republik – DN.Åsikt]

nobelbanquet2015

 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*